“Después de dos años en ejecución, la norma que pretendemos prorrogar aún requiere una tarea de mucha laboriosidad y compromiso político para que el hambre deje de ser emergente de nuestra provincia”, dice el diputado Martín Sereno.

Martes 30 de marzo de 2021. El Partido Agrario y Social solicitó la prórroga, por 24 meses más, de la Emergencia Alimentaria, a través de un proyecto de Ley. La norma misionera, XIX N°73 de Emergencia Alimentaria, vence en septiembre de este año.
Desde el Pays entienden que la pandemia mundial de coronavirus y su consecuente aislamiento preventivo profundizaron los problemas que justificaron la sanción de la emergencia alimentaria que pretendió, entonces, mitigar necesidades básicas como la alimentación de los sectores de pobreza.
El legislador Martín Sereno, autor de la iniciativa, recordó que todavía existe una demanda estructural insatisfecha de alimentos conformada por familias que son “parte de nuestro pueblo empobrecido, en extrema pobreza, marginada y excluida en un contexto donde las ‘changas’ y trabajos informales se vieron paralizados por la circulación comunitaria del Covid19, situación que se traduce en más pobreza, más personas con hambre y más aún más en tiempos de aislamiento y el encierro domiciliario”, manifestó el diputado.
Respecto a la instrumentación de la Emergencia en Misiones, el diputado Sereno reclamó que, a dos años, todavía “falta articulación y coordinación de algunos municipios”, una situación que el Pays expuso apenas comenzaron a trabajar en el comité creado al efecto, después de la sanción de la Emergencia Alimentaria.
“Luego del periodo establecido de la Emergencia Alimentaria, se generaron y sumaron al Consejo Provincial de Seguridad Alimentaria y Nutricional, diversos organismos del Estado provincial y las municipalidades, junto con el impulso de organizaciones y movimientos sociales, todavía algunos intendentes e intendentas siguen sin responder a las demandas concretas de articulación y coordinación para el desarrollo de la ejecución de la Emergencia Alimentaria”, aseguró.
En ese sentido, Sereno entiende que “para resolver la problemática del hambre se necesita un trabajo de política estructural a la que apuntamos, junto con otras legislaciones impulsadas desde el Bloque de Diputados del PAyS, como Huertas Escolares y Soberanía Alimentaria, en las que ahondamos en el problema de la falta de alimentos. Después de dos años en ejecución, la norma que pretendemos prorrogar aún requiere una tarea de mucha laboriosidad y compromiso político para que el hambre deje de ser emergente de nuestra provincia”.

Mitigar el hambre

En esta pandemia, los comedores, merenderos y ollas populares fueron las herramientas para contener el hambre. “El reviro y algunas verduras que pueden socializar o comprar para compartir, se transformaron en los ingredientes de las ollas en los barrios populares con resultados de las infinitas mixturas inventadas, que toman la forma de caldos, guisos, sopas, picaditos, tallarines, y otras comidas derivadas de la urgencia, a partir de la tradición y el ingenio popular. Con algunos de estos ingredientes, quienes asisten a los comedores comunitarios, cocinan alimentos en miles de ollas populares multiplicadas por toda la provincia, en tiempo de pandemia, aislamiento y radicalización de nuestras penurias sociales”, dijo.
En el proyecto, el diputado expresa que las políticas públicas en las que se desarrollan estas ollas populares fueron concretadas por la espontaneidad y el consenso, precedida y determinada por algunos componentes como “la militancia de las organizaciones y movimientos sociales, que permitieron la sanción de la Ley de Emergencia Alimentaria y saldó muchas demandas del fenómeno social del hambre y pobreza, que atraviesan los sectores más empobrecidos de nuestra provincia”, sostuvo Sereno.