La Secretaría de Cultura de la provincia puso a disposición de los músicos callejeros un refugio montado y acondicionado en la plaza 9 de Julio de Posadas. La acción viene a contribuir con aquellos artistas que perdieron su herramienta de trabajo, que eran los conciertos en transporte y espacios públicos, producto de la situación sanitaria.

El Colectivo de Músicos Callejeros de Posadas tendrá disponible el espacio techado con los equipo de sonido necesario para que sus asociados puedan ejercer su oficio en mejores condiciones. También podrán recibir los aportes del público a través de la Billetera Virtual Yacaré.
Joselo Schuap, ministro de cultura, recordó los inicios de su trayectoria musical precisamente pasando “la gorra” acompañado solo de la guitarra y su voz. “Yo fui músico callejero y en esta misma plaza pasé la gorra. Hoy es un gran orgullo que desde Cultura de la Provincia podamos facilitar un poco la tarea de los artistas callejeros, cuando en décadas anteriores debíamos correr de la policía”.
Con un simbólico recital en la plaza quedó inaugurado el programa de ayuda a los músicos callejeros. La propuesta es dar una contención a los músicos y otros artistas callejeros, y a la vez motivarlos a que se organicen y consigan más derechos esos trovadores urbanos que con sus acordes amenizan el ir y venir de los transeúntes, comenzaron a transitar un nuevo tiempo merced a su reconocimiento como trabajadores de la cultura.
Esta acción surgida desde la Secretaría de Cultura de la provincia, no es un hecho menor: “Pasamos necesidad, por eso vemos útil esto de juntarnos y valoramos tener una ayuda. Además, nosotros también somos difusores de los cuidados básicos que hay que mantener para evitar contagios”, expresaron mientras reconocían la ayuda provista por el Estado.

Dinámica que se inicia
Hace algo más de un mes que los músicos callejeros de Posadas se reunieron y crearon una asociación que los nuclea -MCM Músicos Callejeros de Misiones-. Con ella está trabajando la Secretaría de Cultura, tal como anunciara a principios de su gestión el ministro Schuap: “Las ayudas vendrán para los colectivos, más que para los individuos”.
Los artistas callejeros se turnarán para usar el espacio, por la mañana frente al banco Macro y por la tarde en la esquina de Colón y Bolívar. Pero, además, se le dio a cada músico registrado un cartel con su nombre y un Código QR de la Billetera Digital Yacaré, para poder cobrar dinero de manera virtual, además de la tradicional gorra. Ese cartel pertenece al músico y puede acompañarlo adonde decida presentarse.
Por el momento la asociación tiene ocho integrantes, representados por David Cordera. “Toda gente conocida, ya que somos bastante personaje cada uno”, decía Rodrigo Brítez, más conocido como “Moris”. “Hay un montón de semáforos que tienen gente trabajando. Queremos ver quiénes más se incluyen y de qué manera pueden crecer en organización y conquista de derechos, ya que son trabajadores como cualquier otro”, dijo Schuap.

Historias callejeras
Los artistas que hoy se dieron cita en la plaza, fueron, además de Moris y Cordera, Miguel Ángel “Micho” Acuña, Mauricio “Chori” Ovando, Pablo Aguirre, Alejo Avalos, Claudio Gutiérrez y Alam Bogado. Y entre ellos, distintas historias de vida. Están quienes se dedican a la música callejera como decisión ideológica, “ya que en la calle está la gente” y quienes encontraron este recurso para llevar el pan a la mesa familiar luego de perder un trabajo estable. Todos coinciden en que “lo que se junta da para vivir. No te comprarás un auto, pero sí la comida”.
“Hay días en que se tiene más suerte que otros. Para mí es suerte; no otra cosa”, dice Cordera, que además de hacer rock en la calle, toca en la banda “Saturnal”, con temas propios. “La calle además te abre muchas puertas. Te ve la gente y a veces te contratan para un cumpleaños, para una serenata”, cuentan otros.