Analizan varias propuestas para cambiarle el nombre a la avenida Bartolomé Mitre de Posadas. Desde la Sociedad de Escritores impulsan esta iniciativa.

El vocal de la filial Misiones de la Sociedad Argentina de Escritores (Sadem), Gonzalo Herrera, presentó ante el Concejo Deliberante de Posadas una nota donde solicita el cambio de nombre de la avenida avenida Bartolomé Mitre. En ese contexto, la presidenta de la Sadem, Belén Silva analizó este pedido con el presidente del Concejo Deliberante, Facundo Sartori.
“Vemos como una verdadera afrenta al Pueblo de Paraguay, que la avenida que conduce al Puente Internacional San Roque González de Santa Cruz, nexo con el alma de la Patria Guaraní, siga llevando el nombre del mayor genocida que, promediando el siglo XIX condujera a nuestros pueblos de la Patria Grande a la peor guerra fraticida de que tenemos memoria, a la que el historiador Felipe Pigna diera en llamar “La Guerra de la Triple Infamia” y a la cual se opusieron de manera tenaz pensadores de la talla de Juan Bautista Alberdi y José Hernández, por citar algunos”.
Desde todos los rincones de la ciudad y de la provincia surgen voces, opiniones y recomendaciones para la emergente denominación.
José Hernández es fácilmente denostable, basta leer con atención Las aventuras de la china Iron, de Gabriela Cabezón Cámara.

Opciones

Las opciones que presentaron para renombrar a la avenida Mitre de Posadas son varias, que se consignan a continuación.

Avenida de la Guerra de la Triple Infamia: este designio iría en tono a la desacralización de los títulos y nombrados con carga de solemnidad, discutido por su levedad, ironía y estruendo. La SADEM se dispone llevar adelante charlas sobre historia dirigidas a colegios, facultades y público en general para abrir el debate y proponer el rebautizo de la avenida, en lo que es tal vez el sentido principal de la causa: la reflexión, revisionismo, estudio y conocimiento.
Artigas, Augusto Roa Bastos u Horacio Silvestre Quiroga: Artigas ya es una calle de Posadas (si no es considerada central ya es otra discusión sobre centralismo y periferia) que, paradójicamente o fruto del planeamiento urbano, se cruza con Andresito en El Acuerdo.
Quiroga ya es avenida en las inmediaciones del puente Internacional San Roque González de Santa Cruz. Tal vez la idea sea extenderla hasta la intersección con la avenida Corrientes, donde está emplazada la firma Samsa, de agua potable de la ciudad. Y hablando de Samsa, pero de Gregorio no de la empresa, no son pocos los personajes ficticios esculpidos para honrar y quebrar la monotonía del homenaje al artista de carne y hueso (la ciudad de Tandil tiene un monumento al Quijote; en Misiones abundan erigidos pomberos y yacís) lo que estimula una nueva propuesta, también irreverente.
Avenida de las Medias de los Flamencos, una avenida dotada de asfalto a colores. A quien le pareciera excéntrico le bastará con revisar nombres como lo hizo Andrés Colman Gutiérrez que descubrió una calle llamada Amorcito en Tañarandy, Misiones. “Es la más artística y romántica de todo el Paraguay”, dice el escritor y periodista paraguayo.
Pedro Abdón Fernández es la propuesta de Leo Duarte. En un libro del dibujante Rep sobre barrios de Buenos Aires, José P. Durán escribe acerca del barrio llamado Villa Mitre: “Mitre vivía cerca del bajo, lo que es la Boca más o menos, veraneaba en San Isidro, y en sus años de soledad, frecuentaba damas de la noche en las inmediaciones del Retiro”. Y Villa Mitre queda en el centro geográfico, no cerca de esos lugares.
Avenida Olga Zamboni es la propuesta de Gonzalo Herrera que rescata a la escritora santanera.
Avenida Silvestre. Lo que cumpliría con un doble homenaje al yorugua/misionero y a la madre naturaleza.
Avenida del Trencito: Cabrera Infante en La ninfa inconstante escribe: “la calle Línea se llama Línea por la línea del tranvía. La línea del tranvía cruzaba La Habana de arriba abajo y ninguna otra calle se llamó Línea, excepto, claro, la calle Línea”. Los nombres de las calles, por una cuestión pragmática, no deberían repetirse, y si es por referencias monumentales la Mitre podría llamarse Avenida del Trencito.
Más allá de esta catarata de improbables, es alentador el nacimiento del debate público. Rubén Emilio García publicó: “una discusión seria debe hacerse con altura, pero no descalificando con epítetos agresivos. En ese rumbo preguntaría porqué José Artigas mandó a Andrés Guacurarí a desalojar a los paraguayos que tomaron nuestras costas Misioneras a sangre y fuego”.
Avenida 20 de Septiembre. Hacen unos años la entonces concejala Natalia Giménez trabajó en una propuesta en conjunto con los ediles de Encarnación, desde el Foro Interparlamentario Municipal Permanente y una charla debate en recuerdo del ciclón que azotó la ciudad de Encarnación el 20 de Septiembre de 1926. En el encuentro, disertaron los historiadores Pablo Camogli y Julio Sotelo -de Argentina y Paraguay respectivamente-, quienes reflexionaron sobre este hecho que posteriormente sería determinante en la relación entre los posadeños y encarnacenos. El socorro prestado por los ciudadanos de Posadas en la tragedia significó el fortalecimiento de los vínculos entre las ciudades vecinas a tal punto que el 20 de septiembre fue declarado como el día de la Solidaridad Posadeña-Encarnacena.