Científicos de Brasil piden suspender las clases presenciales, en contraposición de padres paraguayos que reclaman aulas abiertas. Los estados brasileños que limitan con Misiones son parte del “mayor colapso sanitario y hospitalario de la historia” de ese país. La falta de medicamentos en Paraguay es total: la población hace venta de comidas solidarias para recaudar fondos.

Miércoles 17 de marzo de 2021. La crisis sanitaria por Covid19 sigue en aumento en la región: Brasil y Paraguay no logran controlar ni el impacto en la población ni la consecuente crisis política y económica que acarrea este problema mundial que tiene una fuerte incidencia en estados y departamentos de los países limítrofes con Misiones.
Brasil tuvo este martes el récord de 2.841 muertes diarias (foto) y acumula 282.127, el primer día luego de que el presidente Jair Bolsonaro designara a su cuarto ministro de Salud. En Paraguay, la escases de medicamento en la estructura pública es casi total, una situación que aprovechan los sectores privados para lucrar. Como pocas veces se vio, las redes sociales están llenas de pedidos de ayuda, colaboraciones, venta de bonos y hasta las conocidas “polladas” –venta de comida con pollo- para conseguir fondos para solventar las internaciones y los medicamentos de familiares y amigos.
En Brasil, científicos del laboratorio federal Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), del Ministerio de Salud, dijeron ayer que enfrentan el “mayor colapso sanitario y hospitalario de la historia del país, en un comunicado que también asegura que el epicentro mundial de la pandemia se está dando, este marzo, en Brasil, donde 24 de los 26 estados tienen más de 80 por ciento de ocupación hospitalaria y el estado de Río de Grande do Sul -fronterizo con Argentina-, ya fue superado en todas sus posibilidades, con 100 por ciento. Quince estados tienen tasas superiores al 90 por ciento de ocupación de camas de Unidades de Terapia Intensiva para pacientes con Covid19.
Respecto a Paraguay, hasta el Papa Francisco se mostró preocupado este miércoles por la situación de violencia que genera la crisis política como producto de la crisis sanitaria que vive el país.
“Espero que encuentren un camino de diálogo sincero para hallar soluciones adecuadas a las actuales dificultades y puedan construir la paz tan añorada”, dijo el sacerdote al final de la audiencia general de este miércoles”, frente a los incidentes y las protestas que llevan varios días en las calles asuncenas, donde exigen la renuncia del presidente Mario Abdo Benítez por lo que consideran una mala gestión ante la crisis sanitaria y económica que causó la pandemia de coronavirus, agravada por la inacción e improvisación del Gobierno.
Mientras en Brasil los científicos del mayor laboratorio público (Fiocruz) piden suspender las clases presenciales en todo el país, como así también prohibir actividades como shows, cultos religiosos y deportivos, e imponer toque de queda de 20 a 6 y los fines de semana, en Paraguay, el sector económico rechaza el cierre preventivo de locales dedicados a la gastronomía mientras una insólita caravana en Asunción y en Ciudad del Este rechazó el Decreto presidencial 4990 que suspende la asistencia a las aulas en 24 ciudades comprendidas dentro de la declaración de alerta roja por el aumento de casos de Covid19.
La caravana autodenominada Aulas Abiertas, padres y madres autoconvocados protestaron por el levantamiento de las clases presenciales argumentando que niños, niñas y adolescentes “tienen derecho a la educación, y la virtualidad planteada hoy en día no la garantiza”.

RP – Misiones Plural