La diputada Duarte centró su actividad en infancia y violencia de género. Le preocupa la escalada de violencia que se resuelve solo con más violencia, aseguró. Mantuvo reuniones con la Policía y el Poder Judicial para avanzar en capacitaciones y compromisos más fuertes hacia la sociedad.

Posadas (Lunes 14 de noviembre). “En términos legislativos, este fue un año más intenso de lo que esperábamos. Teníamos cuestiones en carpeta que no resolvimos el año anterior, relacionadas con la temática de violencia de género o por fuera del Parlamento, como la creación del Foro de Políticas Públicas sobre Violencia de Género, que permitió visibilizar cuestiones muy específicas para delinear acciones posibles”, define la diputada Myriam Duarte.
Entiende que uno de los aspectos muy positivos fue el primer módulo del Foro “donde aparecieron propuestas muy concretas y muchas de ellas partieron, incluso del Poder Judicial en cuanto a cómo reorganizar el esquema institucional para poder empezar a poner en marcha el esquema de la Ley”.
Habla, por un lado de la Ley de Violencia Familiar Provincial que el año pasado adhirió a la Ley de Prevención, Sanción y Erradicación de toda forma de Violencia Contra la Mujer, que es más amplia porque no se circunscribe sólo a la violencia familiar sino que contempla otros aspectos, y desmitifica la relación exclusiva de las mujeres con el ámbito de la familia y entiende que la violencia es múltiple y surge en varios lugares.
“Es fundamental primero haber accedido a una cantidad de información muy importante, tanto de las organizaciones como de los organismos del Estado donde pudimos accionar e interactuar con varios sectores. Me refiero a la Policía, a la Líneas 137 y la 102, y al Ministerio de Desarrollo Social y con actores de la Justicia. Si bien veníamos trabajando con muchos de esos organismos, no teníamos articulación, como por ejemplo con el Poder Judicial que ahora nos permite actuar con celeridad ante algunos casos”, explicó la legisladora.

Infancia y violencia de género

La producción legislativa del año de la diputada Myriam Duarte estuvo centrada en infancia y violencia de género, ya que entiende que hay que empezar a discutir el tema violencia en toda la sociedad y no sólo la violencia de género, que es una de las expresiones de la sociedad, “emergente que deriva en resultados fatales”.
Explica la legisladora que hay una suerte de naturalización de la violencia en distintos órdenes y que parte de la misma enseñanza, de la crianza, donde la violencia es una forma de educar y de establecer relaciones personales y humanas. “Hasta que no desnaturalicemos eso, no se podrá cambiar otras formas de violencia. Una persona que tiene internalizado que puede enseñar a alguien a través de la violencia, sobre algo que entiende que está mal, o que algo te gusta o no te gusta solo marcando posición a través de la violencia, lleva a que por ejemplo una mujer, a determinada edad, no pueda reconocer que está en una situación en el que puede estar en riesgo su vida”.
Estas situaciones, que demandó un fuerte trabajo, tienen una suerte de naturalización que la diputada Duarte entiende como una incapacidad de resolver el problema, “porque estamos teniendo, como emergentes, reacciones violentas de las violentadas, que terminan en muertes. El propio gobernador Hugo Passalacqua dice que cerca del 90% de mujeres en un determinado penal están detenidas por haber matado a sus parejas. Eran violentadas y respondieron con más violencia, y eso tiene que ver con círculos que cerraron solo con más violencia”, como la agresión que manifiestan algunas niñas hacia sus padres agresores: “Agresiones que muchas veces llevan a la muerte, con padres que fueron violentos o abusivos”.
En ese sentido promueve con fuerza los derechos de la mujer ante situación de violencia, “instándolas a denunciar, defenderse y no aceptar esta situación; pero advertimos que no planteamos cómo resolver esas agresiones que en muchos casos se están resolviendo mal, con esta escalada violenta que nos da la pauta que aún falta articular y reforzar los mecanismos estatales para dar respuesta. Creo -dice Duarte- que no dimos la discusión de cómo se hacen las propuestas para salir de esos círculos, sin escaladas de violencia”.

El Estado a través de la policía y la Justicia

La problemática que dispara tanto los actos de violencia de la policía en contra de los ciudadanos, como la lentitud de la Justicia, son temas que la diputada Myriam Duarte trabaja de manera constante en su tarea legislativa.
“En la Policía hay sectores que no asumen una responsabilidad frente a estas situaciones y hay otros sectores que están pidiendo, de manera permanente, más capacitación con respecto a la responsabilidad y los roles que les compete”, y en ese sentido, menciona a la responsabilidad de la Policía frente a casos de denuncias de violencia contra la mujer, que no es injerencia solo de las Comisarías de la Mujer.
“Debe, la Policía como institución, capacitar a todos sus actores, porque cualquier Comisaría debe recibir la denuncia. Si está la Comisaría de la Mujer, acompañarlas hacia ahí porque será más específico; pero sino, toda comisaría debe recibir las denuncias y saber cómo tratarlas, cómo atender, cómo responder ante situaciones de violencias y cómo manejarse” de manera integral en estos casos.
“La capacitación que tiene la Policía no alcanza porque por un lado las leyes son dinámicas y se producen cambios donde la Policía queda por fuera. Tanto el Poder Judicial como la Policía deben capacitarse en las nuevas temáticas pero además, y esto no es menor, la Justicia también debe involucrarse por ejemplo en cuanto al equipamiento informático y sistemas con los que se maneja la Policía porque ahí hay una responsabilidad compartida que no se discute y entiendo que no debe ser solo responsabilidad del Ejecutivo”, explicó la legisladora.
Sostiene que la Justicia “debe tener incidencia tanto en la capacitación como en la compra de equipamientos o en el presupuesto policial. Este tema lo planteamos a los dos poderes y si esa articulación cierra, estamos hablando de un salto de calidad institucional muy grande para la policía y para el poder judicial”, definió.
“Nos falta mucho, bastante, pero estamos avanzando. Mantuve reuniones con el Poder Judicial, donde la ministra a cargo del Centro de Capacitación Judicial, se comprometió a avanzar con el Ministro de Gobierno en una articulación entre el Poder Judicial y la Policía, porque es policía judicial también. Es el primer contacto que tiene el Poder Judicial con el común de la sociedad. Si la Policía no hace lo que corresponde, esto repercute en el Poder Judicial”, explicó.

Capacitación, también para medios de comunicación

La diputada Duarte analizó en ese sentido con la ministra del Superior Tribunal de Justicia, Rossana Venchiarutti, la importancia que significa mantener la capacitación a todos los operadores de Justicia en relación a la Ley de Respeto a los Tiempos de la Víctima.
Además, Duarte planteó la necesidad de interacción con la Policía, en cuanto al equipamiento con el que cuenta, y también, en relación al sistema de notificación por correo policial, sobre el cual acordaron analizar el procedimiento.
“La ministra me dijo que el sistema penal está en proceso de digitalización y le propuse ver las herramientas tecnológicas que dispone el Tribunal Electoral, que permite reconocer por lectura digital a los votantes extranjeros. Si combinamos ambos factores, que son avances tecnológicos de desarrollo misionero, podríamos reducir a un mínimo muy manejable la detención por averiguación de antecedentes”, citó a modo de ejemplo.
Pero la intención es capacitar, incluso, a los integrantes de los medios de comunicación, en relación a la prohibición de difundir imágenes de menores de edad sin autorización expresa, y en contextos que conducen a una estigmatización.

Anuncios