El senador misionero está de acuerdo con las medidas que implementan la Nación y Misiones para enfrentar a la pandemia. Entiende que el turismo y la hotelería tardarán en recomponerse y aseguró que no es necesario, en este contexto,el funcionamiento del Senado: “Pero si hay que estar, ahí estaremos”, dijo.

Lunes 13 de abril de 2020. El vicepresidente primero del Senado, Maurice Closs, se diferenció del expresidente Eduardo Duhalde que dijo que en la crisis del 2001 y 2002, “las cuasimonedas permitieron a la Argentina salir de la crisis”, durante una entrevista con el canal de noticias América Dos. Closs opina lo contrario: “prefiero emisión y ATN a las provincias”, dijo, durante una entrevista con Misiones Plural, donde también planteó su preocupación ante la posibilidad de que “la gente se harte de estar encerrado en su casa” y eso haga retroceder los resultados ante la pandemia de coronavirus.
Entiende, por otra parte, que el turismo y el hotelería “serán los rubros que más tarden en recuperarse” y planteó que hay que “comenzar a preocuparse de aquellos que nunca necesitaron del Estado, como los chiperos, quinieleros, profesionales independientes y comerciantes”, entre otros.
El senador también destacó las medidas que que lleva adelante el presidente Alberto Fernández, con la certeza sustentada en las imágenes conocidas de la pandemia en el mundo, que muestran que “no existe un sistema sanitario que pueda soportar la demanda de los servicios de salud, que tienen un crecimiento exponencial, debido al crecimiento de los infectados por el coronavirus si la cosa se sale de madres”.
“Lo que está haciendo de manera muy razonable y con los costos que tiene, al intentar que esa curva del crecimiento de la pandemia en la Argentina se vaya amesetando básicamente para lograr dos cosas: preparar y mejorar los recursos técnicos, tecnológicos y humanos para soportar la pandemia y que la demanda se vaya dando de manera escalonada. Es una mirada inteligente del Presidente que sabe que tiene sus costos y que debemos acompañar”, dijo.
El Senador misionero cree que los ciudadanos tomaron con mucha responsabilidad la primera etapa de la cuarentena “y por lo que uno ve en algunas ciudades ´grandes´ o capitales provinciales la cosa se está flexibilizando mucho porque hay mucha gente harta de estar en la casa y eso me asusta porque el esfuerzo que se está haciendo, que es muy grande, tendrá resultados muy positivos si esto no se dispara, por ejemplo, ante la necesidad que tiene la gente de salir a trabajar. Este lunes tendremos más gente en la calle y en los lugares donde circula el virus y temo que eso acelere todo. Se han ganado un par de batallas pero estamos lejos de ganar la guerra, en especial sabiendo que el virus está circulando”.
Rescató de todos modos que Argentina es uno de los países ejemplo en el mundo, pero le “preocupa que habiendo hecho las cosas bien y con la decisión temprana de la cuarentena sabiendo que impactaría en la economía, ahora cuando se intenta administrar la economía con la salud veo con preocupación que se lleve adelante una flexibilización que termine convirtiéndose en un grave problema”.

Misiones

Closs destacó también la decisión ejemplar, dijo, del gobernador Oscar Herrera Ahuad, que fue el primero del país que resolvió la suspensión de las clases y con ello,”no solo cuidó a los chicos sino también a sus mayores” y respaldó las medidas que tomó para ayudar a las pequeñas y medianas empresas (Pyme).

Recesión con emisión

Con el correr de los días las necesidades económicas de la población serán mayores. “Por eso advierto y pienso que será muy dura en el corto y mediano plazo en un país que entró en recesión, debilitado, con problemas fiscales y de default; sin dudas no saldrá bien parado en lo económico. El tema es cómo hace el Estado para llegar con ayudas a los sectores y familias que comúnmente no llega. El Estado tiene un sistema armado para ayudar a los más vulnerables porque tiene una base de datos, pero cómo llega a aquellas personas que en el día a día se arreglan solas -se preguntó-. Estamos ante una situación económica mundial muy grave y todos los Gobiernos están administrando esta situación con emisión monetaria porque no tienen otra salida”.
Closs se diferenció del expresidente Eduardo Duhalde quien en varias entrevistas televisivas recomendó la posibilidad de que las provincias emitan cuasimonedas como sucedió en 2001 y 2002 y que le permitió al entonces Gobierno nacional sobrellevar la crisis. “Yo prefiero que el Estado Nacional ayude económicamente a todas las provincias con ATN y no que las provincias comiencen a emitir cuasi monedas”, dijo Closs.

El Congreso

Para el Vicepresidente primero del Senado no es necesaria la apertura del Congreso como pide la oposición. “En una emergencia y con los DNU no hay situación alguna que reclame la aprobación de una ley y si en algún momento hace falta una ley, ahí estaremos los que puedan estar. Que el Congreso no funcione no está perjudicando al Ejecutivo. No es importante que se reúna la bicameral de análisis de los DNU; eso entra dentro del círculo rojo de la política. Hoy la gente quiere que el Ejecutivo Nacional resuelva cómo llega la ayuda del Gobierno a los sectores que hasta febrero producían, comercializaban y pagaban los sueldos y hoy no lo pueden hacer. Hoy en día ese tema no está resuelto porque no hay antecedentes para que el Estado se haga cargo de este movimiento”, insistió.

Turismo y hotelería

Closs entiende que el turismo y la hotelera serán las actividades más afectadas económicamente por la pandemia del coronavirus. “Todas las actividades están pasando una situación caótica, pero cuando se resuelva la pandemia, por ejemplo, una estación de servicio mejorará su situación en forma inmediata. Otra actividad es el transporte que si bien está muy paralizado, cuando la economía comience a andar también reaccionará de manera inmediata porque se deberán reponer los stocks en todos los lugares. El problema del turismo y la hotelería es que no solamente no están en actividad sino que no lo estará en mucho tiempo. Cuando las restricciones terminen, no se pondrá en movimiento en forma inmediata, mucho menos el internacional porque la gente analizará mucho tomar un avión y viajar desde Europa o América a las Cataratas de Iguazú, por ejemplo”.
En ese sentido recordó que el gasto en turismo en una familia se produce después que se resuelven todas las necesidades. No es posible, entonces, pensar en una recuperación del turismo nacional en los próximos seis meses y del turismo internacional por lo menos en los próximos doce meses, expresó. “Esto se agrava en la Argentina donde llegan mayoritariamente turistas italianos, españoles y norteamericanos”.
Entiende, en consecuencia, que el sector deberá dialogar: “Estado, empresarios y trabajadores para buscar una solución por etapas. Es una actividad que no se resuelve con un plancito para marzo y abril”.

El conflicto con los bancos

Respecto a la situación planteada entre las entidades bancarias y las Pyme, que cuestionan la falta de acompañamiento de los bancos, el senador Closs sostuvo que el grave problema es la baja bancarización en la Argentina. “El mercado financiero es chico en la Argentina y esto ocasiona que cuando se habilita una línea de crédito, el banco tiene que tener a los clientes habilitados y con las carpetas vigentes por más que se diga que se será flexible y que no se exigirá tener el pago de los aportes patronales al día. Si no se tienen las carpetas vigentes, el banco no puede dar el crédito porque no hay vinculación entre el banco y la Pyme”, dijo.
Y explicó: “hay muchas Pyme que no pagan el sueldo a través de los bancos y, por consiguiente, no hay forma de vincular al banco con la Pyme, porque no está bancarizada. Hay muy buenas decisiones tomadas por el Gobierno nacional, pero que cuestan implementar”.
En ese sentido dijo que no ve a nadie “quejarse por la tasa al 24 %. El problema es la devolución porque una cosa es que una Pyme tome un crédito a esa tasa en plena producción y la otra es tomarlo con una empresa parada. Por más tasa cero que se pueda prestar, la situación es idéntica porque al tener la Pyme parada igual no va a poder devolver el crédito: el problema no pasa por la tasa de interés sino por la falta de actividad económica, y que no la tendrá en el corto y mediano plazo. Es mucho más grave el tema, por ejemplo, en el hotelería porque sabe que en los próximos cuatro o cinco meses no tendrá ingresos y no podrá pagar el crédito aunque le presten a la tasa que sea”.

AFS – Misiones Plural