La obra pública fue incluida como uno de los ejes de la campaña de Mauricio Macri. La estrategia anunciada por los medios hegemónicos se confirmó en el primer spot en el que el presidente sostiene que en su Gobierno se hicieron obras esperadas por años. Contrasta con la desinversión en el sistema eléctrico que desnudó el apagón y Sergio Lanziani hizo visible cuando comparó los 935 kilómetros por año de expansión de la red de alta tensión en el gobierno anterior con los cero (0) del gobierno de Cambiemos

Lunes, 8 de julio de 2019. El primer spot de campaña de Juntos por el Cambio muestra al gobierno de Mauricio Macri realizando obras públicas esperadas durante años. Confirma la información deslizada en los medios, aun los que apuestan a su reelección que la obra pública será uno de los ejes de campaña. De la tríada de lineamientos es el anclaje en la realidad concreta. Los otros dos ejes, serán agitar el fantasma de Cristina y la inserción en el mundo. Repasar la tapa de los medios hegemónicos pone en evidencia la complicidad con el diseño de Durán Barba y Marcos Peña. En los titulares se esconde a Alberto Fernández y se expone como opción a Macri – Cristina, así con el nombre de pila. Asimismo, el pre-acuerdo con la Unión Europea, que es presentado como una ocurrencia de Cambiemos y no un proceso de 24 años de negociaciones, instala en el imaginario la vieja contradicción sarmientina de civilización o barbarie.
Son temas para ahondar no sólo desde la academia sino fundamentalmente desde la política para visibilizar las significaciones de los proyectos en pugna. Como en 2015, cuando la estrategia comunicacional indicaba no decir nada para anular el debate racional y arrastrar las opciones a los sótanos de las reacciones más primarias del ser humano, al cerebro reptiliano que se limita a reaccionar en defensa del espacio con odio al otro convertido en enemigo, como en 2015 decíamos, Macri sale a la arena no a debatir proyectos sino a bloquear argumentos y agitar, lo que ahora se conoce como la grieta.
Yendo por partes, vamos a detenernos hoy en lo más concreto de los ejes de campaña.
Lanziani el apagón y el rey desnudo
En el primer spot Macri aparece como realizador de obras largamente “esperadas”. Como un hacedor. Y muestra fundamentalmente rutas que no se sabe a dónde conducen. Y un móvil que se desplaza hacia el futuro.
Lo que no puede mostrar el gobierno de Macri son las inversiones necesarias para expandir el sistema eléctrico. El apagón del Día del Padre es la contracara del spot.
El ministro de Energía de Misiones, Sergio Lanziani, consultado por los medios nacionales por las razones del apagón, cuando la Casa Rosada trataba de culpar a Yacyretá, desnudó el proceso de desinversión durante el gobierno de Macri.
Repasemos el diálogo con Radio 10: Lanziani destacó que “hay que expandir el sistema. ¿Por qué razón? Porque existe una correlación directa entre PBI y consumo de energía –especialmente de energía eléctrica, que es la versión más moderna de la energía-. En 2002 el PBI de Argentina era U$S 97 mil millones. Para 2015 ascendió a U$S 518 mil millones. Es obvio que hay que acompañar el sistema eléctrico para sostener ese crecimiento. Eso ocurrió fundamentalmente entre 2003 y 2013. En 2003 Argentina tenía 9.700 km de redes de extra alta tensión; y para 2013 habíamos llegado a 14.300 km”.
“Hay que avanzar tanto en el frente de la generación como el del transporte –añadió Lanziani-. En todo ese tiempo hubo una gran expansión de la red de extra alta tensión que es como la columna vertebral del sistema. ¿Sabe cuántos kilómetros de red de extra alta tensión se construyó desde 2015 hasta ahora? Cero.
Cero es nada de extensión de la red
Hoy en Política Argentina se retoman las declaraciones de Lanziani, que evidentemente ya es un referente nacional para los temas energéticos.
Confirmando datos en CAMMESA destaca el medio que “en sus casi cuatro años de gobierno, Mauricio Macri no pudo superar ningún indicador de lo realizado por Néstor y Cristina Kirchner en materia de tendido eléctrico de extra alta tensión y distribución troncal. Ni aun con los tarifazos y los reembolsos del Fondo Monetario Internacional. Pese a ello, el macrismo insiste en que están “haciendo lo que hay que hacer”. No fue casual entonces que hayan sido los administradores del país que vivió el mayor apagón de toda su historia…en 2003 el país contaba con 9669 kilómetros de red de extra alta tensión en todo el país. El presidente Néstor Kirchner la llevó al final de su gobierno a 10.024 kilómetros. Es decir, casi 89 kilómetros por año. Había logrado realizar 355 kilómetros de líneas eléctricas en el marco de una gestión que levantaba a Argentina de la crisis 2001. Cabe señalar que este tipo de obras no se hacían desde 1999. En tanto, durante el primer mandato de Cristina Fernández el número de kilómetros se elevó a 13.762. O sea, en promedio 934,5 km por año dejando un total de 3738 kilómetros. Cabe señalar que el plan actual de Macri, que ni siquiera puede llevarlo a cabo es de 2100 kilómetros. Por lo tanto, la cifra correspondiente al primer mandato de Cristina es récord y supera en un 78 por ciento al que no pudo llevar Cambiemos.
De 2011 a 2015 la red se amplió a 14.756, con un agregado de 994 kilómetros.
“Pese a haber incrementado las tarifas de manera exponencial, Macri terminará su mandato con exactamente cero kilometros. El presidente no solo no logró cumplimentar su plan de obra sino que ni siquiera hizo un metro de red de extra alta tensión. Todo esto en un marco de endeudamiento record: 100 mil millones de dólares.