Cada vez más, las personas necesitan escaparse del asedio que le produjo el confinamiento obligatorio del Covid 19. La cotidianidad y del agobio de las presiones que genera vivir en zonas urbanas, seguirán con otros formatos, pero seguirán. El individuo poscovid necesitará un espacio para poder relajarse naturalmente, cambiar de energía y llenarse de energía positiva. Misiones posee el escenario natural propicio; no habrá que desaprovecharlo. La demanda real existe y la podemos encontrar más cerca de lo que pensamos.

Por Jorge Posdeley, magister en turismo.

Jueves 9 de julio de 2020. Es tiempo de volver a la naturaleza, es tiempo de volver a disfrutar del turismo pero lejos de la masividad. Según la Organización Mundial del Turismo es tiempo de pensar en promover una mayor inversión en la “ecologización”; son tiempos de “inversiones verdes para el turismo sostenible”, una vuelta obligada de cara al turismo alternativo, lejos del turismo masivo.
Volver a reconstruir el turismo desde el momento cero es el desafío para todo el sector y el cluster del mundo de los viajes; todos los relatos y contenidos del trade coinciden en que es “tiempo de naturaleza” y tiempo de “volver a disfrutar”. Volver lejos de la masividad extrema: es hora de pensar en el equilibrio de la resiliencia de los destinos y a una salida de la pandemia hacia lo verde, con distanciamiento social obligatorio y responsable.
En este marco, la Organización Mundial del Turismo (OMT) comenzó a promover una mayor asistencia técnica financiera destinadas a proyectos con “inversiones verdes para el turismo sostenibles”, pensadas para promover una mayor inversión en la “ecologización” del sector, proyectos que enmarcan en un orden prioritario a los establecimientos hoteleros de mediana y pequeña escalas. Proyectos estos que cuenta con la anuencia y asistencia económica de la corporación financiera internacional.
Estos programas se presentaron en la finalización de la 65ª reunión de la Comisión Regional de la OMT para el continente de América; reunión que contó con la participación de los ministros del área de 22 países miembros. También anunciaron en la misma reunión una colaboración entre la OMT y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) destinada a promover la transformación digital y el cambio positivo con la iniciativa “Desafío de la innovación, más allá del turismo”.
Volver a la naturaleza y volver al turismo es el escenario propicio para la refundación del turismo y una oportunidad única para los destinos verdes del mundo. Volver a la naturaleza y sin masificación es la atmosfera adecuada para que cualquier planificador turístico pueda pensar en el desarrollo sostenible de los destinos y de los emprendimientos, una combinación acertada para comenzar a diferenciarse con agregación de valor, para salir a buscar nuevos mercados y demanda de turistas responsables.
Con este panorama, los destino turísticos que cuentan en sus territorios con atractividades de naturaleza cuentan con una ventaja sustancial y aquellos destinos que poseen naturaleza prístina sin masificación correrán con mayor ventajas sobre los demás a la hora de comenzar a pensar nuevamente en el turismo, la planificación deberá ser la herramienta y el desarrollo sostenible, deberá necesariamente ser el resultado.
La provincia de Misiones es un destino de naturaleza potencial por excelencia. Un 30 por ciento del total de su superficie cuenta con alguna figura de protección natural. Este dato convierte a Misiones en la de mayor potencial ambiental de país, posee dos Parque Nacionales, uno consolidado como uno de los parques naturales más visitados de la Argentina y el segundo, en plena etapa embrionaria, aunque es casi un hecho que será el primer Parque Nacional co-manejada con la provincia.

4
Misiones conserva el mayor remanente de superficie de selva del Bosque de la mata Atlántica del Alto Paraná. La Selva Paranaense o Misionera, compartida con los países de Brasil y Paraguay, conserva únicamente un 6 por ciento de las 47 millones de hectáreas de su superficie original. Este monumento natural único alberga, según la Fundación vida silvestre, “más de 1500 especies de mamíferos; más de 500 especies de aves; más de 300 de peces y una gran variedad de animales acuáticos vertebrados e invertebrados”.
En materia de protección la provincia también cuenta con la reserva de biosfera más importante de la República, la Reserva de Biosfera Yabotí, con una superficie total de 250.000 hectáreas. Los Parques Provinciales Moconá y Esmeralda -que en conjunto suman 31.000 hectáreas- se encuentran dentro de la reserva.
Otro de los ambientes naturales y más importantes del país y uno de los principales del continente es un corredor biológico denominado “El Corredor Verde de la Provincia de Misiones”, destinado a proteger uno de los ecosistemas con una gran diversidad de especies vegetales y animales.
La primera Ruta Parque Costera 2 o “Park Way”, con un recorrido total sobre la costa del río Uruguay de 300 kilómetros de longitud, con un ancho de 10 kilómetros en toda su longitud, pone como principal objetivo, en valor los recursos naturales, culturales, turísticos y paisajísticos ubicados en su área de influencia.
Misiones además de los escenarios naturales en algún momento comenzó a trabajar productos ordenadores de oferta de actividades y de servicio resumidos en una intensión de rutas turísticas, como lo fue en su momento la Ruta de la Selva o la Huella guaraní, dos intensiones de productos a priori muy importante y con peso específico, por lo menos en los mercado interno. Un ensayo con resultado interesante en cuanto a la difusión y con una apuesta marketinera para la consolidación del producto -lamentablemente este modelo de producto de naturaleza integrado no pudo ingresar al circuito de ventas-, seguramente las cáusales serán muchas pero lo cierto, es que la idea sigue siendo una buena intensión, pero en estado embrionario constante.
Naturaleza protegida +atractivo natural de jerarquía parecieran ser a priori el combo perfecto para que la actividad turística en Misiones emerja del minuto cero de la refundación del turismo poscovid19, por encima de las otras actividades productivas y económicas de la provincia y capaz por sobre todas las cosas, de generar el tan ansiado derrame económico y como una actividad que pueda actuar finalmente como un verdadero equilibrador económico interzonal beneficiando a las economías locales más débiles, generando nuevas actividades sin masividad.

13
En este escenario natural, Misiones se destaca como un verdadero polo de singular atracción para el turismo alternativo ávido de naturaleza pura, de esa particular explosión de la vida que se manifiesta en la diversidad de especies vegetales y animales, proponiendo y facilitando el contacto estrecho con las maravillas que pueblan la tierra misionera, concibiendo un abanico de alternativas para disfrutar de las actividades al aire libre. De esta manera, la selva se nos presenta como un verdadero atractivo natural capaz de generar nuevos productos alternativos al turismo de masa, cuyos sujetos activo del turismo activen en sus experiencias con vivencias de colaborar y contribuir a la conservación y a la protección del medio ambiente de nuestro remante de selva Paranaense.
Esto es una alternativa muy viable para planificar de a poco para escaparse al fenómeno del turismo en masa, generando alternativas válidas para la diversificación de productos o para incluir nuevas ofertas de actividades de bajo impacto y de bajo costos que incremente atractividad al destino y a sus prestadores de servicios. Estas actividades deberían estar focalizadas en la búsqueda de la sustentabilidad económica y la sostenibilidad del destino en el tiempo.
La oferta de alojamiento provincial aprovechando el ambiente de selva supo desarrollar de un tiempo a esta parte un nuevo concepto en alojamiento, los denominados Lodge de la Selva, emprendimientos únicos y de concepción diferente, cuya principal característica que sintetiza en el valor de su localización en ambiente de selva con servicios de jerarquía. Esta oferta en su mayoría presenta un déficit a la hora del ofrecimiento de actividades a su pasajero, sin embargo, el escenario natural para las actividades están ahí latentes… esperando se active.
La selva es vista en los países desarrollados como una fuente moderna de generación de actividades con beneficio en la salud de una población sometida habitualmente a los ruido molesto, la contaminación urbana, al stress laboral, la tención cotidiana del día a día o la mala alimentación.

641
Caminar por debajo de la selva, realizar alguna actividad física como trekkig, M&B, senderismo, o simplemente pasear en contacto con la selva, produce en el individuo una series de beneficios para su bienestar corporal y para su salud. Países de primer mundo ya han experimentado esto y sus médicos frecuentemente recetan estos tipos de actividades, destinadas fundamentalmente para reducir el stress y estimular a la vida más sana, cerca de la naturaleza.
En Escocia la ecoterapia es un medicamento natural que día a día tiene mayor demanda; sus médicos comúnmente recomiendan esta terapia natural a un sin número de pacientes. Según los galenos esta terapia contribuye a reducir los grandes males de las sociedades modernas y cosmopolitas, el stress, la obesidad y los problemas cardiovasculares. Otras de las ya acostumbradas recomendaciones médica, radica simplemente en estimular al paciente a caminar por debajo de la selva viviendo una nueva experiencia única y diferente. Estas actividades actúan rápidamente en el paciente y contribuye a mejorar la presión arterial y a prevenir las enfermedades cardiovasculares y la diabetes.
Los médicos primermundista europeos vienen recomendando desde no hace mucho tiempo a sus pacientes a recibir cada vez con mayor frecuencia baños de bosque, que ayudan a mejorar la digestión gracias al contacto con bacterias y aceites esenciales presentes en el bosque. Estos baños de bosques también ayudan a los pacientes a reducir en un 5 por ciento un posible infarto, según ecoesfera.com
El baño de bosque es una inspiración que tiene sus orígenes en Japón a principios de la década de los 80. Esta práctica se la conoce como Shirin-yoku: radica en recibir al bosque en el cuerpo y alma del individuo y que el mismo ingrese en sus cuerpos para curarlo y limpiarlo de los niveles de depresión, la ansiedad y del stress, todas estas enfermedades urbana.
Cambiar el escenario urbano de intoxicación cotidiana por estar en contacto con la naturaleza, mutar de los ruidos de las ciudades a los sonidos de la selva, cambiar el olor contaminante de las ciudades cosmopolita por el aroma de la vegetación, redescubrir el paisaje con una observación diferente, ayudan rápidamente a los sentidos a poner atención en la comunicación con la naturaleza, contribuyendo una práctica preventiva de la salud.
Otras de las actividades muy en boga a realizarse en la poca selva que les queda a las comunidades desarrolladas, es el abrazarse a un árbol, esta simple actividad nutre al individuo de buenas vibras, a través del árbol las personas establecen un contacto directo con la naturaleza de manera rápida, cómoda y simple, el abrazo al árbol recargan a los seres humanos de energía pura.
Según los libros del Tao, sostienen que los humanos han sabido usar todas las partes de un árbol para su beneficio saludable, lo utilizo siempre como medicamente para curar algunos de sus males, el tao sostiene además que los arboles más grandes son los que más contienen energía y los arboles más poderosos a la hora de curar los males son aquellos que también son enormes pero que crecen y se desarrollan a las orillas de los cursos de aguas, de los ríos o de los arroyos.
Cada día más personas del mundo necesitan escaparse a la cotidianidad y del agobio de las presiones que le genera vivir zonas urbanas, necesita un espacio para poder relajarse naturalmente, cambiar de energía y llenarse de energía positiva, misiones tiene el escenario natural propicio, no habrá que desaprovecharlo, la demanda real existe y la podemos encontrar más cerca de lo que pensamos.2056