La ciudad de Resistencia, gobernada en los últimos cuatro años por Jorge Capitanich, no pudo evitar las consecuencias de las políticas neoliberales y registra la mayor cantidad de familias en la pobreza del NEA. El 46% es pobre y el 21% está en la indigencia. Posadas registra el menor porcentaje con el 28,6%

Lunes, 3 de febrero de 2020. El intendente de Resistencia (Chaco), Gustavo Martínez, admitió la crítica situación social que atraviesa esa localidad, que cuenta con un 46 por ciento de familias en la pobreza. “De ese porcentaje el 21 por ciento está en la indigencia” aclaró el mandatario comunal.
Esto significa que de los aproximadamente 430 mil habitantes que residen en la capital del Chaco, unos 197.800 ciudadanos están en la pobreza y unos 65.000 en la indigencia.
Con estos números Resistencia se ubica en la segunda ciudad del país con los índices de pobreza e indigencia más altos y la primera del NEA. Sólo es superada por la ciudad de Concordia, Entre Ríos.
“Hay una realidad social que es preocupante como en todo el país con un sector privado bastante deprimido” manifestó su intendente.
Martínez quiere cortar con la lógica de intermediación y llegar en forma directa a las familias en situación de riesgo. “Cuestiono la intermediación que existe entre la familia necesitada y el Estado, por eso debemos llegar directamente con la ayuda socia a las familias carenciadas y terminar con los intermediarios. Los municipios deben ser los actores directos en la contención social de la gente porque son los que tienen los pies en los territorios”, manifestó.
Aclaró que el municipio no está en condiciones de tomar a más trabajadores, por consiguiente, “no tiene la posibilidad de ser empleador directo. Creo que muchas de las acciones que se desarrolla se debe hacer a través del sector privado monitoreado con el control del municipio”.
“El Estado debe generar nichos de producción, bienes y servicios que a la vez le presten servicios al propio Estado”, dijo.
Los datos del Indec acusan que en el período 2018 – 2019 la pobreza creció 18 puntos en el Gran Resistencia. Lo que se traduce en que 81 mil personas cayeron en la pobreza entre los períodos mencionados.
En tanto que la indigencia casi se triplicó. Pasó de 5,9% en 2018 a 15,9% en 2019: unos 43 mil indigentes más entre un año y otro.

Posadas: 28,6 por ciento
En contraposición se encuentra Posadas, la capital de Misiones: es la ciudad con menos porcentaje de pobres del NEA.
El Instituto Provincial de Estadísticas y Censos (Ipec) de Misiones, detalló que en 2019 la pobreza en Posadas fue del 28,6% de la población. En tanto que de ese porcentaje el 8,3% de las personas está en la línea de la indigencia.
En 2019 la cantidad de personas en situación de pobreza, se ubicó en 145.698. Ese año además se observó que la pobreza en hogares posadeños aumentó 2,1 puntos porcentuales con respecto a 2018; mientras que la pobreza en personas, se incrementó 4,1 puntos porcentuales; mientras que la indigencia en hogares creció 1,4 puntos porcentuales y la indigencia en personas 3,2 puntos porcentuales”.

Corrientes: 33,1 por ciento de pobres
En el aglomerado urbano de la capital de la provincia de Corrientes, la población bajo la línea de pobreza durante 2019 fue del 33,1 por ciento; según el Indec.
En tanto, que el 11,2 por ciento de la población está en la línea de indigencia.
Los números revelan que en Corrientes capital más de 155 mil personas están bajo la línea de pobreza, que integran más de 36 mil hogares. En tanto, más de 9 mil hogares están bajo la línea de indigencia,

Formosa: 40,1 por ciento
Según el Indec, la capital de Formosa, tiene el 40,1 por ciento de su población en la línea de la pobreza Allí, además, el 8,3 por ciento de la población no alcanza a cubrir la canasta alimentaria.
En los aglomerados del interior, el 36,1 por ciento de la población está bajo la línea de pobreza, mientras que el 6,9 por ciento de la indigencia, de acuerdo con los datos publicados por el organismo nacional.

AFS – Misiones Plural

Foto: lu17