Con la pretensión de reabrir el puente Internacional de Iguazú el lunes 27, se disparó la expectativa y las especulaciones comerciales: aumentos en los precios de casi todos los productos y también de los locales, cuyos alquileres suben hasta un 30 por ciento, a valor del dólar del mercado informal. Con el Real a un costo de entre 30 y 34 pesos, suponen que los brasileños aprovecharán las asimetrías cambiarias a su favor y comprarán de todo, sin mirar precios.

Jueves 23 de septiembre de 2021. Empresarios y comerciantes de Puerto Iguazú se preparan para la reapertura del puente internacional Tancredo Neves (Puerto Iguazú – Foz de Iguazú) después de un año y medio de cierre debido a la pandemia de coronavirus que aún afecta al planeta y la región. En principio se abrirá la frontera para el turismo receptivo desde este lunes 27, siempre que Misiones pueda cumplir con las exigencias de la Nación, relacionadas con la seguridad sanitaria y protocolos de cuidados.
Las expectativas están dadas por la cotización del Real, la moneda brasileña, que en el mercado informal se consigue a 34 pesos y que, estiman, con la reapertura del paso internacional baje a no más de 30 pesos. El cambio oficial para la moneda, este jueves, es de 18, 66 pesos (a los que hay que sumar un 30 por ciento y a ese monto, otro 35 por ciento en concepto de impuestos, que termina de ubicar, hoy, al Real, a un costo total de 32,74 pesos por cada unidad de la moneda de Brasil). Desde una casa de cambio confirmaron que el valor oficial era de 18 pesos para la compra y 20 pesos para la venta.

Reacomodamiento de precios

A esta expectativa por la reapertura se suma la especulación. Desde la Cámara de Comercio e Industria de Puerto Iguazú admiten que varios comerciantes comenzaron a especular con los precios y por lo tanto, “se vislumbra un reacomodamiento de precios” con la excusa de que en estos 18 meses de pandemia, y con el paso Internacional cerrado, los comerciantes debieron bajar sus ganancias (¿?) e inclusive vender al costo o hasta vender a pérdida, sobre todo los propietarios de negocios de alimentos, según aseguró una fuente a Misiones Plural.
“Las vinotecas también se están preparando con muchas expectativas debido a que los brasileños buscan los vinos argentinos y, como están las cosas, no tendrán problemas en comprar por cajas”, agregó.
Las estaciones de servicio también tienen expectativas porque –asimetrías cambiarias mediante- el precio de la nafta en Brasil está a unos 250 pesos al cambio argentino mientras que de este lado de la frontera, ronda los cien pesos –al convertir el real en pesos argentinos-.
Los alquileres comerciales también serán un negocio. Empleados de inmobiliarias admiten que retrasan alquileres a pedido de algunos propietarios, que especulan con la demanda que producirá la reapertura del puente Internacional: “los valores para quienes deseen alquilar un local subió entre un 20 y un 25 por ciento” porque, según manifiestan los propietarios, “quieren recuperar algo de lo que perdieron durante estos meses de cierre de frontera, tiempo en el que tuvieron el local vacío o se vieron obligados a bajar el precio para no perder el alquiler. La mayoría de los propietarios prefieren esperar unos días. Si alguien quiere cerrar hoy un alquiler, los propietarios no lo quieren alquilar o piden un valor en dólares del mercado informal, no del oficial. En el centro de la ciudad sólo se alquila en dólares”, afirmaron, con el pedido expreso de resguardar la identidad, “para no tener problemas”.
Admiten, así, que apenas se conoció la posibilidad de que se reabra el puente Internacional Tancredo Neves, “comenzó la especulación en Iguazú, una situación que nadie buscará revertir”.