El ministro de Trabajo, Juan Carlos Agulla, explicó que el sector de la obra pública es el más castigado en cuanto a la pérdida de fuentes de trabajo. El turismo y los programas provinciales como el Ahora Misiones “sostuvo el empleo provincial o evitó que registremos tantas pérdidas como otras jurisdicciones”.

Martes 30 de julio de 2019. El sector más afectado por la pérdida de trabajo en Misiones es, sin dudas, el sector de la construcción, asegura el ministro de Trabajo provincial, Juan Carlos Agulla. Los puestos que se perdieron en ese sector, al compararlos con mediados de 2015, son por lo menos la mitad, producto de la recesión económica que afecta a todo el país: Misiones perdió cerca de siete mil puestos de trabajo en el sector, que no logró recuperar.
Para Misiones la obra pública es emblemática, dice, porque es un sector potenciador de la riqueza y de fuente de trabajo, sobre todo en la construcción de viviendas y que no puede ser reemplazado por la construcción de rutas, porque estas obras viales si bien son necesarias y de crecimiento, no absorben manos de obra en la misma medida. “Estamos felices con las rutas que se construyen en Misiones pero estas no genera empleo, riqueza local ni puestos de trabajo como las viviendas, sector donde perdimos cerca de siete mil puestos que no se recuperaron”, explica Agulla en una nota con Misiones Plural.
La situación afectó a la construcción pero también a la producción primaria, donde en la interzafra el sector podía recuperar trabajo en la obra pública, en pequeñas o medianas empresas en municipios, como empedrados o reparaciones que ocupaban al sector.
El universo aproximado de trabajadores en Misiones es de poco más de cien mil, que incluye diversos sectores de la economía, entre ellos los más dinámicos como industria, comercio, el agroforestal y el turismo. Sin dudas el turismo es un gran generador de trabajo, potenciador en este último año que logró en sus múltiples actividades relacionadas que Misiones mantenga sus fuentes de trabajo junto a programas provinciales específicos orientados a sostener el empleo como los “Ahora Misiones”. Esos programas son “la definición de políticas que permitió sostener el empleo provincial o que evitó que registremos tantas pérdidas de fuentes de trabajo como en otras jurisdicciones”, indicó el Ministro.
La reforma laboral que reaparece en la agenda pública, ¿es viable? –preguntó Misiones Plural. “Para el sector económico financiero el trabajador es un costo y no una inversión. Pero nosotros entendemos que es un recurso humano valioso. En los Gobiernos de Carlos Menem y Fernando de la Rúa, pretendieron abaratar costos pero pese a esas intenciones, tenemos el capital de un concepto social y político con fuertes raíces sociales y con el objetivo de mejorar la vida de los trabajadores, sobre todo en defensa de los derechos adquiridos. No creo que tengan apoyo, en estos tiempos, del resto de los sectores sociales. Hay conciencia. No creo que se pueda traer una reforma laboral en tiempos complejos para trabajadores, cuando deberíamos tener la mente en mantener los puestos y recuperar los puestos perdidos”, dijo.
El ministro Agulla admite que en el nordeste argentino los datos del desempleo son mayores que en el resto del país: “El nordeste muestra pérdida de trabajo por arriba de la media nacional pero acá, a nosotros, lo que más nos preocupa -además de la pérdida de trabajo- es la tasa de trabajadores subempleados, los que están en busca permanente de otras fuentes laborales porque no les alcanzan los ingresos o porque son trabajadores expulsados del sistema como consecuencias de condiciones que a veces se pactan afuera de nuestra jurisdicción, como pasa con algunas Pyme de producción sobre la jornada de trabajo. En el sector comercial hay muchos que pasaron de jornada completa a media jornada”.
Pero el otro sector que tiene la atención del Gobierno es el empleo de los jóvenes: el 40 por ciento de la población misionera está entre los 16 y los 24 años de edad y están ingresando o van a ingresar muy pronto al pleno empleo. “El gran desafío del Gobierno es darles oportunidades. Nosotros aspiramos a un Gobierno nacional que sea lo más parecido al nuestro, que tenga en cuenta y coloque en la agenda la incorporación de los jóvenes al trabajo y claro, también de recuperar el trabajo de los que lo han perdido”, más allá de su edad, dijo Agulla.
En cuanto a las propuestas que el Ministerio a cargo de Agulla prepara para entregarle al gobernador Oscar Herrera Ahuad, a partir de diciembre, está relacionada con una serie de reuniones que mantienen con empresarios. “Tiene que pasar por potenciar gerencias de empleo. El programa nacional del Gobierno nacional anterior generó Gerencias de Empleo que desconocieron a las provincias: fue un trato directo entre la Nación y los municipios. Entendemos que se trata de un error, porque las definiciones de las políticas públicas deben estar en cabeza del Gobierno provincial. Somos los que definimos las mejores direcciones en función de los sectores económicos más activos”, explicó.
En las definiciones de las políticas públicas, las provincias definen las mejores direcciones en función de los sectores económicos más activos y también en función de esos sectores y su relación con la formación técnico profesional que requiere la mano de obra local. “Hay que sacar más provecho en aquellos municipios donde las actividades económicas más potentes sean aquellas que la provincia quiere potenciar”, entiende Agulla.