Un emprendimiento familiar en Puerto Rico tiene 18 galpones con lechugas y morrones cultivados sin suelo y con sustratos. El productor Barbián y su hijo copiaron la técnica de productores de Santa Rosa, Brasil, y llevan adelante esta iniciativa con inversiones y esfuerzos propios. En seis años lograron una pequeña empresa familiar.
Por Raúl Puentes.

 

Posadas (Miércoles 18 de enero). Un productor de la zona de San Alberto Puerto, en Puerto Rico, cultiva morrones y lechuga con el sistema de hidroponía, la técnica de cultivo sin suelo y con el uso de sustratos, que permite un control total sobre factores que afectan el desarrollo de la planta, como humedad, oxigenación y nutrición.
“El trabajo lo realizamos solo con mi familia, sin ayuda externa de ningún organismo, salvo el de una agropecuaria de Brasil que son los que nos alientan a seguir en esta tarea”, explicó Ivo Barbián, el productor que construyó con la ayuda de su hijo, hoy de 22 años, los 18 galpones con los que abastecen a una zona amplia del centro hacia el norte de Misiones, con la ruta Nacional 12 como eje.
“Empecé hace seis años, antes me dedicaba a otra cosa y me largué con esto. Nos vamos manejando con la familia y trabajando mucho, viendo ahora como crecemos con las ventas. Los resultados creo que son aceptables, pero hasta ahí nomás porque no nos sentamos todavía a hacer números. Por ahora es sólo trabajo y producción”, explica a la sombra de un árbol, al costado de un galpón lleno de lechugas, que cultiva solo desde hace un año y medio porque había comenzado con morrones.

-¿Cómo comenzó con la hidroponía?
-Me fui a Brasil y copié de allá, de Santa Rosa, donde hay grandes productores y de ahí saqué la idea. Allá no producen nada en la tierra, es todo hidropónico, para ello se terminó prácticamente el cultivo en la tierra.

-¿Esto demanda más trabajo o es lo mismo que producir en tierra?
– No, al contrario. Esto es más fácil, para cosechar, para producir; lo único que demanda una inversión mucho más grande y en algún momento hay que comenzar a pagar. Yo comencé todo con recursos propios pero también me ayudó mucho el crédito que me dio el brasilero.

“El brasilero me impulsó, me ayudó y me dio crédito”

dsc_7798
Ivo Barbián, productor de la zona de San Alberto Puerto.  

El brasileño es, para Ivo, un amigo. No sólo el dueño de la agropecuaria que le presentó a la mayoría de los productores de Santa Rosa sino también quien lo alentó a comenzar y le facilitó la compra de los insumos para largarse con esta actividad. “Me impulsó a meterme en esto y me ayudó a tomar coraje; pero también me dio crédito para que yo empiece. Es dueño de una agropecuaria muy grande y gracias a él conocí a los productores de Santa Rosa”, explica, no sin antes recordar que aún tiene que pagar gran parte de los insumos.
Por ahora trabajarán con los 18 galpones produciendo morrones y lechugas. “Lo que agarramos lo invertimos pero no hice un balance todavía ni puse gente; trabajamos mi hijo y yo, que se dedica más a vender. Todavía quiero completar dos galpones más pero no puedo ampliarnos mucho; estamos optimizando todo lo que tenemos”, insiste.
El sistema de riego es moderno, con bombas, que trabajan solas cada 15 minutos. Se abastece de agua de pozo y de una laguna cercana que tiene en la zona”. El predio está ubicado en San Alberto Puerto, a medio camino entre Puerto Rico y Garuhapé, entre la ruta Nacional 12 y el río Paraná.

Acerca de la hidroponía

En internet hay mucho material respecto a este tipo de cultivos. Una selección de esa información permite asegurar que la hidroponía o agricultura hidropónica es un método utilizado para cultivar plantas utilizando disoluciones minerales en vez de suelo agrícola. Son plantas en el agua, donde las raíces reciben una solución nutritiva y equilibrada disuelta en esa agua, con todos los elementos químicos esenciales para el desarrollo de las plantas.
Los especialistas explican que esta técnica de cultivo sin suelo evita los impedimentos o limitaciones que representa el suelo en la agricultura convencional mediante el uso de sustratos, todo material sólido distinto a la tierra que se usa para la siembra en hidroponía como soporte para la planta y no para su alimentación.
El uso de sustratos permite un control total sobre factores que afectan el desarrollo de la planta, como humedad, oxigenación y nutrición. Son cultivos sin suelo, en lo que respecta a no contener suelo natural.
Perlita agrícola, piedra pómez, fibras de coco, turba o lana de roca, son sustratos de gran uso en lo que se denominan cultivos hidropónicos. La denominación equivalente o más utilizada pasa a ser cultivos sin suelo pues el medio de sostén de las plantas pasó a ser una sustancia inorgánica como la perlita u orgánica como turbas o ciertos desechos agrícolas como cáscaras de frutos —arroz y almendras, entre otros—.
Los sistemas hidropónicos fueron desde un principio “abiertos” al no considerarse el impacto ambiental que tendría el volcado de los efluentes tras su uso. El desarrollo de métodos “cerrados” que significan la economía en cuanto a la posibilidad de reutilización de los nutrientes y el evitar el impacto que tiene sobre el medio externo, volcar una solución que arrastra considerable cantidad de iones no utilizados por las plantas que se cultivan.
Al principio, se definió a la hidroponía como un crecimiento de cultivos en soluciones minerales, sin ningún medio sólido para las raíces. La hidroponía es siempre un cultivo sin suelo agrícola, pero no todos los cultivos sin suelo son hidropónicos. Muchos tipos de cultivos sin suelo no usan las soluciones minerales requeridas por los hidropónicos.

Anuncios