La actividad turística sigue al tope de las prioridades de consumo poscovid: se ubica por arriba de las actividades culturales y del consumo gastronómico en restaurantes. Los viajes en familia (36%) y en pareja (37%) corresponden a las opciones más elegidas por los encuestados para sus viajes seguros. . La utilización del vehículo aparece como la alternativa más viable, por encima de la intención de viajar en avión.

Por Jorge Posdeley (*)

Jueves 10 de septiembre de 2020. El miedo a Viajar por temor al contagio se consolida como la principal amenaza contra la refundación del turismo. La mayoría de los argentinos no estaría dispuesto a optar por destinos turísticos o atracciones sin garantías sanitarias o poco saludables, por más importante que resulten los descuentos que le ofrecen. Patagonia es la región mas elegida para la realización del primer viaje pos pandemia (Sigerman & Macon).
Hace medio año que los argentinos trascurrimos la cuarentena por el Covid19. Vivimos confinados en diferentes estadíos de las fases de la administración de aislamiento desde el 20 de marzo, cuando el presidente Alberto Fernández decretó el aislamiento social preventivo y obligatorio. Días atrás y ante el creciente número de contagios diarios, se anunció la décima primera extensión de la cuarentena, esta vez hasta el 20 de septiembre para el Área Metropolitana de Buenos Aires mientras que en algunas provincias, de acuerdo a su situación sanitaria, la cuarentena volvió nuevamente a fase 1.
Otra vez la actividad turística se vio afectada y postergada en su fecha de reapertura a la actividad y es hoy, ya, una de las actividades económicas más perjudicada de esta interminable situación. Según la Asociación de hoteles de Turismo de la República Argentina (AHT) la actividad detenida en este contexto afecta de manera directa a más de un millón de trabajadores del sector, en tanto que cerraron 4.000 organizaciones cuantificados solo entre febrero y mayo.
De haber mejorado las condiciones sanitarias, para septiembre estaba prevista la reapertura comercial de los vuelos de cabotajes, situación que beneficiaría sustancialmente la conexión a los destinos turísticos del país con los principales centros emisores y distribuidores de la corriente doméstica e interna. Sin embargo, y en virtud a la situación epidemiológica y del crecimiento de casos –principalmente- en Buenos Aires, el Ministerio de Trasporte argentino frenó el regreso de la aeronavegación comercial y con ello postergó la tan ansiada facilitación a la conectividad.
El expresidente del club San Lorenzo de Almagro devenido en ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, consideró que poner fecha al regreso de los vuelos es una tarea difícil y reflexionó, con percepciones futurológicas y buenas intensiones, que se podría volver a volar en octubre. La situación de postergación se hizo costumbre, lo que suma más incertidumbre que realidad. Pero esta vez el funcionario prolongó también la esperanza al sostener que es difícil ponerle plazos al reinicio de los vuelos de cabotaje y aventuró que para el verano habrá vuelos que volverán a desarrollar los viajes y el turismo.
Este prolongado confinamiento aumentó los deseos de viajar: según la encuesta de la consultora Sigerman & Macon, en su tercera edición, asegura que “la situación de aislamiento preventivo hizo aumentar los deseos de viajar”. Un 54% de los encuestados manifestaron que en esta etapa de la cuarentena aumentaron sus deseos de viajar, en tanto que un 30% de los encuestados respondieron que sus deseos de viajar se mantienen igual que siempre. Esta tendencia en crecimiento de los deseos de viajar es mayor aún en los segmentos de los jóvenes, donde tres de cada cuatro encuestados manifestaron que sus deseos de viajar se incrementó. Un dato a tener en cuenta -además de los jóvenes- es que en la franja de los mayores de 60 años también mostraron mayores expectativas e interés por viajar, mucho más que al principio de la pandemia.
Un dato muy importante que se observa en este trabajo responde a la importancia asignada por los encuestados al “miedo de contagiarse”. Este indicador sigue atentando contra la recuperación rápida del turismo; para que el valor de este indicador disminuya es fundamental la salud de los destinos turísticos y la adhesión a los protocolos de seguridad de todos los prestadores de servicios de la cadena de la actividad. La responsabilidad sanitaria y de salud de los destinos es fundamental para la nueva normalidad en turismo, quizás este sea el más importante, inclusive por encima de la variable precio y calidad de los servicios.
El miedo al contagio se consolida como la principal amenaza que afecta las decisiones de viajar, un 34% del total de los encuestados por S&M manifestaron su miedo a viajar por el temor a contagiarse.
La seguridad sanitaria es por estos momentos el indicado para promover el turismo. Las medidas destinadas a garantizar la seguridad en el destino se consolidan, según Sigerman, como el principal incentivo para promover las decisiones de los viajes. Del total de encuestados, un 51.3% respondió que el principal incentivo para viajar responde a las garantías de seguridad sanitaria de los destino. Volvemos a repetir lo que venimos pregonando desde el comienzo de este confinamiento: nadie va a viajar para contraer el Covid19.
Unos de los tantos datos importantes que desvela este trabajo de Sigerman y Makon responde a que la actividad turística sigue al tope de las prioridades de consumo poscovid: se ubica inclusive por arriba de las actividades culturales y del consumo gastronómico en restaurantes. Los viajes en familia (36%) y en pareja (37%) corresponden a las opciones más elegidas por los encuestados para sus viajes como alternativa más segura, pospandemia. La utilización del vehículo figura como la alternativa más viable en cuanto a seguridad para viajar (49%), por encima de la intención de viajar en avión (35%).
Un dato a tener muy en cuenta en la recuperación de la actividad y principalmente para la refundación de los destinos turísticos es conocer las expectativas de los viajes fronteras adentro de los consumidores. Según esta consultora, tres de cada cuatro encuestados planean viajar dentro del país apenas se liberen las fronteras internas; un 30% de los encuestados elegirían visitar destinos o atracciones a más de 1.000 kilómetros de su residencia. Patagonia es la región más elegida para realizar el primer viaje pospandemia y Bariloche el destino más elegido. La costa atlántica se ubica en segundo lugar y Misiones, en la región del Litoral, se ubica en tercer lugar con las Cataratas del Iguazú como tractor.

Fotografía: imagen ilustrativa tomada de Internet (Caroline Purser/Getty Images).

(*) Magister en Turismo.