Sobre el juez federal de Eldorado, Miguel Guerrero, pesa una amenaza de muerte. El magistrado investiga causas de lavado de dinero y terrorismo. Asegura que no tiene miedo pero si le preocupan las organizaciones delictivas con capacidad de actuar en un determinado ámbito territorial y hacer una extracción completa de logística sin que el Estado pueda tocarlos. “Esos son muy peligrosos”, dice. Las amenazas provendrían, estiman, de narcotraficantes.

Por Alejandro Spivak.
Jueves 20 de agosto de 2020. Miguel Ángel Guerrero, juez federal de Eldorado, está amenazado de muerte. Tiene bajo su jurisdicción, en todo el Norte misionero, expedientes vinculados con el lavado de dinero de grupos narcos y terroristas que operarían en Foz de Iguazú, Brasil, como el grupo islámico musulmán Chií Hezbollah, fundado en El Líbano en 1982, y el grupo Yihadista Hamás, fundado en 1987. En diferentes causas, el magistrado mandó a varios “peces gordos” argentinos y extranjeros a purgar penas en cárceles federales por todo tipo de ilícitos: drogas, armas, falsificación de patentes. “Los controles de seguridad argentinos en la frontera son buenos”, dice.
No es la primera vez que lo amenazan. Esta vez, hace pocas semanas, nuevamente le llegó a advertencia de que el jefe de la banda de narcotráfico de origen paraguayo, Néstor Fabián Rojas, alias “Negro”, estaba detrás de su amenaza. “El Negro” Rojas está detenido en la cárcel de Ezeiza (Buenos Aires) y sobre él también pesa la acusación de haber amenazado y programar un atentado contra el magistrado posadeño Fernando Verón.
El funcionario judicial repasa también aspectos del terrorismo internacional que habla de la triple frontera como base de actuación, una teoría que lleva varias décadas sin ninguna prueba en ese sentido.

Atentado frustrado

-Hace pocas semanas fue amenazado de muerte ¿Tiene miedo?
-No. Si tuviera miedo no podría ejercer la profesión de Juez Federal. Esto creo que lo hablamos hace un año atrás en una oportunidad cuando hicimos referencia a las organizaciones delictivas trasnacionales con base en Brasil. En esa oportunidad no tenía custodia; hoy tengo seis personas de fuerzas federales que asignó un juez para que custodien a mi familia y a mí.

-El juez de Posadas, Fernando Luis Verón, y usted fueron amenazados de muerte; inclusive se abortó un intento de atentado contra el magistrado posadeño y luego se supo que el siguiente iba destinado hacia su persona…
-Si yo contara la cantidad de amenazas de muerte que tuve. Es cierto que tomo los recaudos correspondientes por mi familia y por mí.

-La amenaza de muerte y el frutado atentado contra el juez Verón supuestamente fue organizada por el jefe de la banda de narcotráfico Néstor Fabián Rojas, alias “Negro”, enviado a la cárcel de Ezeiza por usted. Esta persona tiene familiares en Eldorado, donde está asentado su juzgado federal. ¿Hay alguna relación?
-Yo creo que el dispositivo de seguridad que me asignaron es por otro tema. Está más asociado a mi intervención en otras causas que en la que usted se refiere. Tengo custodia; le reitero que me asignó un juez y debo ser responsable, sobre todo para con mi familia.

-¿Pensó en renunciar o pedir traslado a otro juzgado federal?
-No. Mi evaluación de riesgo es que la persona que usted mencionó, dentro de los últimos ocho años y que tuvo que interactuar desde esa prisión, debe estar del medio para abajo, comparativamente con otras personas que son más complejas y con más estructura. Esta persona en particular tiene más que nada rasgos psicóticos. Hay personas más complicadas; yo envié a Italia al narcotraficante Pantaleón Mancuso (uno de los capos de la mafia calabresa detenido en el puente Tancredo Neves (une Puerto Iguazú con Foz de Iguazú, cuando intentó ingresar como turista a la Argentina, con documentación falsa y cien mil euros. En 2015 fue condenado por este delito a tres años de prisión y extraditado a Italia en septiembre de 2018). Envié a juicio a otros narcotraficantes como Polus (de nombre Thierry, apodado El Francés: uno de los hombres más buscado por la justicia y detenido en febrero de 2013); Grisevich (Víctor Hugo, alias Lagarto, detenido en mayo de 2014) que manejaba una estructura narco por arriba de los “Monos” de Rosario. En cuanto a la penetración de los narcos brasileños tenemos un resguardo que es la debilidad de la moneda argentina. Eso se llega a invertir y estaremos en un caso muy serio.

-¿Quiénes le preocupan concretamente?
-Las organizaciones delictivas que tienen la capacidad de actuar en un determinado ámbito territorial y hacer una extracción completa de logística sin que el Estado pueda tocarlos. Esos son muy peligrosos.

Zona caliente, “el Hezbollah”

-Coincidirá conmigo que el juzgado que usted lleva adelante está ubicado en una zona denominada “caliente” y que organismos nacionales e internacionales de seguridad tienen los ojos puestos en su accionar…
-Si.

-Hace poco usted tomó la resolución de prorrogar por seis meses la confiscación de los activos del clan Barackat (vinculados al grupo terrorista Hezbollah), a quien se lo acusa de haber lavado dinero en el casino de Iguazú. ¿Cuál fue el eje de la resolución?
-Primero porque se vencía el plazo y debía tomar una decisión de tipo legal. Segundo, porque hay un pedido concreto de la Unidad de Información Financiera (UIF) y como se incorporaron elementos a la causa me pareció adecuado a derecho la prórroga de esa medida administrativa.

-¿El lavado de dinero estaba destinados al grupo terrorista Hezbollah?
-El congelamiento implica que los fondos quedarán inmovilizados. Respecto al destino tenemos mucha información de inteligencia que estamos tratando de trasformar en medidas de prueba, que a la vez se transformen en probatorias y, una vez que tenga todo eso en mi escritorio podría ordenar la captura internacional de esa persona. Por ahora no lo tengo y, por lo tanto, aún estamos recogiendo información que corrobore las medidas probatorias a través de inteligencia financiera y criminal.

-¿Pero está investigado si ese lavado de fondos tenía destino final el Hezbollah?
-Ese es el objetivo de la investigación.

-¿Está investigado a la vez si había exportación de automóviles de alta gama desde Foz de Iguazú (Brasil) o Ciudad del Este (Paraguay), usando Iguazú como nexo, hacia el Líbano?
-El financiamiento se puede producir de múltiples maneras. Desde la forma tradicional empleada en algún momento hasta la más sofisticada con triangulación a través de empresas con vinculación en paraísos fiscales y utilización de vehículos. En principio esto no está asociado a lo que tenemos como núcleo central de la investigación, pero hay algunas empresas que tenían como objetivo el comercio de vehículos a través de la exportación y triangulación a diversos países. Si eso era base para financiamiento de grupos terroristas no puedo confirmarlo porque estamos en la etapa de investigación.

-¿En ese congelamiento de fondos también involucra a los iraníes Hasan Nasrallah y Salman Raouf El Reda (ambos líderes del grupo terrorista Hezbollah) por quienes la AMIA solicitó el pedido de captura internacional por sus supuestas vinculaciones en el atentado a la mutual judía del 18 de julio de 1994?
-En julio de 2019 cuando sacamos la medida de congelamiento de los activos del Clan Barackat la UIF extendió al Hezbollah como organización y todos sus integrantes políticos y militares. Esto fue reiterado por la UIF en enero de este año porque se agotaban los plazos judiciales.

-Se sabe que el atentado a la AMIA lo llevo a cabo la organización terrorista Hezbollah, los iraníes que idearon y perpetraron el atentado ingresaron al país por la triple frontera, dos años antes hicieron el mismo trayecto para atentar contra la Embajada de Israel…
-Creo que la totalidad de la mano de obra no ingresó por la frontera con Foz de Iguazú. Lo importante en este tipo de casos no es la persona comisionada. El tema es la logística que es capaz de vulnerar los controles establecidos. Claramente en el atentado a la AMIA previeron una logística de ingreso y penetración que les permitió llevar adelante el objetivo terrorista que tenían ideado.

-Vulneraron la seguridad nacional porque ingresaron por la frontera con Foz de Iguazú, circularon por el país y se fueron por donde habían entrado sin que nadie los detenga, sin siquiera para un registro de documentos…
-Obvio que hay responsabilidad de la seguridad, También se debe tener en cuenta cómo se trabajó en la investigación criminal y en inteligencia entre 1992 y 1994.

-¿Cuál fue la responsabilidad del entonces Estado Nacional, gobernado por el ex presidente Carlos Saúl Menem?
-Creo que son responsabilidades sistémicas. Creo que quienes la tienen más clara, inclusive por encima del Estado de Israel, son los norteamericanos porque en forma más objetiva cuando analizan la mecánica de funcionamiento que tiene la Triple Frontera, el análisis no es delegado a una persona sino a partir de varios temas como ser el tráfico de drogas o el movimiento de personas en forma regular, o triangulaciones de contrabando y operaciones ilícitas de importación y exportación con Miami o Singapur. Ese análisis detrás de una fachada de negocios lícitos necesita de muchos movimientos y de una logística muy importante.

“Controles seguros”

-Pasaron 28 años del atentado a la Embajada de Israel y 26 años a la mutual judía, con todo lo que se avanzó en seguridad, ¿cree que podría llevarse a cabo un tercer atentado?, ¿en qué porcentaje para usted la Triple frontera es segura?
-No puedo hacer futurología. No lo sé, pero sí tengo elementos para decir sí la función de control del Estado argentino son correctas, incorrectas, eficientes o ineficientes. Regionalmente y comparativamente inclusive con Brasil los controles de seguridad argentinos son buenos. Yo puedo prevenir incidentes en una ruta nacional, para este tipo de situaciones es eficiente el Estado, mi pregunta es si para este otro tipo de delito con una estructura y una logística importante, estamos en condiciones de hacerle frente.

-¿Barackat podría ingresar a la Argentina 334 veces como lo hizo?
-No solo él. Igualmente creo que en algunos aspectos hemos mejorado, Paraguay hizo un control documentológico. Existe facilidad para obtener documentación japonesa, es más en la resolución firmada por mi planteo este tema y el de la facilidad de contar con documentación brasileña porque la comunidad islámica mudó su residencia de Ciudad del Este a Foz de Iguazú no solamente por razones económicas.

“Financiamiento a terroristas”

-¿Existe financiamiento hacia los grupos terroristas como el Hezbollah de parte de los musulmanes chiitas que residen en Foz de Iguazú?, inclusive esta rama musulmana muy cerrada no se lleva bien con la sumita…
-Basta con llegar a la mezquita musulmana chiita en Foz de Iguazú para corroborar que existe una urna donde se depositan fondos para los mártires.

-¿Asegura que en Iguazú no hay células terroristas “dormidas” y que si podría haber en Foz de Iguazú?
-Claramente en Iguazú no hay. La existencia de células dormidas tiene que ver con el dinero. Si se corta el financiamiento de grupos terroristas se terminarán ese tipo de células.

-Desde su experiencia, ¿cree que los jueces federales de Foz de Iguazú están en condiciones de tomar medidas judiciales como las que usted está tomando y cortar el financiamiento de las células terroristas como Hamas y Hezbollah?
-De hecho, han tomado medidas judiciales. Alguna información que la Policía Federal de Brasil no la pudo trabajar en el lugar hizo que se lleve a cabo un procedimiento que terminó con dos condenados del Clan Barackat en Catamarca por tráfico de percusores químicos. Tanto los jueces paraguayos como brasileños están trabajando muy bien al igual que los fiscales.

-¿Se puede cuantificar el lavado de dinero que pasa por la Triple Frontera?
-Es imposible cuantificar. En primer lugar, se debe ver el destino del lavado de dinero porque no es lo mismo destinar dinero al terrorismo que a operaciones comerciales ilícitas como ser cambio de monedas. Por ejemplo, una sola causa de lavado de dinero en un período equis fue por 350 millones de pesos.

-¿El lavado de dinero destinado a estupefacientes, por ejemplo, está al mismo nivel que lo que se produce en países de Centro América como Colombia o México?
-El otro día estaba comparando; en contrabando e infracción a la ley de marcas nosotros estamos por encima de México y con todo lo que se ve en la frontera de este país con Estados Unidos. Lo que sucede es que con respecto al contrabando la última medida sería data de 2018. Por ejemplo, el volumen de contrabando de cigarrillos es inmenso.

-Con respecto al contrabando de estupefacientes, ¿se queda en el país o la Argentina es zona de paso?
-Depende que tipo de droga y los volúmenes. Tengo una incautación en 2018 de 14 toneladas, es muy probable que esa droga tenía como destino una amplia zona en un amplio período de tiempo o múltiples lugares como ser Chile, Uruguay y Gran Buenos Aires. Si en una encomienda se despachan hasta 20 kilos es muy probable que sea para abastecer un negocio clandestino de distribución local; si se encuentran cinco kilos es muy probable que sea destinada a un “dealer” muy pequeño para el narcomenudeo, siempre refiriéndome a la marihuana. Tiempo atrás cuando secuestramos nueve kilos de MDMA al estar suspendidas en la actualidad las fiestas electrónicas, tengo que pensar que estaba destinada a Brasil.

-¿Cuánto se cotiza el kilogramo de estupefaciente?
-El cálculo que se debe hacer es sobre el costo de producción local, generalmente el primer tramo que comprenden Buenos Aires, Montevideo (Uruguay) y Santiago de Chile, diez veces más. También depende de la droga, en el segundo tramo hasta 100 veces más.

-¿Aumentó el contrabando de estupefacientes, en plena cuarentena?, al haber muchos efectivos de las fuerzas federales custodiando la frontera con Brasil y Paraguay para evitar el cruce de ciudadanos…
-No. Al contrario, hubo una disminución, aunque no fue lo mismo abril y mayo que junio y julio, ya que en cierta forma en este último mes se produjo una explosión de tráfico de estupefacientes.

-El tema es que la gente al no poder cumplir con su tarea laboral busque esta alternativa de “trabajo” para hacerse de dinero…
-Lo están haciendo. Hemos detectado mucha gente de origen paraguayo, son personas que por unos 1.500 pesos que les ofrecen en su país tratan de pasar mochilas con hasta diez kilogramos de marihuana. En tanto que la gente de acá trabaja como campana de grupos más organizados.