Desde la Subsecretaría de Relaciones con la Comunidad responden a las denuncias presentadas ante gobierno y el Inadi. “Nos proponemos optimizar el trabajo en las tres sedes de la Línea 137 Misiones”, aseguran.

Domingo 21 de junio de 2020. Desde la Subsecretaría de Relaciones con la Comunidad y Prevención de Violencias de Misiones consideran que las acusaciones de un grupo de profesionales de la Línea 137 Posadas responden a una resistencia en los nuevos lineamientos laborales, realizados simultáneamente y que antes no existían y aseguran que “las vías de comunicación nunca estuvieron cerradas, excepto las limitaciones en reunión de las personas implicadas por el contexto de la pandemia sanitaria del Covid-2019”.
En este sentido, responden a las denuncias que trabajadoras de la Línea 137 de Atención a las víctimas de violencia de género presentaron ante los medios a través de un comunicado por “el acoso laboral que sufren en las últimas semanas” y que según la denuncia, resultó “con la expulsión de dos integrantes del equipo”.
Desde la repartición de Gobierno aseguran, a través de un comunicado de prensa, que a causa de la pandemia es imposible “dar curso a las capacitaciones previstas e impidió concretar los espacios de encuentro y diálogo habituales en los equipos, y que en años anteriores implicó mantener reuniones fuera del lugar de trabajo, para la discusión y generación de nuevos instrumentos.
“Apelamos a la necesidad de defender una herramienta estatal tan necesaria y clave como es la Línea 137 Misiones, sobre todo en este contexto de pandemia, insistiendo en la convocatoria a las reuniones ya propuestas y esperando que sea posible salir de esta situación de crisis de manera constructiva y colectiva, tanto para la toma de decisiones como para su implementación”, destacan las autoridades de la Subsecretaría de Relaciones con la Comunidad y Prevención de Violencias y la Coordinación General de la Línea 137 Misiones.
El comunicado de este domingo indica que la Subsecretaría y la Coordinación General de la Línea 137 Misiones -que depende del Ministerio de Gobierno- se propuso desde el comienzo de la gestión “mejorar y optimizar el trabajo en las tres sedes (Posadas, Oberá y Eldorado) de la Línea 137 en Misiones y que durante este año pretendían equiparar las condiciones laborales de las tres sedes, ya que ciertas funciones solamente existen en Posadas y para ello debían revisar y reestructurarlas. Esto llevó a revisar y recopilar la documentación previa para unificar la información disponible en distintos documentos, en dispositivos específicos para operativizar esa documentación. Además implicó trabajar también en todos los puntos de conflicto que previamente fueron abordados y formalizados, sin que se hubieran implementado en la práctica”, indican.

Estructura organizacional

En consecuencia -expresa el comunicado de prensa- urgían lineamientos institucionales para definir no sólo una estructura organizacional y corregir determinadas irregularidades, a partir de una nueva estructura organizacional sintetizada en la existencia de una coordinación general provincial encargada de realizar las articulaciones institucionales necesarias en la rutina diaria y cuidar el funcionamiento integral de las tres sedes de la 137 en Misiones.
Además, de optimizar el trabajo de las coordinadoras de turno encargadas de asesorar y orientar al equipo de profesionales en las situaciones de violencia.
La creación de la Dirección de Coordinación de Seguridad y de Profesionales de la Policía de Misiones, que tiene como objetivo la organización de la rutina laboral del personal de seguridad; pero también están a su cargo las gestiones administrativas de los y las profesionales pertenecientes a la Policía de la Provincia.
También definieron la Dirección de Coordinación de Trabajadores del Servicio Penitenciario Provincial en la 137 Misiones, encargada de pautar los horarios de trabajo de los choferes, y de realizar las gestiones administrativas para los y las profesionales del SPP, ya que los y las trabajadoras de la Línea 137 Misiones pertenecen a las fuerzas mencionadas y por lo tanto cuentan con sus propios reglamentos internos, cuya aplicación se buscó articular en la práctica cotidiana en aspectos como licencias ordinarias, por enfermedad, evaluaciones y calificaciones, entre otros.
Es decir, aspectos administrativos que corresponden estrictamente a las mencionadas instituciones, cuya organización, estructura y reglamentos, desconocidos por el área civil y a partir de la necesidad del funcionamiento de las direcciones descriptas anteriormente, sostienen.

Cambios por necesidades y demandas

La modificación de la carga horaria –dicen- se realizó de acuerdo a las necesidades y demandas de las personas en situación de violencia en Posadas, pasando así de una carga horaria de 24 horas por semana para los y las profesionales a tres o cuatro guardias semanales de ocho horas en el caso de la central de llamadas (call center); en tanto en la brigada de dos a tres guardias semanales con una carga horaria de 12 horas.
Se hizo la reorganización del espacio físico de la Línea en Posadas con el fin de generar un nuevo lugar para las entrevistas con las personas en situación de violencia, una computadora específica para la redacción de los y las profesionales de brigada fuera del call center.
Está previsto el armado de un espacio de recreación para que los y las profesionales, puedan tomarse un descanso en la rutina laboral, teniendo en cuenta la complejidad de la temática.
También la configuración de un nuevo sistema informático de trabajo que se encuentra en su etapa final; la incorporación de planillas de intervención tanto para el call y la brigada, donde se asienten por escrito, el informe de las respectivas intervenciones, que permitirá tener un respaldo de datos en el caso de no contar con conectividad a internet.
Y se suma un espacio virtual de alojamiento de archivos utilizado para esa tarea y como canal de comunicación con el objetivo de preservar datos sensibles. Y se trabaja en la planificación de capacitaciones en género y diversidad sexual; normativas penales y de violencias, interrupción legal del embarazo y estandarización de informes. Gestionando además con la Línea 137 de Buenos Aires el espacio cuidador de cuidadores, capacitaciones en evaluaciones de riesgos y la puesta en marcha de la campaña comunicacional “Cuarentena sin violencias”.