Esta semana denunciarán al Inym ante la Justifica Federal. Durante el fin de semana se reunieron en San Pedro. Analizan un nuevo tractorazo para septiembre, “masivo y contundente” porque “estamos cerca de una cosecha donde el productor termina sin dinero, regalando su producción y afectado por la caída de hojas. El Gobierno se desentiende y así favorece a las grandes industrias”, advierten.

POSADAS (Lunes 24 de julio). Los pequeños productores yerbateros sigue buscando la solución al problema que afecta al sector y que no aparece ni desde el Instituto Nacional de la Yerba Mate ni desde el Estado. Ahora, durante este fin de semana, debatieron la posibilidad de volver a reclamar con movilizaciones y acampes, bajo la conocida modalidad del tractorazo, porque sus problemas se siguen profundizando, aseguran.
Mientras que desde la zona productora de San Pedro reclaman esa movilización, desde la zona de Comandante Andresito no la descartan pero aseguran que debe ser contundente para lograr que el Gobierno se involucre en busca de una solución definitiva y no sólo con promesas que dilatan los problemas de los productores pero benefician a la industria.
Para esta semana, desde las organizaciones que aglutina a los pequeños productores presentarán la denuncia ante la Justicia Federal contra los integrantes del directorio del Inym, por incumplimiento de sus funciones, aseguraron. Por otra parte, solicitaron una nueva reunión también, con el ministro del Agro y la Producción de Misiones, José Luis Garay, a efectos de conocer la posición que adoptará la provincia frente a la denuncia del productor Nelson Alvez, de la localidad de San Pedro, que expuso a la empresa Servicios Agrícolas Comerciales (SACSA) que no cumple con los plazos de pago y el precio pactado por el laudo del Ministerio de Agroindustria de Nación. la empresa denunciada descontó por pronto pago una suma considerable por operación a partir de la entrega de yerba mate.
Esta semana estaremos en Posadas, en apoyo al productor que denunció esta situación. Pedimos una reunión con el Ministro del Agro para conocer la postura de la provincia en este caso, y qué medidas tomarán desde el Inym, en el caso que actúen -porque no sabemos si actuarán o no- ante la empresa denunciada”, dijo Julio Petterson (foto de portada) a Misiones Plural.
También analizan otras medidas de acción para pedir soluciones a la crisis que los afecta.
El reclamo es el mismo de siempre: la industria burla las reglamentaciones vigente con la complicidad del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym) que no controla ni pone en vigencia las herramientas que autoriza la Ley, como el Mercado Consignatario, la trazabilidad desde la producción hasta la góndola con la bancarización de la actividad, situación que perjudica a los pequeños productores y beneficia a los industriales.
Las intensas lluvias de mayo y junio afectaron además a las plantaciones, que perdieron hojas de manera considerable y que repercute en la cosecha, ya que esta situación afectó en más del 30 por ciento del rinde de las plantaciones.
Este fin de semana, los integrantes de la mesa asesora del Inym, conformada en su gran mayoría por pequeños productores, se reunieron con el sector al que representan en San Pedro, donde escucharon los planteos y acordaron que actuarán en función de la decisión de la mayoría. Con posturas encontradas, analizaron la realización de un tractorazo para el 1 de septiembre, donde si bien no se pusieron de acuerdo con la fecha ni el lugar, coincidieron en que “la medida debe ser contundente, masiva y en representación de los afectados de toda la zona y no solo un par de productores reclamando”, expresaron.
De todas maneras postergaron esta decisión para el 27 de agosto cuando volverán a reunirse en torno a la fiesta yerbatera y dónde decidirán las medidas que llevarán adelante, después de analizar una vez más cómo impacta la promesa de la Nación de enviar unos 150 millones de pesos para que los productores puedan cambiar los cheques que la industria les seguirá entregando a plazo y que con la intervención del ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile, intentarán modificar la ley de creación del Inym para que mejore la representatividad de los sectores más desfavorecidos, según prometieron en una reunión antes la delegación de funcionarios y legisladores misioneros, la semana pasada en Buenos Aires.

“El directorio del Inym trabaja para la industria”

El dirigente yerbatero de la localidad de Comandante Andresito, Julio Petterson, entiende que el Inym no corregirá la situación pero asegura que es una excelente herramienta si se pusieran a trabajar: “se se ponen a trabajar y a implementar la ley, se podría corregir. El problema no es el Inym en si mismo sino la conformación del directorio, que trabaja para la industria y que responde a los intereses de la industria. Hace tiempo venimos denunciando que no cumplen con la ley donde, por ejemplo, no crearon el Mercado Consignatario, que sería una herramienta para trabajar, con el productor bancarizado: el productor entrega el producto al secadero y cobra en el banco, porque el banco no nos expondrá a esta chicana de los industriales, de las notas de crédito, de los retornos o de los pagos a plazo como sucede ahora”, reiteró ante Misiones Plural, tal como lo viene denunciando desde hace tiempo.
Petterson asegura incluso que desde el Banco Nación quieren trabajar con el sector ya que entienden, dijo, que el beneficio sería para todos. “Para que eso sea posible, falta la garantía del Estado, pero no hay garantía ni compromiso de parte del Gobierno. Solo faltan que digan que si y creen el Mercado Consignatario”, tal como lo establece la Ley desde el año 2009.
“Los pequeños productores estamos unidos, estamos juntos en esta lucha. Durante este mes que nos queda antes de la fiesta de los yerbateros, vamos a ir analizando la situaciones y veremos qué decidimos, para tratar de resolver este problema. Nuestro compromiso es de lucha para defender la actividad yerbatera que es la generadora de mano de obra más grande de nuestra provincia. Pero nos está faltando un Estado presente frente a un Inym que no trabaja y solo son funcionales a las grandes industrias. Ahora estamos cerca de terminar una cosecha donde el productor termina sin dinero, sin efectivo, regalando su producción a las grandes industrias, perdiendo además su producción por la caída de hojas. Y el Gobierno se desentiende, pero con esa actitud, favorece a las grandes industrias”, denunció Petterson.

Anuncios