Closs es contundente cuando afirma que el Gobierno nacional “ya anunció que va por más ajuste después de las elecciones de octubre. Un ajuste que hará doler la muela porque será sin anestesia”. Y reiteró que la Renovación quiere que le vaya muy bien al Gobierno nacional, “pero con los argentinos y los misioneros adentro”. En ese contexto proponen garantizar la gobernabilidad con controles y límites.

Por Alejandro Fabián Spivak.

Buenos Aires y Eldorado (domingo 2 de julio). El diputado nacional y candidato a senador por el Frente Renovador de la Concordia Social dijo que en el mes de octubre “se le debe poner un freno al Gobierno nacional, que va por más ajuste sin anestesia”, convencido además, que “esta película ya la vimos en los `90 bajo el gobierno de Carlos Menem”.
El exgobernador de la provincia mantuvo una entrevista exclusiva con Misiones Plural, divida en dos partes. El miércoles pasado en su oficina en el Congreso de la Nación y este sábado 1 de julio en Eldorado, donde participó como principal orador en un encuentro de la juventud renovadora que tuvo lugar en el Centro Paraguayo de la Capital del Trabajo.

-¿Qué se juega la Provincia en las elecciones del mes de octubre?
-Está claro que el Gobierno nacional provocó un ajuste de primera generación. Hoy día la gente vive un poco peor que hace uno años. Les alcanza un poco menos la plata e incluso algunos han perdido su trabajo. Lo que se viene, si gana el Gobierno naciona,l es un ajuste de primera generación, un ajuste más ortodoxo que va a realizarse de manera economicista. Es decir que si cierran los números de la economía le metemos para adelante, aun cuando sufra un discapacitado, un jubilado, un ama de casa, un joven o cuando impacte en una economía regional. Entonces me parece que lo que se resuelve en octubre es seguir dándole la gobernabilidad al presidente Macri, obviamente para que avance en su gestión elegido hasta el 10 de diciembre de 2019, pero que esa gobernabilidad vaya acompañada con legisladores que le marquen límites. Y, en el caso de Misiones que defiendan por encima de todas las cosas los intereses de todos los misioneros. La voz misionera con los intereses misionerita es la que debe llegar con más fuerza al Congreso de la Nación.

– ¿Estamos en la década de los 90?
-Hay actores que son exactamente los mismos que en la década del ´90. Que se reciclan, que vuelven, que formaron parte de las privatizaciones, del Iete y el endeudamiento en la provincia de Misiones, y cuando digo endeudamiento, hay políticas que fueron parte en la década de los 90 de las que nos costó mucho salir y que hoy están volviendo desde el ámbito nacional. Nadie puede negar que hay endeudamientos, como el bono a 100 años que a decir verdad suena muy fuerte. Lo más duro es que cuando esas decisiones se están tomando están comprometiendo al porvenir de las próximas generaciones.

-El presidente del Banco Central de la República Argentina, Federico Sturzeneggeren, un informe en el Senado realizado el pasado miércoles elogiaba el modelo y dijo que este tipo de modelo económico que lleva adelante la Argentina es el mismo que permitió que salga de situaciones similares a países como Israel en la década de los 80, Chile, Brasil, entre otros…
-Ojalá que le salga bien. Yo quiero que le salga bien. Ahora en el corto plazo uno está viendo que esto no está provocando resultados positivos porque la inflación no se desacelera y además hay un enorme déficit fiscal que hace que el Estado nacional siga emitiendo dinero. El atraso cambiario sigue existiendo como ancla de alguna manera para controlar los índices de inflación y, esa ancla no está dando resultados; por consiguiente, seguir en esta línea es algo que en lo personal a mí no me gusta.

-¿Quién se benéfica con el modelo que lleva adelante el presidente Macri?
-La Pampa Húmeda, financieros y sojeros; el sector ganadero puede andar bien, pero la provincia de Misiones no porque cada uno tiene su propio interés y Misiones necesita un tipo de cambio competitivo porque produce para exportar y porque además tiene comercios de frontera y con los costos e impuestos argentinos, no tiene competitividad. La única que corrige esto es el tipo de cambio. Cuando Sturzenegger se encapricha en tener tasas de créditos altas y un tipo de cambio bajo esto a Misiones no le viene bien.

“Mas ajustes para el pueblo, más beneficios para los sectores concentrados”

-Cuando se tocan temas relacionados con las economías regionales se producen conflictos de intereses. También sucede con algunas leyes como la de bosques; con el Progresar pareciera ser que se está armando una bola de nieve peligrosa a futuro…
-Se está armando una gran bola de nieve con visiones muy centralistas de la política y la economía. Para una persona que mira solamente con visión centralista las economías regionales lo único que le interesa es que le vaya bien a la soja. El Gobierno nacional hizo bien algunas cosas como la producción de trigo, maíz, soja, girasol; que la Argentina vuelva a exportar carne o harina como país yo lo valoro. Pero pregunto ¿por qué no tomó medidas que favorezcan la exportación al sector forestal? Todos sabemos que habrá un ajuste después de las elecciones de octubre, como lo reconoció explícitamente le ministro Dujovne en Misiones. También todos sabemos que se bajarán las retenciones a la soja a partir del 1 de enero del año próximo porque ya hay un decreto firmado por el presidente Macri. Se le va a subir la luz a todos los argentinos, mientras que se le va a bajar los impuestos a los sectores más concentrados de la economía. Esa son las contradicciones de este Gobierno nacional. Yo no me opondría a que el Gobierno nacional le baje el impuesto a la soja si en el camino le sube los reintegros al sector forestal, pero no hay ninguna medida que esté apuntando a las peras, las manzanas, el azúcar, la foresto industria, por ejemplo, que son los que necesitan competitividad. Hay otros sectores como el tabaco que con el precio y con el Fondo Especial del Tabaco, más o menos se acomoda y toda la producción se vende. Lo mimos sucede con el té. Si mejora el tipo de cambio mejora los ingresos para el sector primario. El problema está, por ejemplo, en el sector forestal porque si no tenemos un buen tipo de cambio directamente no se vende y se pierde el mercado.

-¿Usted cree que esta película ya la vimos?
-Ya la vimos en muchos capítulos en la década del 90. También hay que reconocer que hay cosas que se están haciendo bien. Yo no soy de aquellos que están de un lado u otro de la grieta. Por ejemplo: volver a ver ganado en la ruta que va de Buenos Aires a Rosario me gusta como así también ver girasol en la ruta Nacional 2, pero también me gustaría volver a ver los aserraderos en la provincia trabajando en tres turnos.

-Supuestamente el Gobierno nacional lanzó un plan económico con el fin de bajar el déficit fiscal. ¿Cuál sería, para usted, el secreto de bajar el déficit fiscal sin tocar la mano laboral?
-Es una pregunta difícil de responder, sin lugar a dudas. Hoy el Gobierno toma todas las decisiones con criterio economicista. Yo voy a explicar un tema que hace al ajuste que duele e impacta. El programa Progresar, en Misiones, contaba con unos 66 mil beneficiarios que cursaban sus estudios en la escuela media o universidad y que hace dos años cobraban 900 pesos por mes, que les significaba una linda ayuda para mantenerlos en el sistema; este Gobierno nacional lo continúa, pero los chicos deben hacer una carrera de obstáculos para poder cobrar ese dinero porque sus padres pasaron el mínimo vital y móvil y no lo actualizaron o porque la escuela no les puede dar el alta. Entonces cuando uno observa esta situación lo que se ve es que hicieron un ajuste sin tomar en cuenta a los chicos porque, de los 66 mil jóvenes misioneros que cobraran 900 pesos y que implicaban unos 60 millones de pesos mensuales, hoy en día lo cobran 16 mil, lo que significa que 60 mil dejaron de cobrar ese dinero y, además, cobran los mismos 900 pesos mensuales que hace dos años. De manera que hoy deberían entrar a Misiones unos 100 millones de pesos mensuales y sólo ingresan 15 millones de pesos. Esto significa que hicieron un ajuste y lo pagó el joven misionero.

-Esto que usted describe ¿permitió que baje el déficit fiscal?
-No, porque sigue siendo el 4 por ciento sobre el producto bruto interno. Lo que pasa es que ese porcentajeantes se desparramaba en una economía popular que algunos llaman populismo y ahora se la llevan los intereses de la deuda pública.

-Por Decreto, el Gobierno nacional determinó el valor del salario mínimo, vital y móvil…
-Me hubiera gustado que se determine por consenso.

-Hace unos días le pregunté al gobernador Hugo Passalacqua si la provincia podía hacerse cargo de los programas nacionales que cayeron, como el Progresar, por ejemplo. Me respondió que “tenemos una economía sólida pero no somos mandrake”.
– Es cierto lo que dice el gobernador Hugo Passalacqua.

Intereses personales frente a los intereses productivos

-Pareciera ser que los diputados nacionales por Cambiemos priorizaron el mandato partidario por encima de los intereses de los productores misioneros al no acompañar el proyecto de declaración de la emergencia nacional yerbatera.
-Claramente cuando, por ejemplo, el diputado nacional Luis Pastori, que busca la reelección, fue a sacarse la foto con el presidente Macri quedó demostrado que tanto para él como para Alex Ziegler es más importante el proyecto nacional que priorizar los intereses de los misioneros. Si el proyecto nacional dice “hay plata para la soja y no para la yerba” van a levantar la mano. Es por eso que el Frente Renovador de la Concordia social debe llegar al Congreso de la Nación porque solamente nuestro proyecto defiende a los misioneros.

-En la década del ´90, la gente endeudada votó en favor del entonces oficialismo nacional (la reelección de Carlos Menem). ¿No teme que pueda suceder lo mismo ante el endeudamiento actual?
-¿Miedo a qué? Al contrario. El Gobierno nacional ya anunció que va por más ajuste después de las elecciones de octubre. Un ajuste que va a doler la muela porque será sin anestesia. Nosotros queremos que le vaya muy bien al Gobierno nacional, pero con los argentinos y los misioneros adentro; por eso la gobernabilidad que ofrecemos será con controles y límites.

-¿Cree que si pierden en octubre, Macri va a tomar el mensaje de la gente?
-Siempre es buena una advertencia, pero además no va a cambiar la ecuación en el Gobierno de la Nación. Es decir que nosotros vamos a seguir dando la gobernabilidad necesaria. No hay ningún miedo de que Macri pueda tener algún riesgo, si lo que hay es una necesidad de que tenga un límite y que vea que el ajuste no se puede hacer con el cuero de la gente.

-¿Por qué aceptó la propuesta del Frente Renovador de la Concordia Social de ser candidato a senador nacional?
-Porque siempre estaré donde me indique el Frente Renovador de la Concordia Social y porque creo que en el Senado de la Nación, en los próximos años, se va a discutir mucho de la gobernabilidad y porque sobre todas las cosas, mucho de los intereses de los misioneros.

Anuncios