A pesar de las manifestaciones de funcionarios nacionales, del propio Macri y de las previsiones del presupuesto, el secretario general de la Uocra, Gerardo Martínez, denunció ayer que existe una decisión política de frenar la obra pública.

Posadas (Jueves, 17 de noviembre)  El secretario general de la Uocra, Gerardo Martínez, denunció ayer que el gobierno nacional cedió a las presiones del sector más ortodoxo de la economía y decidió frenar la obra pública que estaba anunciada y hasta prevista en el Presupuesto nacional.
El dato político se desprende del hecho que Martínez, siempre oficialista, es uno de los gordos del sindicalismo que se mostraba cercano a Macri. Consideró que no sólo hay falta de gestión, y por eso no se firma la continuidad de las obras que ya tienen financiamiento, sino que hay una “decisión política” de no reactivar la obra pública.
La denuncia del sindicato cae en Misiones como un balde agua fría. Es que el empleo formal en el sector de la construcción viene marcando una permanente caída. El indicador se refleja en la retracción del 17 por ciento en la demanda de cemento en toda la provincia. En el primer semestre, el empleo cayó 24 por ciento y se comercializaron 15,7 millones de kilos menos de cemento, cuando en el primer cuatrimestre del año pasado se vendieron 75 millones de kilos. La caída más pronunciada se registró en la demanda de cemento embolsado, que es el usado en obras más pequeñas, generalmente impulsadas por las Pymes y el sector privado. Las pequeñas empresas, que el año pasado contaban con 200 obreros, ahora sobreviven con 50.
Martínez observa que “hay falta de gestión, no se firman la continuidad de las obras. La forma de actualización de valores se fueron resolviendo, pero las partidas presupuestarias no salen de las áreas correspondientes”. Admitió que la merma en la actividad del sector comenzó en los últimos meses del año pasado, pero aseguró que esa situación “se intensificó” con la llegada de Macri a la Presidencia. En ese sentido, Martínez acusó al Gobierno nacional y a las provincias de hacer “lindos anuncios, muchas definiciones” pero lamentó que “no son acompañadas las palabras por los hechos”.
Según Martínez, por la caída de la actividad “hay 60 mil despedidos directos afectados por obras de viviendas y pequeñas, tanto de inversión pública y privada, y después debe haber alrededor de 30 mil entre emprendedores y monotributistas, que forman parte de la cadena de la industria de la construcción”.

Anuncios