El reclamo de Gerardo Díaz Beltrán, presidente de la Confederación argentina de la mediana empresa, se suma a las críticas por falta de solidaridad del sistema financiero argentino. El dirigente declara que la mayoría de las Pequeñas y Medianas Empresas (Pyme) no tienen liquidez ni ingresos para pagar sus obligaciones cotidianas.

Por Alejandro Fabián Spivak.

Lunes 6 de abril de 2020. El presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), el misionero Gerardo Díaz Beltrán, manifestó el descontento del sector frente a la inacción de los bancos con medidas para sobreponerse a las consecuencias de la pandemia de coronavirus.
Para el dirigente empresarial “todos los sectores están haciendo sus aportes para acompañar en la difícil situación, menos los bancos que son meros especuladores y simplemente se preocupan por ganar dinero”.
Gerardo Díaz Beltrán espera que el presidente Alberto Fernández convoque a la CAME como lo hizo con otras entidades gremiales y empresarias.

-¿Cómo ve las medidas tomadas desde el Ejecutivo respecto a la pandemia que estamos transitando?
-Deseo aclarar que la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) acompaña la decisión del presidente Alberto Fernández y de los gobernadores de haber establecido la cuarentena porque primero está la salud y en segundo lugar el tema económico y financiero. Por supuesto que la estamos pasando mal. Tal vez al cerrar marzo algunas Pymes hayan podido sortear la situación, pero el problema mayor se dará en abril. Reitero, las Pymes estamos de acuerdo con la medida de cuarentena que tomó el presidente acompañado por los gobernadores, pero mientras tanto tenemos que trabajar en herramientas que nos permitan sostener la coyuntura, pero también debemos pensar y prepararnos para lo que se viene porque cuando se levante la cuarentena la recuperación será muy lenta y gradual y cuando mejor estemos financieramente apuntalados serán menos las empresas que se caigan. Hoy día el 70 % de las actividades entre comerciales y de servicio están cerradas, con una caída del 100 por ciento. Como le dije el grave inconveniente se presentará hacia fines de abril de 2020.

¿Hay acompañamiento de los bancos para pailar la situación económica y financiera que están atravesando las Pymes?
-Las entidades bancarias le están dando la espalda a las Pymes.

-¿Podría precisar?
-Se abrió el clearing bancario de una manera intempestiva cuando las Pymes habíamos solicitado que se haga en forma gradual. Esto generó, en un sistema que maneja un promedio de 220 mil millones de pesos que se produzca gran cantidad de cheques devueltos en una primera etapa y una gran cantidad que rebotarán en los próximos días. Cuando se levantó el clearing la gran mayoría de los bancos ampliaron el descubierto a los clientes quienes se quedaron sin dinero en sus cuentas corrientes porque no hubo ingresos sino egresos lo que implicó que las Pymes se consumieran todo el descubierto y como consecuencia los bancos comenzaron a limitar los descubiertos generando así un corte en la cadena de pagos. Tampoco hubo de parte de los bancos agilidad, rapidez y la búsqueda de un sistema que sea poco burocrático para otorgar los créditos planteados por el gobierno nacional. La falta de colaboración de los bancos está matando a las pymes. Frente a la profunda crisis económica provocada por el coronavirus, las pequeñas y medianas empresas exigen que las entidades bancarias actúen con responsabilidad y sensatez. Hay que evaluar el efecto social de toda una cadena productiva y verlo en su conjunto. Una Pyme que cierra es toda una cadena rota, necesitamos garantizar la salud de todos los argentinos y también la sustentabilidad del sistema. El contexto actual es el peor momento para pensar en la rentabilidad y menos para especular en salvarse solos u obtener ganancias de la tragedia.

El Gobierno nacional estableció que los bancos otorguen créditos al 24 por ciento anual con tres meses de gracia…
-Sí. Pero los bancos desconocían los créditos al 24 por ciento, esto demuestra, reitero que el sistema financiero le dio la espalda a las Pymes. Reconocemos que las Pymes somos pequeñas y medianas empresas de riesgo y estamos en una situación extrema, pero si cada uno de los sectores que conformamos la economía nacional pesamos únicamente y en forma egoísta en nuestra conveniencia no superaremos la crisis. Si las Pymes no contribuyen, si el Estado no recauda y los bancos no tienen giro de las empresas indudablemente paralizamos la economía. Los gobiernos nacional y los provinciales hacen su aporte, las Pymes están soportando estoicamente lo que estamos viviendo y si el sistema financiero no está dispuesto a realizar un aporte en este momento, la pregunta que nos hacemos ¿para qué está el sistema financiero? debe estar para ayudarnos ¿o únicamente existe para prestarnos el paraguas cuando hay sol? Hoy la mayoría de las pymes no tiene ni liquidez ni ingresos para pagar sus obligaciones cotidianas. Solo el comercio pierde ventas por $10.500 millones cada día de cuarentena. Y mientras eso ocurre, los bancos cortan la cadena de pagos rechazando cheques, incluso de sus mejores clientes. Esos cortes complican aún más la falta de ventas de las empresas y, sobre todo, ponen en riesgo la actividad de la empresa y de toda la economía cuando las ventas repunten.

¿Qué propone la Came?
-Elevamos una propuesta al Gobierno nacional para que se elaboren instrumentos financieros conjuntamente con el Banco Central para crear un fondo que sostenga a las Pymes. Hay que priorizar en un estado de crisis extrema, la relación histórica de la Pymes con su banco, el comportamiento, el incumplimiento debe ser un factor determinante en el análisis del otorgamiento de un crédito. Si nos abren los paraguas cuando hay sol no los necesitamos. Necesitamos que el sistema financiero en la Argentina sea robusto, pero para que nos apuntale en el desarrollo y en el sostenimiento del empleo no para para que nos empujen a abismo.

-¿Cómo se debería resolver?
-Esta situación podría resolverse en forma muy simple si los bancos autorizaran giros en descubierto automáticos momentáneos, tomándose el trabajo de hablar con cada uno de sus clientes entrampados en la cadena de cheques, colgados por lo que significó el cierre del clearing bancario una semana. La solución exige colaboración y es posible. Solicitamos que las entidades financieras autoricen descubiertos automáticos en cuenta corriente para cubrir los cheques de sus clientes, especialmente de aquellos que siempre han cumplido. Que las tasas por esos descubiertos no superen el 20 por ciento anual que es la tasa de referencia que ofrece el gobierno nacional. Por parte del Banco Central que se adecuen las normativas para posibilitar esa operatoria, si es necesario que sea el propio Banco Central quien garantice los fondos para que pueda sostenerse la cobertura de cheques. Por su parte que los bancos garanticen rapidez para dar los créditos que autorizó el Gobierno en el paquete de medidas reciente. Esa tasa de descubierto se debería conseguir por medio de instrumentos financieros, para que ese descubierto desmedido que tienen que pagar las Pymes que no tienen ingresos sea prorrogado y pagado en algún momento cuando se normalice la actividad económica. A la angustia por la pandemia le sumamos la incertidumbre de cientos de puestos de trabajo y del futuro de muchos argentinos. Ante la agonía de las pequeñas y medianas empresas los bancos no muestran ningún gesto solidario para salvaguardar al sector más importante generador de empleo privado. En estos momentos necesitamos apoyo económico, no especulación. Si las Pymes quiebran el Estado deja de recaudar para poder, entre otras cosas, dar asistencia a la población más vulnerable.

-¿Came tiene precisiones de a cuánto asciende el monto de los cheques diferidos en poder de los bancos?
-El stock de cheques diferidos negociados por las Pymes en poder de los bancos asciende al día de hoy a 220.000 millones de pesos. De este monto, el 40% vence en abril, es decir 88.000 millones de pesos, monto equivalente a apenas el 29% de las ganancias que obtuvieron los bancos el año pasado o inferior al margen financiero que manejaron las entidades en enero (último mes sobre los que hay datos).

-¿Came fue convocada por el presidente Alberto Fernández, aunque sea a través de una teleconferencia?
-Lamentablemente no. Hemos realizado aportes serios y responsables y aún no hemos sido convocados. Este país lo producen las Pymes que son las que sostenemos la actividad económica a lo largo y a lo ancho del país porque no especulamos y no despedimos personal. Claramente a quienes hay que darle todo el apoyo posible es a las Pymes y en ese contexto debo decir que el gobierno nacional está tomando medidas que van en dirección de lo que nosotros entendemos se debe hacer. Nosotros no queremos que nos regalen el dinero, sino que nos ayuden a pasar este terrible temporal.

¿Cómo se compatibiliza la situación sanitaria con la económica y financiera?
-Estamos todos trabajando para apuntalar lo social y lo sanitario y acompañando desde el punto de vista económico porque una cosa sostiene a la otra. Porque no puede haber un divorcio entre el cuidado de la población y la falta de actividad económica porque ese cuidado tiene que ver con lo que se genera para tener recursos para soportar la salud, el aspecto social. Sabemos que esta pandemia producirá pérdidas y por eso estamos muy preocupados. Necesitamos que junto al gobierno nacional veamos las formas que esas pérdidas no sean tan graves.

Medidas misioneras

Usted es además de presidente de la Came, es empresario misionero. ¿Cómo analiza las medidas que anunció el gobernador Herrera Ahuad como ayuda a las Pymes?
-Rescato que el Gobernador misionero haya tomado en forma inmediata medidas para ayudar a las Pymes misioneras. Reconozco que todo lo que pidamos y todo lo que se vaya otorgando desde la nación y la provincia la sensación que vamos a tener es que será insuficiente.

-¿Cómo ve el día después no solo de la cuarentena sino también de la superación de la pandemia?
-La recuperación será muy gradual y dependerá del rubro de cada empresa. El consumo se incrementará en la medida que haya actividad económica. Las Pymes tienen como prioridad pagar sueldos. Si no pagan salarios afectan terriblemente al sistema social y productivo del país y por consiguiente eso también se transforma en caída de consumo. Hay dos legados en las Pymes, uno es el económico que permite el desarrollo del país y el otro es el social. Estamos en presencia de algo que nos llevará mucha atención y que debemos buscarle la vuelta entre todos. Realmente no sabemos en qué situación estamos. Sabemos cómo empezó pero no como terminará, a cuantas empresas podría llevar puesta el coronavirus.