Lejos de la reacción del gorilaje que se escandalizó por la movida de Alberto y Cristina de conformar un solo bloque en el Senado de la Nación, hay que admitir que la decisión de los renovadores misioneros, no sólo diluye su identidad sino también la naturaleza de la representación territorial del sistema republicano y federal. Por ahora, en la Cámara Baja, los diputados mantendrán el bloque misionerista. Respaldo de Massa. Sobre Cacho Bárbaro dicen que tendrá bloque unipersonal del Pays y que integrarán un interbloque con el FdT para tener mayoría, pero el misionero no descarta estar en el bloque único, de prosperar esa idea.

Miércoles, 27 de noviembre de 2019. Los senadores misioneros Maurice Closs y Magdalena Solari se sumaron ayer al bloque del Frente de Todos que tendrá quórum propio y una mayoría de 41 representantes. La decisión de los senadores de la Renovación misionera responde a una iniciativa política que involucró a todos los representantes en la Cámara Alta que respaldaron en las elecciones de octubre a la fórmula Fernández – Fernández.
Los diarios de hoy analizan la movida desde varias perspectivas. Clarín entre informa y denuncia el objetivo del peronismo de “dominar” el Congreso. En tanto en la Nación, en una columna firmada por Morales Solá, se interpreta, desde un abordaje porteño y gorila, que la conformación de un solo bloque responde a una alianza tejida por Cristina Kirchner con lo “peor del caudillismo” y se explaya en denostar a los gobernadores de Formosa y Santiago del Estero.
Página 12 hace una lectura diferente. En una nota que titula: La mayoría en el Senado es peronista, afirma “la estructura política que se dio el futuro oficialismo fue un guiño para los gobernadores que respaldaron la fórmula presidencial de les Fernández…la estrategia parlamentaria que diseñó el tándem de Alberto y Cristina, requería la necesidad de unificar fuerzas en una sola bancada en ambas Cámaras del Congreso. Por eso tendió puentes con los bloque de partidos provinciales, que respaldaron su candidatura presidencial”.
Ámbito destaca que “El Frente de Todos mostró ayer una mayoría absoluta propia que avalará, sin chistar, todo lo que envíe Alberto Fernández. Abrazo de oso a santiagueños y misioneros.
El renovado kirchnerismo votará hoy a las futuras autoridades del Senado, tras mostrar ayer el bloque unificado de camporistas y peronistas que tendrán quórum y mayoría absoluta propia -no los dos tercios- para aceptar, sin chistar, todo lo que ordene Alberto Fernández desde el 10 de diciembre próximo”.
Sin embargo, Ámbito no coincide con Página y sostiene que el “escenario por ahora distinto se da en Diputados, donde camporistas y massistas operan a diestra y siniestra -a través de voceros extraoficiales- para mostrarse en sintonía con el Senado, ante un panorama más complejo y que aún no se despeja de manera formal -como ocurrió ayer en la Cámara alta, con la foto unificadora- por la paridad que habrá con lo que será la futura oposición”
De todos modos, entiende que “las dudas en Diputados se olvidarán durante los primeros seis meses de la gestión de Alberto Fernández tras el acompañamiento prometido por legisladores silvestres y de un puñado de bloques provinciales a la hora del quórum y votos. De hecho, en la noche del 27 de octubre pasado, el kirchnerismo ya contaba al menos 120 voluntades, y en los próximos días terminará de cerrar acuerdos para buscar la primera minoría”.
En los portales más leídos por la burbuja política, las interpretaciones de la conformación de un solo bloque en el Senado, van desde sostener, en línea con la obsesión antikirchnerista de La Nación a sostener que fue una movida de Cristina para desactivar el protagonismo de los gobernadores y hasta la interpretación inversa que en una actitud pragmática la Vicepresidenta electa cedió espacios.

¿Para qué un Congreso bicameral?

Lo que nadie pone en cuestión es la naturaleza de la representación de los senadores y más en las razones de los constituyentes de establecer un parlamento bicameral.
Al unirse en un bloque por razones ideológicas o político – partidistas, los senadores están diluyendo su representación territorial, lo que ya fue afectado por la reforma de 1994 cuando modificó la forma de elección.
Los críticos de la conformación de bloque único del nuevo oficialismo se muestran obsesionados en su antiperonismo y pierden de vista la verdadera afectación de la decisión. Hay que destacar, como en los manuales de Educación Cívica, que la organización nacional cuando adopta el régimen republicano y federal, establece un Parlamento dividido en dos cámaras: el Senado es la Cámara Alta, mientras que la Cámara de Diputados es la Cámara Baja.
Hay que recordar que el Senado está formado por representantes de las provincias, como Estado, a diferencia de los diputados que son representantes del pueblo de la nación.
Se sabe que la función principal de los senadores es defender los intereses de la provincia que representan y que en ocasiones esto se puede contraponer con los intereses más generales del país.
Los senadores de la Renovación misionera no podrán evitar así enfrentar tensiones en la toma de decisiones. Se puede poner un ejemplo: los gobiernos peronistas, de Menem y de los Kirchner, han respaldado la expansión de los parques nacionales. El misionerismo entiende que hasta el Parque Nacional de Iguazú tiene la naturaleza de un enclave en nuestro territorio que afecta nuestra potestad soberana. En su tiempo, el senador Héctor Velázquez presentó un proyecto para provincializarlo. La mayoría peronista en los años de Alfonsín lo cajoneó. Se argumentó lo de siempre, que nunca es tiempo. Nunca será tiempo para las cuestiones provinciales cuando el país vive en emergencia. Emergencia económica, social y hasta política.
Es en este contexto en el que hay que evaluar la nominación de Closs como vicepresidente del Senado. Fundamentalmente es una distinción política que posiciona al exgobernador de Misiones en el escenario nacional, pero que en realidad no tiene gravitación en el funcionamiento de la institución.

Por ahora en la Cámara Baja…

Paradójicamente, en la Cámara Baja, hasta ahora, como informó Ámbito, no se ha definido la constitución de un solo bloque oficialista. Formalmente para la integración de las comisiones y la designación de autoridades, es lo mismo un bloque único que un interbloque.
De acuerdo con nuestras fuentes, los diputados de la renovación mantendrán el bloque propio y con otros provincialistas integrarán un espacio de al menos 12 diputados. Asimismo, de no mediar aprietes, que los hay, Héctor Bárbaro -según informa el portal El Parlamentario- conformará el bloque unipersonal del Pays, aunque el legislador nacional electo espera la unificación a partir de la convocatoria que hagan en ese sentido tanto Máximo Kirchner o el Frente de Todos, el espacio que los contiene.

Ilustración tomada de Internet.