Con suma celeridad y a partir de más de una docena de denuncias contra el exministro de Salud de parte de dirigentes y legisladores de la oposición, “la justicia” argentina avanza contra Ginés González García y su jefe de gabinete, Lisandro Bonelli, por las vacunaciones preferenciales. En menos de 24 horas hubo denuncias, allanamientos e imputación mientras las causas contra el expresidente Macri siguen dormidas. Los fiscales y jueces del lawfare, en la causa.

Por Raúl Puentes
Martes 23 de febrero de 2021.
La justicia imputó al exministro Ginés González García por el caso de las vacunas y allanaron el Ministerio de Salud, buscando registros de vacunación a persona que no integraban los grupos establecidos por el Gobierno, un hecho que se conoció a través de uno de los beneficiados, el periodista Horacio Verbitsky.
La confesión de Verbitsky le costó el cargo al Ministro de Salud.
Este lunes, el propio Gobierno difundió la lista de los empresarios, periodistas y funcionarios beneficiados con las vacunas mientras la nueva ministra del área, Carla Vizzotti, insistió en que se trata de una operación mediática y la oposición reclama una comisión investigadora.
El fiscal federal Eduardo Taiano imputó a Ginés González García y a su sobrino Lisandro Bonelli -su Jefe de Gabinete en el ministerio- en el caso que se abrió por las múltiples denuncias presentadas en Comodoro Py luego de que se conociera que hubo privilegiados que recibieron la vacuna contra el coronavirus. Tras la imputación, la jueza María Eugenia Capuchetti ordenó un allanamiento en la sede del ministerio de Salud de la Nación, con la intención de buscar material probatorio y de importancia para la causa.
Esta celeridad de la Justicia sostiene la teoría de una operación mediática orquestada desde el espacio opositor Juntos por el Cambio sobre un hecho que sí ocurrió. El viernes, representantes de la oposición presentaron unas quince denuncias en Comodoro Py contra Ginés González García y otros, y la causa recayó en la jueza María Eugenia Capuchetti, una funcionaria judicial puesta en el cargo justamente por Mauricio Macri y el fiscal Eduardo Taiano -denunciado por Lawfare-. Con suma celeridad, un hecho sin precedentes en la Justicia, Taiano imputó este lunes 22 al exministro González García y a su jefe de gabinete, Lisandro Bonelli.
Taiano actuó a partir de la denuncia presentada por el fiscal Guillermo Marijuan -el viernes a la noche-, y ordenó este lunes los allanamientos al hospital Posadas y al Ministerio de Salud porque, consideró, que hubo “una clara manipulación por parte de los funcionarios responsables de la aplicación de la vacuna, quienes contrariando los alcances de las disposiciones dictadas por el Poder Ejecutivo aplicaron las mismas sobre personas que no se encontraban en las listas de prioritarios, sin ningún tipo de justificación”.
Los alfiles de la guerra jurídica desde la justicia contra el espacio que integra Cristina Fernández de Kirchner, el presidente Alberto Fernández y el ahora exministro González García actuaron con celeridad, una reacción que sostiene la intencionalidad de mantener la guerra judicial (lawfare) contra el espacio progresista argentino, denunciado cientos de veces por la dirigente Cristina Kirchner y que se sustenta en la búsqueda de justicia sobre un hecho que no se pretende minimizar desde esta columna, pero que contrasta con los tiempos de las investigaciones contra las causas que involucran al gobierno de Mauricio Macri, tanto sobre su persona como sobre sus funcionarios. En más de un año, las causas no tuvieron movimiento mientras que en esta instancia, Marijuan presentó una de las 15 denuncias contra Ginés con suma celeridad: el viernes por la noche y a través de plataformas digitales.
Todo comenzó el mismo viernes cuando el periodista Horacio Verbitsky admitió que recibió la vacuna contra el Covid19 en su calidad de allegado a Ginés González García. El hecho disparó el pedido de renuncia contra el funcionario de parte del propio Alberto Fernández, su reemplazo por Carla Vizzotti y la publicación, este lunes por orden del Presidente, del listado de los privilegiados que recibieron la vacuna, donde aparecen periodistas, empresarios y políticos, entre ellos, Eduardo Duhalde y su esposa Hilda “Chiche”, la misma que en una nota en La Nación de diciembre “confiesa” que siente “vergüenza propia y ajena”, sobre el manejo del Gobierno de las vacunas y sobre el propio Ginés González García que muestra “un ida y vuelta incomprensible”, remató.
Hoy, Ginés y su jefe de Gabinete están acusados de “abuso de autoridad”. Las denuncias son del fiscal federal Guillermo Marijuán, los legisladores de Juntos por el Cambio Mariana Zuvic, Maximiliano Ferraro, Juan Manuel López, Paula Oliveto Lago, Rubén Manzi, Lucila Lehmann, Alicia Terada, Marcela Campagnoli, Mariana Stilman y Carolina Castets y otros particulares.
Mientras, Macri sigue protegido y la guerra judicial goza de buena salud.