Rovira presentó un proyecto de Ley de Educación Digital que pretende adaptar el sistema educativo a los cambios de paradigmas de la sociedad del Siglo XXI. El proyecto no es autónomo de la ley General de Educación en estudio hace tres años. Admite que en la nueva sociedad persisten las desigualdades por lo que acentúa la regulación del Estado. El proyecto también refuerza el rol de la Escuela y de los docentes. La emergencia de la cultura digital y del pensamiento computacional obliga, con desafíos pedagógicos, a la formación permanente. El nudo del proyecto no es instrumental sino ideológico ya que propende generar pensamiento crítico, mayor autonomía de los estudiantes y aprender para resolver problemas articulando teoría y práctica. Ver proyecto de Ley textual

Posadas (Domingo, 3 de julio) El proyecto de ley de Educación Digital tuvo la repercusión que se esperaba después de ser difundida por Carlos Rovira minutos antes de tomar estado parlamentario en la sesión del jueves 31. No obstante, no es casual que mientras los medios tradicionales, los de papel, omitían el anuncio en tapa, o le daban una pequeña bajada en pie de página, fueran los medios digitales lo que daban centralidad al proyecto y a su significación socio-política. Precisamente, la ley se fundamenta en el surgimiento de la cultura digital que expresa a una sociedad cada vez más organizada en torno a redes, más abierta y más flexible.
Como se informó, el jueves 31 el presidente del Poder Legislativo dio a conocer los objetivos de un proyecto de ley de Educación Digital que ese día cobró estado parlamentario. Establece las condiciones de desarrollo de la educación digital “para la formación de competencias de aprendizaje, gestión de contenidos e información, prácticas comunicativas, sociales, y culturales, intercambio con otros en un mundo global, creatividad, innovación, pensamiento crítico, resolución de problemas, aprendizaje autónomo, y actualización permanente dentro de un sistema pedagógico que contribuya a la construcción de pautas de convivencia y comportamiento, para que los habitantes de la provincia de Misiones gocen de plenos derechos como ciudadanos digitales que les permitan actuar de forma responsable, segura, y cívica”.
Rovira se explayó sobre todos los desafíos e interrogantes que despierta el proyecto, pero los fue articulando con los cambios de paradigma subyacentes en la cultura emergente por la difusión de las nuevas tecnologías en todo el mundo. Reveló que el 90% de los 6 mil millones de habitantes del planeta están conectados a las redes, preferentemente a través de los dispositivos móviles como los celulares y tabletas.
Hizo saber en la conferencia que la elaboración del proyecto le llevó tres años de estudios comparativos de las prácticas pedagógicas, tanto en países más desarrollados como en los emergentes. Pero lejos está el proyecto de ser pensado en un mundo ideal potenciado por la computación. “En una sociedad con fuertes desigualdades –reflexiona en los fundamentos del proyecto- la escuela es el medio privilegiado para democratizar el acceso al conocimiento”. En consecuencia sostiene que esa situación social “le otorga al Estado una nueva responsabilidad, la de preparar el sistema educativo para que forme a sus estudiantes en la utilización comprensiva y crítica de las nuevas tecnologías”.
La lectura atenta del articulado del proyecto de Ley y sus fundamentos, merece remitirse textualmente al texto, que publicamos a continuación en misionesplural. Sobre todo es recomendable a docentes y dirigentes sindicales para que no se dejen llevar por las impresiones y recortes que hacemos siempre en los medios.
Sin embargo vale remarcar que el proyecto refuerza el rol del docente y del aula en el sistema educativo y no lo anula. Esto se desprende de la lectura del texto pero quedó también explícito cuando el compañero de noticiasdel6 le formuló expresamente la pregunta. El proyecto asume la crisis del sistema educativo, pero mantiene la alternativa de implementar una dinámica presencial tradicional aunque enriquecidas tecnológicamente. Es el contexto en el que no eluden los desafíos explícitos para los docentes que deberán formarse permanentemente y correrse del rol tradicional. Rovira describe en profundidad los cambios que las TICs introducen en los procesos del conocimiento. Hace referencia a las diversas teorías que sostienen la emergencia de un Pensamiento Computacional que, habilita a los estudiantes a resolver problemas.

En síntesis, el proyecto de sistematizar la educación incorporando en el aula las nuevas tecnologías, asume los cambios de paradigmas registrados en las sociedades, sobre todo en los jóvenes nativos digitales, pero reforzando el rol de la escuela como socializadora y democratizadora de los conocimientos. En consecuencia si bien implica modificar el rol del docente en una aula invertida, al mismo tiempo no se limita al uso instrumental de las TICs sino para modificar los procesos de enseñanza – aprendizaje. Asume también la propuesta las profundas desigualdades sociales que existen en la provincia para subrayar la indispensable presencia del Estado como garante de equilibrios.
Por último, el mismo Rovira destacó que el proyecto de Educación Digital no es concebido en forma autónoma de la Ley General de Educación y recordó que hace tres años existen proyectos en estudio en las comisiones parlamentarias.
Ver proyecto de Ley de Educación Digital de la Provincia de Misiones

Anuncios