En Santo Pipó, donde la fórmula F-F ganó por más del 70% y la Renovación obtuvo 3 veces más votos que la boleta larga, Lanziani agasajó a la militancia en un acto con la presencia de dos asesores del riñón de Alberto Fernández y habló de la síntesis del proyecto federal misionerista y la causa nacional y popular con tradición en Yrigoyen y Perón. Federico Martelli fue contundente: “los invito a todo a ponerse de pie para que el 27 de octubre logremos un gran triunfo del misionerismo y de Alberto Fernández”.

Lunes, 23 de septiembre de 2019. “Los invito a todo a ponerse de pie para que el 27 de octubre logremos un gran triunfo del misionerismo y de Alberto Fernández”. La consigna tiene una carga política significativa si se tiene en cuenta que fue clamada por Federico Martelli, uno de los asesores en la construcción política de Alberto Fernández. La expresó aquí en Santo Pipó, al cerrar un encuentro de militantes organizado el sábado por Sergio Lanziani en reconocimiento a la militancia que el 11-A trabajó para los candidatos de la Renovación pero ya jugados con la fórmula de Alberto y Cristina.
Martelli, viene trabajando con Alberto en la diáspora del peronismo antes del 2015 e integra el Grupo Callao desde su conformación. Cuando Cristina Fernández de Kirchner, desestructuró al poder permanente al anunciar la fórmula, Martelli no dudó en tuitear “Creo q la fórmula con @alferdez ayuda ampliar la fórmula y la reacción de los gobernadores fue positiva, se necesita un liderazgo para juntar a la Argentina y desagrietarla”. Martelli llegó a Santo Pipó como mensajero de Alberto para agradecer a la militancia y poner sobre la superficie el modo de construcción política del “albertismo”: escuchar primero las voces de los pueblos, conocer su idiosincrasia y los problemas para poder solucionarlos. Por eso el esquema de sentarse con los gobernadores como aliados y el esfuerzo del candidato para que la convocatoria a los gobernadores no quede en la retórica de campaña y sea uno de los ejes de la estrategia de sustentación de los acuerdos nacionales que se necesitarán en el país para recuperar no sólo la economía, sino el tejido social y fundamentalmente la soberanía política.
Martelli llegó al acto junto a Lanziani, que en la semana estuvo reunido con los equipos técnicos de la Callao y por más de tres horas con Carlos Rovira, y acompañado de Cecilia Gómez Mirada, una de las pocas mujeres del staff permanente de los equipos de Alberto que también tiene el antecedente de haberse propuesto, con la iniciativa de trabajar para la unidad y contra la grieta en Agenda Argentina con diversos colectivos del pensamiento, la academia, la comunicación y el activismo político. Martelli y Mirada fueron considerados por Lanziani como los ojos y oídos del corazón del grupo más cercano a Fernández.
La consigna con la que Martelli cierra el acto del sábado: “Los invito a todo a ponerse de pie para que el 27 de octubre logremos un gran triunfo del misionerismo y de Alberto Fernández”, tiene su gravitación política no sólo en la sustancia, sino también en el contexto. Fue en Santo Pipó, donde gobierna Mabel Cáceres, y donde en las Paso la fórmula F-F obtuvo más del 70% de los votos y el Frente Renovador de Concordia le ganó 3 a 1 a la boleta larga del Frente de Todos.

santo pipo 21setp20192 9
El discurso de Martelli tuvo eje en la unidad y en la construcción desde abajo hacia arriba. Por eso después de denostar el modelo de acumulación financiera que generó la trasferencia de recursos de los “laburantes” a un “puñado de especuladores”, insistió en que las soluciones no pueden nacer de un hombre “iluminado” y remarcó que junto a Alberto Fernández y Cristina Kirchner gobernarán los 24 gobernadores.
Lanziani que cedió gentilmente el cierre del acto al asesor del candidato, subrayó el objetivo de reconocer a la militancia su trabajo el 11 de agosto. Reunidos virtualmente en grupos de wathssap, el encuentro que estuvo coronado con un asado, tuvo el propósito de verse las caras y recuperar el calor humano que genera la política cuando se milita por una causa en común.
El ministro de Energía, que tiene doble llegada a Alberto y a Rovira, reveló que el grupo trabajó siempre para los candidatos de la Renovación y la fórmula F-F con la venia de la conducción. Y reconoció que si bien salieron a caminar toda la provincia, el mecanismo de las dos boletas no fue fácilmente comprendido. De todos modos, en sintonía con los conceptos que después definió el asesor de Alberto, constituyen “la mejor síntesis entre el proyecto federal misionerista donde no solo hay peronistas, radicales, independientes, y gente de todas las representaciones política, proyecto que tiene una conducción estratégica que todos nosotros aceptamos, un hombre que supo armar un modelo de provincia que fue ratificado en las últimas elecciones por el 75% el más alto de todas las provincia. Hacer una síntesis –retomó el concepto- entre el proyecto federal y el proyecto que volviera a retomar la causa popular y nacional de la historia argentina y poner cotos a los procesos liberales como hicieron Irigoyen y Perón. Esta era la tarea cuando salimos a militar a la provincia”.

santo pipo 21setp20192
Después subrayó el rol de la militancia en los procesos políticos, no sólo antes de las elecciones sino después como sustento de los proyectos de gobierno. Pero distinguió al Grupo de la manera tradicional de llegar a los municipios, no para hablar sino para solucionar problemas.
Antes de concluir reveló que estuvo almorzando con AF en función de un trabajo político. “Entonces –contó- me encontré con Cecilia y Federico y están acá. A Cecilia tampoco le gusta hablar, le gusta hacer. Es la gran organizadora –afirmó- de las actividades de Alberto Fernández y junto a Federico, son los ojos los oídos del corazón del grupo que está más cerca de Alberto. Gracias por venir”.

lanziani santo pipo