Por la mutación, que es un 70% más contagiosa, el Gobierno ordenó el reconfinamiento de Londres y del sureste de Inglaterra y canceló todos los festejos de Navidad. Italia, Francia y Alemania evalúan cancelar los vuelos a Londres.

Domingo 20 de diciembre de 2020. El Primer Ministro británico, Boris Johnson, anunció nuevas medidas restrictivas en la capital inglesa y otras regiones. Los planes navideños se transformaron en un caos anoche después del anuncio que abandonó drásticamente los intentos oficiales de evitar mayores restricciones por el crecimiento de los contagios, en cambio, colocó a millones de personas bajo nuevas medidas de bloqueo para tratar de frenar una nueva cepa altamente infecciosa del virus.
El anuncio provocó una reacción inmediata de en el Partido Conservador, el primer ministro colocó a un tercio de la población de Inglaterra bajo nuevas restricciones, llegando al nivel 4, para contrarrestar una cepa de coronavirus que se cree que es hasta un 70% más transmisible que las variantes anteriores.
Las personas en una franja del sureste y este de Inglaterra y Londres no podrán mezclarse con otros hogares durante la Navidad. Se consagrará en la ley un mensaje para quedarse en casa y cerrarán las tiendas no esenciales, así como los lugares de ocio y entretenimiento cubiertos. Las medidas se revisarán en dos semanas y se está planificando una vigilancia policial significativa para la víspera de Año Nuevo.
Johnson ha sido ampliamente criticado porque tan solo dos días antes -cuando ya se sabía de la rapidez de infección de la nueva del coronavirus variante detectada- le tomó el pelo a las personas que planteaban la cancelación de las celebraciones y siguió adelante con su plan de 5 días de festejo y reuniones de 3 hogares.
Por otra parte, la derecha del partido del Primer Ministro, los conservadores, se opone a medidas de cierre más estrictas. Varios diputados conservadores anoche, como Mark Harper, presidente del Covid Recovery Group, pidió una votación en el parlamento. “Los bloqueos y las restricciones escalonadas cada vez más severas han fallado en su objetivo de ralentizar la transmisión de Covid. Y ahora el gobierno espera que la gente sacrifique la oportunidad de compartir la Navidad con familiares, amigos y seres queridos, solo unos días después de prometer lo contrario”.
En el resto del país, los planes para las “burbujas navideñas” de cinco días de hasta tres hogares se han reducido drásticamente. Las reglas ahora solo cubrirán el día de Navidad en Inglaterra, con Johnson instando a que todas las reuniones sean breves y pequeñas.
Italia, Países Bajos y Bélgica cancelan las conexiones áreas con el país británico por la aparición de una cepa del virus. Francia y Alemania también están valorando tomar la misma medida. Dentro del territorio británico, Escocia decidió cancelar los vuelos que lleguen desde Inglaterra.
Los científicos advirtieron que las nuevas y duras medidas podrían eventualmente tener que ser introducidas en todo el país. “Debemos recordar que esta cepa aumentó rápidamente durante el último bloqueo”, dijo el profesor John Edmunds, miembro del Grupo Asesor Científico del gobierno. “Para evitar que se propague, tendremos que imponer restricciones aún más estrictas. Es probable que el virus se haya extendido mucho más que en el sureste, por lo que será necesario tomar medidas en grandes extensiones del Reino Unido para tener el efecto deseado ”.
El primer ministro dijo que sin acción “las infecciones se dispararían, los hospitales se abrumarían y muchos miles más perderían la vida”. Y agregó: “Sí, la Navidad de este año será diferente, muy diferente. Estamos sacrificando la oportunidad de ver a nuestros seres queridos para tener una mejor oportunidad de proteger sus vidas y poder verlos en las próximas Navidades”.
El sistema de salud británico se vio colapsado con la llegada del coronavirus este año. Con el crecimiento de los contagios la posibilidad de que el sistema de salud colapse nuevamente preocupa a las autoridades. La realidad es que el ajuste sufrido en la salud pública durante décadas, quedo expuesta con la llegada del nuevo virus.
Las medidas anunciadas en la noche del sábado, se dan luego de las protestas de los médicos por los planes previos al endurecimiento, de burbujas navideñas más relajadas.
En los días previos, miles de médicos de la primera línea alertaron sobre la peligrosidad del permiso que el gobierno había dado con cinco días para poder ver a familiares durante las fiestas. Cuando se les preguntó acerca de sus preocupaciones sobre el impacto de la relajación propuesta, el 65% de los médicos dijeron que estaban “extremadamente preocupados”, según una encuesta de médicos realizada por la Asociación Médica Británica. Miles de personas respondieron a la encuesta, dos quintos dijeron que no estaban seguros de la capacidad del sistema de salud para hacer frente a los pacientes con Covid este invierno. Los jefes del NHS (Servicio Nacional de Salud) advirtieron este fin de semana sobre el impacto en el servicio de salud durante el período navideño. “Hemos hablado de una tormenta perfecta”, dijo Chris Hopson, director de NHS Providers.