La nueva asociación regulará la profesión y representará a quienes la ejerzan. Tendrá sede en Posadas y jurisdicción en toda la provincia. También estableció el Día Provincial de Sensibilización sobre el Síndrome de Asperger.

Viernes 28 de agosto de 2020. La Legislatura misionera convirtió el proyecto del diputado Martín Cesino y creó así el Colegio Profesional de Instrumentadores Quirúrgicos que se encargará de establecer los derechos de inscripción y las tasas correspondientes, gobernar la matrícula y ejercer poder disciplinario, además de promover la investigación, capacitación y especialización de sus integrantes, así como también los beneficios de ayuda mutua, recreación y seguridad social.
En este sentido, podrán ejercer la instrumentación quirúrgica en Misiones quienes tengan la matrícula profesional vigente y que no se encuentren alcanzados por las inhabilitaciones previstas en la norma.
Quienes ejercen esta profesión son responsables de asistir, controlar, supervisar y evaluar el proceso de atención al paciente, en lo que se refiere a la instrumentación en contexto quirúrgico, desde el ingreso al área de cirugía hasta el egreso a la sala en la que la persona intervenida se recupera de los efectos de la anestesia. Asiste dentro del quirófano tanto al paciente como al cirujano durante el acto quirúrgico.
Los instrumentadores quirúrgicos “son los responsables del manejo y cuidado del instrumental y aparatología inherentes a las intervenciones quirúrgicas, el control de su calidad y el recuento de los materiales involucrados en la cirugía, como también la supervisión de la esterilización de todo el material quirúrgico y la asepsia del quirófano”, precisó el diputado Martín Cesino, autor del proyecto.
Estos profesionales “tienen a su cargo la comunicación entre los servicios de urgencia y los de quirófano, la administración, coordinación y organización del área quirúrgica, y la provisión y mantenimiento en el quirófano de todos los insumos, medios y equipos necesarios para efectuar cirugías en forma óptima”, agregó.
“Las provincias argentinas cuentan con una población de instrumentadores quirúrgicos en ascenso y nuestra provincia no es ajena a ello, por lo que resulta necesario jerarquizar esta profesión para el mejor desempeño de los mismos, apuntando al cuidado de los profesionales misioneros y a la generación de nuevos recursos humanos para el beneficio de nuestro sistema de salud”, argumentó.

Síndrome de Asperger

La Cámara de Representantes instituyó el 18 de febrero como día provincial de sensibilización sobre el Síndrome de Asperger, en coincidencia con el día nacional.
El objetivo es que se promuevan acciones para que se conozca en la comunidad este trastorno y se realicen campañas de concientización en los organismos públicos de la provincia y en los establecimientos educativos públicos que dependan del Consejo y del Ministerio de Educación de la provincia.
El Síndrome de Asperger fue referenciado por primera vez en 1944 por el pediatra austríaco Hans Asperger, a quien se atribuye el nombre, explicó la diputada Mariela Aguirre en los fundamentos del proyecto de su autoría.
El síndrome “se encuentra reconocido por la Organización Mundial de la Salud como un trastorno generalizado del desarrollo de carácter crónico y severo, que se caracteriza por desviaciones o anormalidades en las capacidades de relación y comportamiento social”, añadió.

¿De qué se trata?
El Síndrome de Asperger es una condición del neurodesarrollo, una variación del desarrollo que acompaña a las personas durante toda la vida. Influye en la forma en que éstas dan sentido al mundo, procesan la información y se relacionan con los otros.
Aunque se desconoce su causa, hay fuerte consenso en la comunidad científica en señalar que es de orden neuro-biológico. De la misma manera, hay una aceptación universal acerca de que el
mismo no se produce por problemas afectivos ni por el tipo de educación recibida. Tiene una mayor incidencia en varones que en mujeres y en éstas, se manifiesta de una manera más sutil y encubierta.
Con anterioridad fue incluido entre los Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD) y en el presente se encuentra incorporado dentro de los Trastornos del Espectro Autista (TEA). Asimismo, el término trastorno está siendo reemplazado por el de Condición (CEA), conforme se entiende que el mismo es sólo una variación más de la diversidad humana.

Características
La Asociación Asperger Argentina en su página de Internet consigna que en una sociedad con una marcada inclinación a homogeneizar y a medir a los semejantes con los parámetros dominantes, no es de extrañar que las personas con Síndrome de Asperger sean consideras raras o con conductas desadaptadas, ya que presentan una manera distinta de pensar y relacionarse, y en muchos casos, esto puede llegar a provocar inquietud. Sin embargo, sus acciones nunca persiguen una finalidad perturbadora, muy por el contrario, como todos, necesitan ser respetados en su singularidad, aceptados y amados.
Entre sus características, teniendo mucho cuidado en no desatender que cada persona es única y particular, existen rasgos que pueden considerarse altamente positivos y otros en los que suelen presentar dificultades. En el primer grupo encontramos las capacidades relacionadas con la inteligencia dura, racional, unívoca, híper-lógica; en el segundo, aquellas vinculadas a la inteligencia blanda, emocional, con pluralidad de significados, que cobran mucha importancia a la hora de relacionarse e insertarse en todo tipo de entornos sociales.
Algunos aspectos distintivos del primer grupo, son la memoria (en muchos casos verdaderamente prodigiosa), el apego al detalle (capturando datos inasibles para otros observadores), la facilidad para la matemática, la tecnología, el pensamiento lógico, la estructuración, la focalización en un interés dominante, la concentración y perseverancia en ese interés.
En el segundo grupo, los puntos débiles vinculados a lo social, son los inconvenientes para percibir los aspectos no verbales del lenguaje, especialmente el lenguaje corporal y gestual, los códigos implícitos en la comunicación, la relación con el contexto, los cambios simultáneos y vertiginosos de las situaciones sociales, la tolerancia a la frustración, el aplazamiento y la espera. Suelen ser literales y presentan limitaciones para interpretar chistes y metáforas. Esta dificultad social viene acompañada de mucha ansiedad y a veces también de depresión. Las personas con Síndrome de Asperger tienen mucho interés en hacer verdaderos amigos, pero sus insistentes intentos fallidos provocan dolor y enojo, manifestando con frecuencia desbordes y reacciones explosivas que el entorno suele no interpretar.
Todos los aprendizajes sociales que las personas con un desarrollo típico realizan a lo largo del crecimiento de manera natural e implícita, los individuos con Síndrome de Asperger deben obtenerlos costosamente y de manera explícita. A la sociedad, en general, le cuesta mucho traducir en palabras este tipo de aprendizaje: estamos acostumbrados a enseñar historia, matemática, geografía, pero no hay una pedagogía específica que enseñe las conductas esperadas en distintas situaciones sociales.
Otro aspecto es la falta de flexibilidad mental y comportamental, consistente en temáticas absorbentes, obsesiones y repetición de rituales.
Son notorias también las dificultades sensoriales y la sobrecarga de estímulos que impactan en el comportamiento. Asimismo, suelen estar presentes algunas dificultades motrices en la infancia, ya que esta maduración generalmente demora un poco más (se evidencia por ejemplo en atar cordones, abrochar botones, escribir sobre el renglón, entre otros).
En el ambiente académico es usual referirse a la empatía cero positiva, lo que se traduce en una baja empatía (la capacidad de ponerse en el lugar del otro) pero sin maldad. Pensar que las personas con Síndrome de Asperger manejan voluntariamente su falta de empatía es una falacia, no tienen ninguna intención de dañar. Todo lo contrario, son altruistas y poseen altos valores humanos: detestan la injusticia, y promueven el compromiso social. La dificultad aparece en situaciones concretas en las que es necesario leer y jerarquizar muchas variables al mismo tiempo. De la misma manera es importante destacar que son leales, honestos, y aborrecen la mentira y la hipocresía, indica la Asociación Asperger Argentina en su página de Internet.

Ilustraciones: imágenes tomadas de Internet.