Con las fronteras calientes por el Covid, y el creciente número de contagios y muertes, alarma el relajamiento de la sociedad misionera.

Por Raúl Puentes

Viernes 12 de marzo de 2021. El mundo lleva en un año y tres meses de pandemia por Coronavirus, al menos, cerca de 119 millones de personas contagiadas y unas 2,7 millones de personas muertas por el virus, desde que la oficina de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en China informó sobre la enfermedad, en diciembre de 2019.
Pero son más. Esas cifras, que informaron las autoridades sanitarias y políticas del mundo, no reflejan la totalidad de casos sino que ofrecen apenas un piso, porque todos guardan datos.
A diario, mueren por varios miles en los países que no adoptaron o relajaron las medidas sanitarias. En el resto, mueren de a cientos. Ayer jueves, los registros de ese piso indican unas diez mil muertes y medio millón de contagios: Brasil (con 2.233 muertes en un día), Estados Unidos (con 1.557) y México (654) lideraron la jornada trágica planetaria.
Si bien la mayoría de los enfermos se recupera, según demuestran las estadísticas, los síntomas pueden permanecer por semanas o varios meses. Y el organismo, coinciden los estudios de diferentes regiones del planeta, queda debilitado y expuesto a muertes por cualquier otra causa.
¿Importan los números? Parece que si, porque donde menos cuidados hay, los casos de contagios y muertes crecen. A modo de ejemplo, el extremo relajamiento en Misiones disparó los contagios y las muertes desde las reuniones de fin de año. Después, a pesar de las reglamentaciones vigentes, parece que solo el cierre de frontera da cuenta que el planeta transita una pandemia galopante porque a ojos vista, el reto, vive como a mediados de 2019, aunque con barbijo a la vista.
Brasil está colapsado. Paraguay está colapsado. Las fronteras de Misiones con ambos países son permeables y el tránsito vecinal no se detuvo.
Paraguay alcanza por estas horas sus cifras más altas de contagios y muertes con un sistema sanitario ya de por si débil que entró en alerta roja. Los profesionales de la salud claman por una urgente vuelta atrás en las fases de cuidado mientras los empresarios, encerrados en sus casas de lujo o quintas cinco estrellas, presionan para que la reapertura comercial alcance incluso, al comercio de frontera, exponiendo a sus trabajadores a los riesgos que trae consigo la expansión descontrolada del virus.
Lideran el ranking de afección el departamento Central (en torno a la capital), seguido por la propia Asunción y Alto Paraná (limítrofe con Brasil y con tránsito internacional cotidiano). Le sigue Itapúa -la vecina de la provincia argentina de Misiones., que registra una creciente intensidad de casos en las últimas dos semanas.
Un año de preparación no le sirvió al Gobierno paraguayo que hoy, viernes 12 de marzo, anunció que “evaluará otras medidas de control” mientras descartó volver a la fase del parate total, que llaman Fase Cero (F0). A 15 meses de la devastadora pandemia, recién evaluarán otras medidas de mitigación.
De Brasil no hay mucho más que decir de lo que ya quedó demostrado desde que comenzó este problema, sobre todo por el irresponsable manejo de la situación del presidente Jair Bolsonaro, que minimizó la crisis sanitaria desde el comienzo y que a más de un año de pandemia, no revierte con medidas propicias el control de contagios.
La cantidad de muertos en Estados Unidos (531 mil muertos y 30 millones de contagiados), sigue Brasil (con 273 mil muertos y 11,3 millones de contagiados); México (195 mil muertos y 2,2 millones de contagiados); India (159 mil muertos y 11,3 millones de contagios) y Reino Unido (con 125 mil muertos y 4,2 millones de casos).
Entre los países más golpeados, República Checa registra la mayor tasa de mortalidad, con 214 decesos por cada cien mil habitantes, seguido de Bélgica (193), Eslovenia (191), Reino Unido (184) y Montenegro (177).
Hoy viernes -a las 11H00 GMT- y desde el comienzo de la pandemia, Europa sumaba 889.491 fallecidos (39.427.638 contagios), América Latina y el Caribe 710.971 (22.491.564), Estados Unidos y Canadá 553.156 (30.184.807), Asia 261.722 (16.525.363), Medio Oriente 107.463 (5.858.394), África 107.007 (4.006.896), y Oceanía 958 (33.066).
Cifras que reflejan el piso -ya dicho- “porque la cantidad de casos diagnosticados sólo refleja una parte de la totalidad de contagios, los casos menos graves o asintomáticos siguen sin ser detectados. Este balance fue realizado utilizando datos de las autoridades nacionales recopilados por las oficinas de la agencia internacional de noticias de AFP y con informaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS)” que advirtió que “debido a correcciones de las autoridades o la publicación tardía de los datos, el aumento de las cifras publicadas en 24 horas puede no encajar exactamente con los números del día anterior”.
Según los datos oficiales de Argentina -con demasiados casos no registrados-, el piso indica, a este viernes, 54 mil muertos y 2,19 millones de afectados.
El Monitor Público de Vacunación, Argentina dijo que hasta ayer jueves aplicó más de dos millones de vacunas (2.034.545 millones de dosis de vacunas contra el Covid19) desde el inicio de la implementación del Plan Estratégico de Vacunación que lleva adelante el Ministerio de Salud de la Nación en conjunto con las jurisdicciones.
Mientras, los números de muertes por Covid19 diarias informadas crecen, como la vida social, las fiestas familiares y las aglomeraciones en bares, restaurantes y afines, entre otros espacios. El día a día en las calles y las redes sociales dan cuenta de ello.

Quedate en casa.