Maurice Closs -vicepresidente primero del Senado- aseguró que las economías regionales no quedan relegadas “y menos aún la misionera” y que el 30 por ciento a la compra de monedas extrajeras “no es una devaluación”. Esta ley tiene tres principios: “solidaridad con los sectores más vulnerables, recuperar la economía y la solvencia fiscal”, dijo.

Por Alejandro Fabián Spivak
Domingo 22 de diciembre de 2019. Para el vicepresidente primero del senado de la Nación, el misionero Maurice Fabián Closs, las economías regionales y en especial la misionera no quedan relegadas con la ley de Emergencia Económica “porque quedan con un 5 por ciento tal cual como está ahora. El tabaco, el té, la yerba y el sector forestal no tendrán problemas”, dijo, en una nota con Misiones Plural.
Respecto a la Pampa húmeda y la situación del campo en general, “lo primero que se hizo fue institucionalizar las retenciones que implantó el ex presidente Mauricio Macri en 2018. Vuelven a un 30 por ciento en soja y a un 15 por ciento en trigo y maíz y, ahí se le faculta al presidente Alberto Fernández a subir tres puntos más”, explicó.
Cross sostuvo que cuando el presidente Alberto Fernández se reúna con el campo, este lunes, “seguramente analizarán cómo se implementará este porcentaje”.
El senador también entiende que la ley de Emergencia “es un proyecto fiscalista que busca no acelerar la maquinita y a la vez es un sistema de solidaridad para tratar de resolver el problema de los más vulnerables; también resuelve el problema de que Argentina no tiene acceso al crédito y debe resolver su deuda”.

“No es una devaluación”

Maurice Closs defendió además el impuesto a la compra de moneda extranjera: “el impuesto a la compra de dólares del 30 por ciento no es una devaluación encubierto. Es una medida compleja” y recordó que “en otras épocas, ese 30 por ciento iba a cuenta de impuesto, que conocemos bien quienes vivimos en zona fronteriza”.
“En otros años se producía un tipo de cambio desdoblado. En este caso no lo es; es un impuesto de hasta el 30 por ciento. Veremos cuánto pone el Gobierno nacional”.
En el recinto, Closs planteó que espera que ese porcentaje sea menor justamente porque los que viven en zonas de frontera saben que “cuando el valor del dólar informal tiene mucha diferencia con el dólar oficial, es un caldo de cultivo para la informalidad, el contrabando y evitar todo tipo de control. Por eso esperamos que este impuesto del 30 por ciento permita salir de la emergencia en que estamos y la Argentina pueda converger a un tipo de cambio más único, que es lo mejor”.

La palabras de Closs en el recinto

El senador Closs expresó su opinión en el recinto, durante el debate de la ley de Emergencia. En ese sentido, expresó:
“Nadie desea asumir un país como le tocó a Alberto Fernández, sin acceso al crédito y con una pobreza del 40 por ciento que dejan al país en emergencia. Por eso, esta ley tiene tres principios: solidaridad con los sectores más vulnerables, recuperar la economía y la solvencia fiscal.
“Muchos decían ‘viene Alberto y su gente con la maquinita’ y claramente esto no sucede. Y, para que haya solvencia fiscal en un país que no tiene acceso al crédito y con un déficit secundario que paga intereses enormes, sin duda alguna que se debe tomar decisiones que no son simpáticas.
“Acá quiero decir una cosa que todos sabemos -los que estuvimos de un lado o del otro, oficialismo y oposición- que gobernar no es fácil.
“Gobernar es decidir y decidir es priorizar. Si uno tendría los recursos para todos no tendría por qué priorizar, pero en una Argentina hoy, con serios problemas financieros hay que priorizar.
“Como no tenemos acceso al crédito, como no tenemos los dólares suficientes para hacer las exportaciones para cubrir la demanda y además para pagar las deudas, nos piden autorización para negociar, pero no la deuda que irá a tomar. Había sido que ahora el problema es aquel que tiene que resolver la deuda que ha heredado y no aquel que la hizo.
“Acá claramente quiero decir una cosa: ya demostró el presidente Fernández su talante en esta discusión porque no movió un dedo para traer esos cerca de 11 mil millones de dólares que quedaron pendientes de desembolso del Fondo Monetario. Entonces, ¿nos pide facultades? Sí, pero nos pide facultades para arreglar el problema heredado, no para endeudarnos más.
“Pierdan cuidado. No nos vamos a endeudar más porque nadie nos presta un mango. Y nadie nos presta un mango porque ‘pasaron cosas’ en cuatro años de un país desendeudado; yo creo que en torno al 40 por ciento estaba y hoy estamos cerca de un 100 por ciento de un PBI.
“Se enojan que le demos poderes a un Presidente que ya nos avisó que va hacer. Nos avisó que va a congelar las tarifas por 180 días. No nos está pidiendo el Presidente poderes para subir las tarifas. Entonces yo me pregunto y, lo dije hasta el hartazgo acá, que había que mirar la rentabilidad de las empresas energéticas durante los años anteriores. Esa rentabilidad de las empresas energéticas por balance, no porque yo digo, era la plata que metía las manos en el bolsillo del consumidor, del ciudadano, del vecino, hizo que no le alcance para vivir o que no le alcance a la Pymes para subsistir.
“Entonces quiere subieron de manera exponencial literalmente y exponencialmente dolarizando las tarifas hoy se escandalizan porque el Presidente pide facultades para congelar, para cuidar a los más vulnerables por 180 días.
“Y, claramente creo que el pueblo votó a Alberto Fernández para que tome esta decisión”, dijo finalmente.