La Universidad Nacional de Misiones propone una nueva tecnicatura para dar respuestas a las demandas del turismo, una actividad con crecimiento en la región, y como desafío a las políticas de ajustes y de achique para la universidad pública que propone el modelo de Gobierno imperante en el país. Este desafío encontró fuerte resistencia en las estructuras académicas ortodoxas que, a conciencia o por inacción, facilitan la proliferación de las ofertas académicas privadas en detrimento de la calidad de la educación pública.

Por Jorge Posdeley, licenciado en Turismo.

Posadas (Lunes 13 de marzo). Ya no es noticia que la universidad pública vive, otra vez, un momento complejo y complicado, luchando contra un modelo económico de un país que no entiende de gratuidad publica en la educación superior, que busca acorralarlo, someterlo, desacreditarlo y disminuirlo.
Tampoco, que los investigadores del Conicet sufrieron un recorte presupuestario del 60 por ciento y que se encuentren luchando y reclamando por un plan que les permita la reincorporación para los más de 550 jóvenes investigadores despedidos, o que quedaron fuera del sistema según el relato oficial.
Ya no es novedad que la universidad en su conjunto (56 en todo el país), nuevamente y como lo hacen siempre contra los modelos neoliberales, están defendiendo la educación pública y su presupuesto universitario. Presupuesto que cada vez alcanza menos para funcionar con normalidad, afectado por la inflación y la suba de tarifas que castigan a los argentinos, a los que hay que agregar los sistemáticos recortes presupuestarios, que en su conjunto afectan a la educación pública tanto, que también se resiente la mantención digna de los edificios, los comedores estudiantiles y las becas y ayudas económicas para los alumnos que menos tienen.
Bajo este modelo reduccionista de la educación en general y la universitaria en particular, la Universidad Nacional de Misiones desafía al modelo neoliberal como un verdadero centro de resistencia al modelo liberal y doblega la apuesta al crecimiento de su oferta educativa en momentos difíciles y de postergación como los actuales, y desarrolla nuevas carreras.
A fines de diciembre (el miércoles 21), la Universidad Nacional de Misiones, a través de la Comisión de Enseñanza del Consejo Superior de la UNaM, aprobó definitivamente una nueva carrera dentro de su oferta educativa: la tecnicatura “en Gestión de “Emprendimientos Turísticos”, una propuesta académica que se implementará desde la Facultada de Ciencias Económicas y que se dictará en la ciudad turística de Puerto Iguazú.
Esta nueva oferta académica, superadora en materia de formación turística, viene a dar respuesta a la necesidad de crear nuevos espacios curriculares para la enseñanza, en respuesta a una de las necesidades de formación específica en turismo como es “la gestión de los emprendimientos”.
Esta propuesta se gestó a partir de la identificación de las falencias en los entornos de las ofertas educacionales y académicas del turismo en la región, en cuanto a la formación y los aprendizajes de nuevos contenidos que el sector empresarial y del emprendedurismo reclaman desde hace tiempo a la comunidad educativa.
La gestión del turismo resultará el eje trasversal de los contenidos de las cátedras correspondiente a la nueva tecnicatura; eje que unirá criterios formativos, académicos y técnicos capaz de combinar los conocimientos teóricos y prácticos del turismo con los de la gestión económica-turística.
Pero además de la vinculación con las áreas de los componentes de los servicios turísticos (hotelería, empresas de viajes y turismo, servicios gastronómicos, oferta de ocio), de las ciencias sociales y humanas para que, en definitiva, el nuevo profesional graduado de esta tecnicatura pueda constituirse en un agente de cambio, con profunda comprensión humana, ética profesional y conciencia social, a la vez que promueva el crecimiento y el desarrollo del destino turístico y la región.
La Facultad de Ciencias Económicas propicia de esta manera una nueva oferta académica con una mirada hacia una necesidad del mercado laboral local, desde un cambio educacional. De esta manera, la esta unidad académica con su nueva propuesta abandona los tradicionales entornos educativos que ya conocemos en la región: como carreras con contenidos detenidos en el tiempo y sin actualización, transmisión temática e ideológicas de carreras con contenidos lejanos a las realidades cotidianas que vivencia el sector o carreras que se fueron alejando sistemáticamente de las necesidades de mercado, inmersos definitivamente en un estancamiento en cuanto a la generación de contenidos y de formación académica, con una marcada ausencia de capacitación, concursos y formación de sus recursos humanos.

Afrontar la resistencia ortodoxa

Esta nueva carrera debió sortear la resistencia de los ortodoxos y seise de la vieja escuela del turismo donde todavía siguen discutiendo los viejos paradigmas del turismo del siglo pasado, analizando si la actividad turística es una “industria o un servicio” o “si es una actividad social o una actividad económica”. Los referentes de ese sistema intentaron frenar, con movidas políticas relacionadas justamente a esas estructuras ortodoxas, esta nueva oferta, sin pensar ni en los futuros profesionales ni en las demandas del sector sino, solamente, en la propiedad de la oferta educativa superior.
En contraposición, esta nueva carrera se presenta como una oferta académica que busca formar técnicos universitarios capacitados en una especialización aún no existente en Misiones, pero específica para el ejercicio laboral en el campo turístico y hotelero que también puedan ser aplicados en las distintas gestiones de las empresas turísticas y el emprendedurismo.
Estos propósitos obedecen a las necesidades manifiesta de los empresarios del sector turístico de la triple frontera, como hoteleros, gastronómicos, trasportadoras, empresas de viajes y turismo y empresarios vinculados con la actividad turística. Pero también está pensada en responder a las necesidades de los emprendimientos considerados chicos y medianos y que esa formación podrá asistirle en la gestión de empresas turísticas de sus emprendimientos, con la debida responsabilidad social que la actualidad requiere.
Esta nueva tecnicatura se presenta como carrera de pregrado de carácter técnico instrumental, con una modalidad presencial y una duración de tres años, con una carga horaria de 1.800 horas.
Es una manera de defender la educación pública, abierta y gratuita, en tiempos en que la inacción que se sustenta en la teórica precaución y sobre todo, en las estructuras ortodoxas no buscan innovar sino, directa o indirectamente, reducir la propuesta universitaria a carreras sin inserción que terminan favoreciendo la propuesta educativa privada, en consonancia a la manera de operar que tiene, en todos los ámbitos, el neoliberalismo.

Epígrafe de la foto: El Hito de las tres fronteras, en Puerto Iguazú.

Anuncios