Rescató a favor el cierre de la frontera que impactará en las ventas en los comercios locales. Pero insistió con que en esta oportunidad, se cortó la cadena de pago. Reclamó más ayuda del Gobierno para el sector.

Jueves 14 de mayo de 2020. El presidente de la Confederación Económica de Misiones (CEM), Alejandro Haene, dijo que el mayor problema que enfrentan el sector, en la provincia, es el corte de la cadena de pago pero por otra parte celebró que con el cierre de la frontera a cauda de la pandemia de coronavirus, no hay compras en los países limítrofes, una situación que agrava la crisis económicas por las históricas asimetrías de precios a favor de Brasil y Paraguay y ante aduaneros que hacían “la vista gorda” en el paso de mercaderías, expresó.
Haene también comparó la actual crisis económica producida –en parte- por la pandemia con la crisis de los años 2001 y 2002. “Esta crisis es peor que la de esos años porque más allá de las cuasi monedas o de la hiperinflación nunca se produjo un corte en la cadena de pagos como la que hay en este momento. Se calcula –dijo- que hay unos 600 mil millones de pesos en cheques rechazados”.
La situación actual se agrava, expresó, porque “hay contribuyentes que desean retirar sus chequeras de los bancos y les responden en forma negativa porque el cliente está debiendo, por ejemplo, seguridad social” y reclamó ayuda del Estado nacional: “así como se ayuda a muchos sectores –no sólo desde ahora sino desde hace muchos años- se debe acompañar también a las Pyme que son generadoras de empleo”, reclamó.
En ese sentido, el titular de la CEM ejemplificó con el plan Trabajar que cumplió 18 años. “En esa cantidad de años el Estado les dio mucho dinero a los planes sociales mientras que a las Pyme poco y nada; entendemos que debería haber habido una ayuda más fuerte a la Pyme generadoras de empleo. Una Pyme de 40 empleados que cierra, son 40 familias que se quedan en la calle”.
Si bien no pudo precisar cuántos locales comerciales cerraron sus puertas en Misiones, generalizó con que “son muchos. Es imposible saber cuántas Pyme podrán soportar este cimbronazo. Todos los días se cierran locales”, enfatizó.

Aumento de ventas

Por otra parte, Haene sostuvo que “sin duda el cierre de la frontera favoreció considerablemente a los comerciantes. Sabemos que en una situación de estas características, con una economía cerrada, los comerciantes tienen que tener un repunte en sus ventas en determinados rubros, no en todos”.
Para Haene, el cierre de la frontera supuestamente reveló que empleados de la Aduana “miraban hacia otro lado” ante el ingreso de mercaderías. “Cuando ingresaban mucha mercadería la gente de la Aduana hacia la vista gorda porque si se le pone coto a la compra y nos regimos por lo que dice el manual de procedimiento para compras de productos en el exterior, que establece como máximo 300 dólares por mes, enseguida se agota el cupo”.
“Desde la CEM abogamos por una economía que empiece a resurgir, vender más y sobre todo que pueda mantener el empleo registrado, que pueda vender y a la vez mantener el fisco porque en definitiva tanto el Estado municipal como el provincial y nacional viven de los tributos”, dijo finalmente en una entrevista con Misiones Plural.

AFS – Misiones Plural