Con el respaldo de la Iglesia, empresarios y partidos de las oposiciones, las organizaciones sociales volvieron a manifestarse en reclamo de una ley de emergencia alimentaria. Se replicaron en Posadas con poca gravitación y en Eldorado encabezada por el Polo Obrero. La violencia piquetera en Iguazú contra turistas fueron de comerciantes exigiendo la eliminación de una tasa.

Miércoles 4 Septiembre de 2019. La jornada de cortes y acampes que protagonizaron hoy en todo el país organizaciones sociales en reclamo de una ley que establezca la emergencia alimentaria no tuvo movilizaciones en Posadas, donde sólo un centenar de personas cortaron la ruta Nacional 12 a la altura del Mercado Central. En Eldorado sin embargo, el Polo Obrero encabezó una marcha de alrededor de 1.500 personas. Aníbal “Tato” Zeretzk fue contundente al enfatizar que “la gente no puede esperar hasta el 10 de diciembre”. Es la premisa de la multitudinaria movilización que tuvo epicentro en la Capital Federal que se asemejaba a una ciudad tomada.
Sin embargo, la organicidad de las movilizaciones modifica sustancialmente el cuadro de situación de 2001 cuando los asaltos a los supermercados eran reacciones de los más pobres de la sociedad, desesperadas por el hambre, la desocupación y el desempleo. Hoy, como sostiene Juan Grabois, hay articulación orgánica de los trabajadores informales en las organizaciones como la CTEP y otras que logran coordinar en la dispersión a los excluidos del sistema. Actúan como una central de trabajadores no formales. Lo hacen independientemente de la CTA que no logró contenerlos ya que su impronta no pudo romper con la lógica de los gremios estatales.
Paradojalmente, al actuar como central de trabajadores, la CTEP y las otras organizaciones sociales en la práctica funcionan como la contraparte de su patronal, que es el Estado. Por eso, en la pulseada por los ingresos su lógica es la calle, el reclamo y los piquetes.
Ayer, desde la mañana fueron llegando al centro porteño, frente al Ministerio de Carolina Stanley y frente al Congreso donde presionan por la sanción de una ley de emergencia.
El principal reclamo es una recomposición salarial, porque sostienen que los trabajadores de las cooperativas han quedado debajo de la línea de indigencia. También reclaman la implementación urgente de la emergencia alimentaria, “porque el hambre crece en las barriadas populares y en muchas zonas olvidadas del país. Las consecuencias sociales de la política económica al servicio del FMI está arrojando al precipicio a millones de trabajadores que están hoy por fuera del mercado laboral. Mucho más con el golpe de los mercado estas semanas, que solo ha profundizado la devaluación y pulverizado nuestros ingresos”.
Recordaron que el ingreso mensual de las y los cooperativistas hoy es de 7500, la canasta básica supera llega a los 32 mil pesos y el nuevo salario mínimo es de 16500.
Participaron de la convocatoria sectores de Barrios de Pie, la CTEP, junto a la CCC, el Frente de Organizaciones en Lucha, el Frente Popular Darío Santillán, el MTD Aníbal Verón, la Federación de Organizaciones de Base, Movimiento de los Pueblos y otras organizaciones. Aquí en Misiones, organizaciones con mucha capacidad de movilización como el Frente Patria, vienen privilegiando el diálogo.
De la acción en la 9 de julio y otras rutas y calles del país, también fue parte el Polo Obrero, que denunció “el gobierno insiste en negar una realidad que provocó su derrota electoral y que sigue profundizando la desocupación, aumentando la pobreza y la indigencia y desabasteciendo los comedores populares”.

POE
Zeretzk, que es también candidato a diputado nacional por el FIT, explicó hoy en Eldorado que “el reclamo concreto hacia el Gobierno nacional es el cambio de las políticas económicas que está llevando adelante y que están hambreando cada vez más al pueblo argentino. Cada vez más familias están ingresando en la indigencia. Ya no tienen ni siquiera para comer, aunque sea una vez al día. Hubo reuniones con funcionarios nacionales, pero las respuestas que obtuvo el Polo Obrero a nivel nacional no fueron las que se esperaban. Hoy estamos ante una gran crisis social con un gobierno nacional insensible”.
Agregó que en los últimos meses aumentaron las necesidades. “principalmente alimentarias. Las familias, como le dije, ya no tienen ni siquiera para alimentarse una vez al día. Tenemos un alto ingreso de personas que a diario se inscriben en el Polo Obrero para participar de nuestra organización solamente para poder recibir alimentos. Esto demuestra que hay un alto grado de desesperación de parte de un sector de la población que no tiene siquiera para comprarse los alimentos básicos”.
Afirmó que la gente está comiendo una sola vez al día y a eso se le suma “el deterioro en la salud. La gente no puede acceder a los medicamentos. La gente humilde la está pasando muy mal, no está en condiciones de esperar hasta el 10 de diciembre cuando recambie el gobierno nacional, necesita soluciones ahora”.
Aunque admitió no tener lo datos oficiales, “se puede decir que el 60 por ciento de la población de Eldorado está dentro de la denominada pobreza estructural; de ese porcentaje el 10 por ciento está en una situación grave; es decir que ingresaría en el cuadro de indigentes”. Pero subrayó que aunque se ha reunidos con funcionarios de la Municipalidad, “nosotros no hacemos reclamos de tipo municipales, los orientamos más hacia la provincia y la Nación. La semana pasada acordamos con el gobierno provincial la entrega de alimentos y herramientas de trabajo. Con esto último, compañeros del Polo Obrero van a realizar trabajos en las localidades de Oberá y Dos de Mayo”
Finalmente salió al cruce de la estigmatización de los sectores que reciben beneficios “la gente desea trabajar –dijo- lo más digno de una persona es llevar la comida a su casa adquiriéndola con su trabajo diario. De hecho, la semana pasada, como dije acordamos la entrega de herramientas para realizar, reitero trabajos en Dos de Mayo y Obera. En el Polo Obrero hay personas con oficios que desearían poder llevar el pan a sus casas con el sudor de su trabajo”
Por último aclaró que si bien está claro que “Macri no ganará las elecciones del 27 de octubre y que Alberto Fernández será elegido presidente de la Nación y sabemos que el 10 de diciembre no se arreglará el país con el cambio de Gobierno nacional, nosotros no planteamos la ida anticipada de Macri, cuyo gobierno fracasó. Sólo decimos que la gente no puede seguir esperando; necesitamos soluciones ya”.
El violento piquete de Iguazú, nada que ver
La violencia perpetrada ayer por piqueteros contra turistas en Iguazú, si bien tuvo lugar el mismo día de la convocatoria por la ley de emergencia alimentaria, tuvo otras motivaciones. Son reclamos de pequeños empresarios de la localidad que exigen al municipio se acerque a negociar la eliminación de la tasa de abasto municipal ya que –según entienden– encarece el valor de las mercaderías en el mercado local.
De acuerdo con información de medios de la localidad, se vivieron momentos de mucha tensión esta mañana cuando un grupo de manifestantes, identificados como Movimiento de Resistencia Popular, cortó la ruta Nacional 12. Muchos turistas que perdían su vuelo intentaron pasar caminando a través del piquete pero no se lo permitían. Hubo golpes y gritos. Los videos se viralizaron a través de las redes sociales.
Se informa que los viajantes aseguraban que perdían sus vuelos, pero los manifestantes no los dejaban pasar y uno de los turistas que quiso atravesar el piquete y fue agredido por los manifestantes.
En diálogo con La Voz de Cataratas, Darío Duarte, uno de los manifestantes, afirmó que continuarán con la medida de fuerza pero permitirán el paso durante 10 minutos a cada hora: “levantamos 10 minutos cada hora, hora y algo y así vamos a estar hasta mañana a las 9 de la mañana”.
Los videos de las agresiones -hasta hubo golpes de puño- se viralizaron en las redes sociales: