La candidata de la Renovación al Parlamento del Sur ha logrado colocar la integración regional en el escenario político que debate el proyecto provincial. Cuando América Latina vive una situación de tensión entre el Pacto del Pacífico y el Mercosur, el significado de cada acuerdo debe ser esclarecido. Las múltiples reuniones que realiza Cecilia Britto con jóvenes, con dirigentes de Iguazú, con empresarios, y otros sectores, demuestran que la militancia y el compromiso con la tarea se puede transformar cualquier espacio político.

Los candidatos al Parlamento del Sur, que por primera vez serán elegidos en forma directa en la Argentina, fueron denostados por las derechas desde que se votó la ley que abre el espacio regional a representantes genuinos de los pueblos. Se mentía que iba a ser refugio de Cristina Fernández de Kirchner pero, con el propósito desembozado de descalificar la institución parlamentaria del Mercosur que, tiene una matriz eminentemente política.
La acción psicológica desplegada por los medios que expresan al poder concentrado de las élites económicas se despliega siempre desde la anti-política para debilitar las expresiones de la soberanía popular. Por eso el Parlasur está en la mira de las derechas latinoamericanas. Cuando nuestro continente vive una situación de tensión fragmentaria entre el Tratado del Pacífico y el Mercosur, que expresan dos proyectos de integración que son antagónicos, las expresiones de los pueblos a través de sus representantes en el Parlamento del Sur, adquieren una significación especial. Será el ámbito más propicio para defender las instituciones económicas, políticas, y sociales que intentan legitimar los procesos de ampliación de derechos con eje en la expansión de la autonomía en la toma de decisiones. Para no abundar en esas diferencias entre ambos bloques, se puede esquematizar que se advierten no sólo en lo económico y lo comercial, sino fundamentalmente en lo político y hasta lo ideológico. En la actualidad los países del Mercosur, con todos sus problemas estructurales, conforman un bloque en defensa de modelos populares que defienden sus mercados internos y suman soberanía para potenciar su lugar en el mundo con perfil propio. La Alianza del Pacífico con una economía liberalizada, planificada para crecer en base a exportaciones tradicionales se basa en la atracción de inversiones extranjeras como el principal motor de crecimiento.
PROSELITISMO Y CONCIENCIA: Es en este contexto en el que Cecilia Britto se propuso recorrer la provincia para tomar contactos con todos los sectores y clases sociales, con el objetivo de ir sembrando para que germine la conciencia de pertenencia a esta región del mundo. En un mundo globalizado, que no permite aislamientos, el misionerismo de la Renovación sólo puede afianzarse en el fortalecimiento de una identidad propia y a la vez compartida con los hermanos de la frontera.
Desde esta perspectiva se encuentra un hilo conductor en la tarea proselitista que despliega la candidata. En los últimos días estuvo reunida con la Confederación Económica de Misiones. El objetivo del encuentro según dijo fue “manifestar la vocación conjunta de articular una agenda común, con esa mirada del Estado público que, de la mano con el sector privado busca avanzar con la certeza de que la integración es necesaria para el crecimiento de la región. Me he encontrado, no solamente con el apoyo hacia la candidatura, sino también con muchos aportes, y con la posibilidad del compromiso de ir construyendo una agenda en común en función de todas las cuestiones que ellos ya están viviendo en el día a día; problemas y cuestiones que hay que resolverlas en este Parlasur”. Gerardo Díaz Beltrán por su parte consideró que fue un “encuentro positivo, fundamentalmente porque en la CEM valoramos la apertura, y nos parece importante que la candidata al Parlasur, tenga la posibilidad de venir a nuestra casa a visitarnos, a buscar inquietudes, plantear el trabajo en conjunto. Coincidimos plenamente en los lineamientos y en la mirada que tenemos para la provincia que se viene, nosotros estamos trabajando con entidades nacionales, y convencidos que esta etapa de la provincia de Misiones pasa por industrializarla, no tan solo por pensar en la mano de obra que es muy importante, sino por el despegue que genera la industria en cualquier región del país o en el mundo”.
Días antes en Iguazú Britto adelantó que propondrá que la Secretaría del Mercosur funcione en la ciudad de las Cataratas. “Hay que ser conscientes de que Puerto Iguazú tiene que estar a la vanguardia en este proceso de difusión del Parlasur, porque que desde aquí se pueden armar agendas absolutamente importantes con el intendente de esta ciudad, pero también con los demás intendentes de las ciudades fronterizas de la provincia de Misiones”, expresó.
Antes había participado de un encuentro de jóvenes convocados por el candidato a intendente de Puerto Libertad, Juan Manuel Zorraquín. Fue cuando exhortó a la jóvenes a rebelarse subrayando que “la juventud es la etapa de la vida para criticar lo que está mal, es la etapa para rebelarse y para tener utopías, para tener sueños e ideales, para creer que es posible algo diferente porque no hay nada que pueda contra la fuerza de la juventud y contra sus sueños. Como militante política les pido que salgan a reclamar, a pedir y exigir a la dirigencia política porque tienen el derecho no solamente a estar incluidos sino tienen el derecho a una vida digna; mucha gente grande que habla de la juventud no los integran o se la integra para rellenar una lista, solamente para decir que se tiene a los jóvenes pero en realidad, la cabeza es vieja y conservadora”, agregó.
Afirmó que “hay jóvenes, potenciales líderes, en toda la provincia; y la verdad que sería espectacular que se empoderen, que no les regalen el espacio; porque si no lo hacen y no participan, otras personas van a ocupar esos espacios y tal vez no los representen, o no tengan los mismos intereses; porque en la vida hay que ir tras los sueños y conquistarlos, los jóvenes no deben perder la oportunidad de ser protagonistas”.