“Evitar o al menos demorar la circulación comunitaria de la variante P1 en el país, mientras avanza la vacunación, podría significar salvar miles de vidas”, advierten Gamarnik, Kornblihtt, Paenza, Aliaga, junto a referentes que reclaman el cierre transitorio de la frontera con Brasil.

Lunes 15 de marzo de 2021( Luciana Rosende para Tiempo Argentino). Alrededor de 50 científicos y científicas pusieron en circulación una carta para pedir a las autoridades el cierre transitorio de fronteras y evitar, o al menos demorar, el avance de la cepa de covid que surgió en Manaos e hizo estragos en todo Brasil. En pocas horas, más de 500 referentes de distintas áreas ya sumaron su firma a una lista que crece. Consideran que la reducción de vuelos no es suficiente, piden medidas también en las fronteras terrestres y cuarentenas estrictas para quienes retornen de sitios con brotes. Si esa cepa comienza a expandirse, alertan, “es como empezar una pandemia de cero”.
“La preocupación enorme que hay es por la variante de Manaos. Ya tenemos en el país la de Río de Janeiro y la del Reino Unido, pero no tienen capacidad de producir reinfección. La de Manaos, además de más contagiosa, tiene alta capacidad de infectar personas que ya hayan tenido coronavirus. Es como empezar una pandemia de cero”, advierte Rodrigo Quiroga, bioinformático, docente e investigador del Conicet, en diálogo con Tiempo. “En Manaos, durante todo 2020, se estimaba que se había infectado más del 70% de la población y ya tenían inmunidad de rebaño –explica- Pero aparece esta variante y entre enero y febrero murieron más personas que en todo 2020. Es devastadora y se ha esparcido por todo Brasil. Hoy hace que estén ocupadas más del 85% de las camas de terapia intensiva en más de 19 capitales de estado”.
Días atrás, al anunciar la extensión de la etapa de distanciamiento social, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, planteó que “hay que alertar y desalentar a la población para que viaje a lugares donde haya circulación persistente de esa cepa por el riesgo individual y sanitario y trabajar muy fuerte sobre todo en control de la vuelta”.
Para las y los científicos que difundieron la carta, eso no alcanza. “Las y los abajo firmantes solicitamos a las máximas autoridades nacionales imponer el cierre de nuestras fronteras, en particular para personas provenientes de Brasil y el control estricto tanto de las fronteras con el resto de nuestros países vecinos como de los vuelos internacionales. Este control estricto debe incluir el cumplimiento de un confinamiento obligatorio por un lapso de 14 días para todos aquellos que reingresen a nuestro país, en hoteles o centros previamente asignados a esta tarea”, plantean, ya que consideran que las cuarentenas en los domicilios no permiten garantizar su cumplimiento.
Quiroga agrega que los casos también están aumentando “de manera alarmante” en Uruguay, Paraguay y Chile. “Teniendo en cuenta la enorme cantidad de vacunados que tiene Chile, esto parcialmente se debe a que la vacuna que están aplicando es poco efectiva contra esa variante”. Apunta además sobre las fronteras por tierra con Brasil: “El transporte de cargas sigue funcionando y los camiones de Brasil circulan de manera normal. Ya hay varios brotes reportados por ejemplo en el interior de Córdoba, con camioneros provenientes de Brasil. Hay intendentes preocupados de pueblos pequeños”, cuenta. Y aclara que “son necesarias varias chispas, varias introducciones de las variantes, para que prenda la fogata”. Por eso, frenar la dispersión de chispas es la clave.
“Esta situación ha conducido ya a Brasil a padecer un reciente colapso sanitario acompañado por más de 2000 fallecimientos diarios, de la mano de la gestión irresponsable y negacionista del presidente Jair Bolsonaro”, define el texto. “Evitar o al menos demorar la circulación comunitaria de la variante P1 en el país, mientras avanza la vacunación, podría significar salvar miles de vidas”, cierra la misiva firmada por Andrea Gamarnik, directora del Instituto de IBBA e investigadora Superior del Conicet.
Acompañan, Alberto Kornblihtt, profesor titular plenario FCEN-UBA e investigador superior del Conicet; la profesora titular de la UBA, Sandra Carli, también investigadora principal del Conicet; el matemático Adrián Paenza, FCEN-UBA, premio Leelavati 2014; Jorge Aliaga, profesor titular UNAHUR, Asociado FCEN-UBA e investigador independiente del Conicet; Rodrigo Quiroga, Profesor asistente UNC e investigador asistente del Conicet, entre varios referentes más de las ciencias y las organizaciones sociales.