Con el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio decretado en marzo, quedó en evidencia el peligro al que quedaron expuestas las mujeres en situación de violencia en cuarentena, conviviendo con el violento. Allí fue fundamental la labor de la cartera a cargo de Elizabeth Gómez Alcorta.

Domingo 27 de diciembre de 2020 (Silvina Molina para Télam). La Argentina cuenta por primera vez con un Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad, que realizó su tarea pionera en medio de la pandemia por coronavirus, con políticas reconocidas por Naciones Unidas y que pusieron en el centro de las decisiones la violencia de género y las tareas de cuidados a cargo de las mujeres, más expuestas que nunca en medio de la crisis sanitaria.
Si bien la ministra Elizabeth Gómez Alcorta y su gabinete presentaron este año el Plan Nacional de Acción contra las Violencias por Motivos de Género con una construcción federal, interseccional e intercultural que transversaliza a todas las áreas del Gobierno, la pandemia obligó al organismo a ajustar sus decisiones.
Apenas iniciado el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), en marzo de este año, quedó en evidencia el peligro al que quedaron expuestas las mujeres en situación de violencia en cuarentena, conviviendo con el violento.
Y, ante un Poder Judicial también en cuarentena, la falta de protección para ellas y sus hijas e hijos.
El Ministerio entonces anunció el fortalecimiento de la Línea 144 nacional y agregó el WhatsApp 1127716463 para recibir consultas ante situaciones de violencia por motivos de género.
Las víctimas fueron exceptuadas de las medidas de aislamiento en casos de fuerza mayor y se habilitaron lugares de alojamiento nuevos para ellas.
También se elaboró un protocolo para garantizar el acceso a la Justicia con perspectiva de género y diversidad durante el ASPO y se articuló con el Poder Judicial para prorrogar automáticamente las medidas de protección que estaban vigentes antes de la crisis sanitaria.
A la par, comenzó la incorporación de estas mujeres y población LGBTIQ+ en situación de violencia extrema, al programa Potenciar Trabajo y se lanzó un plan inédito: el Acompañar, que destina una ayuda económica por 6 meses a las víctimas y, que no requiere de denuncia judicial.
La cuarentena y las clases virtuales dejaron en evidencia algo que las estadísticas oficiales ya decían: que las mujeres realizan más del 75% de las tareas domésticas no remuneradas, que incluyen además el cuidado de niñas, niños, personas con discapacidad y mayores.
El cuidado “es un derecho y una necesidad, y un paso fundamental hacia la igualdad de géneros”, repitieron las funcionarias del área.
Por eso, el ministerio lanzó la campaña Cuidar en Igualdad y una Mesa Interministerial para abordar el tema en medio de la pandemia.
Además, está en marcha un Mapa Federal de los Cuidados, con el apoyo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).
“Los cuidados fueron la única parte de la economía que no se paró en pandemia, puede ser el sector que traccione la actividad económica en la nueva normalidad”, comentó en una entrevista con Télam Lucía Cirmi, directora del área en el organismo.
Según el Rastreador global de respuesta de género Covid-19 de Naciones Unidas, Argentina se mantiene en el primer lugar -junto a Colombia- de países que implementa políticas públicas con perspectiva de género para enfrentar la crisis que provoca la pandemia por coronavirus,
Así, un Ministerio propio que era un reclamo de los movimientos de mujeres y feministas desde el regreso de la democracia, llega a su primer año de vida en un contexto único.