El cambio climático amenaza el crecimiento económico y la reducción de la desigualdad en América Latina y el Caribe. Los últimos seis años fueron los más cálidos.

Miércoles 2 de diciembre de 2020 (OMM). El cambio climático continuó su implacable marcha en 2020, que está en camino de ser uno de los tres años más cálidos de los que se tiene constancia. El período 2011-2020 será la década más cálida registrada mientras que desde el 2015 en adelante, son los seis años más cálidos, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).
El calor oceánico se encuentra en niveles récord y más del 80% del océano mundial experimentó una ola de calor marino en algún momento de 2020, con repercusiones generalizadas para los ecosistemas marinos que ya sufren de aguas más ácidas debido a la absorción de dióxido de carbono (CO2), según el informe provisional de la OMM sobre el Estado del Clima Mundial en 2020.
El informe, que se basa en las contribuciones de docenas de organizaciones y expertos internacionales, muestra cómo los fenómenos de gran impacto, como el calor extremo, los incendios forestales y las inundaciones, así como la temporada de huracanes del Atlántico, que batió récords, afectaron a millones de personas, agravando las amenazas para la salud y la seguridad humanas y la estabilidad económica que plantea la pandemia Covid19.
A pesar del bloqueo del Covid19, las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero siguieron aumentando, comprometiendo al planeta a un mayor calentamiento durante muchas generaciones venideras debido a la larga vida del CO2 en la atmósfera, según el informe.

Clima y economía
Por otra parte, los especialistas advierten que el cambio climático seguirá siendo una de las mayores amenazas para la prosperidad a largo plazo. En los próximos 50 a 100 años se prevé que el clima en el mundo cambiará radicalmente. Se estima que las temperaturas en América Latina y el Caribe aumentarán entre 1° y 4°C hacia el final del siglo, y que los huracanes serán más frecuentes e intensos a medida que las aguas se calienten y aumente el nivel de los mares.
Los cambios en el clima que por su naturaleza avanzan más lentamente, como el aumento de las temperaturas, y los shocks climáticos, como los desastres naturales, tienen efectos económicos que probablemente reducirán el crecimiento económico y empeorarán la desigualdad.
En los países, la temperatura tiene un impacto directo en el crecimiento económico. Sin embargo, si las temperaturas más altas ayudarán o perjudicarán el crecimiento económico de un país depende de la temperatura inicial en cada caso. Se prevé que el aumento de las temperaturas impulsará el crecimiento económico en países con climas fríos y frenará el crecimiento económico en los países más cálidos.
Dado que numerosos países más pobres son más cálidos, se prevé que el aumento de la temperatura aumentará la desigualdad entre los países.
Con la excepción de Chile, se prevé que los países en América Latina y el Caribe experimentarán un menor crecimiento económico debido al aumento de las temperaturas.