El Estado misionero hará mañana su presentación en la Corte Suprema de Justicia en defensa de la intangibilidad de los recursos que le corresponden por la coparticipación y que pretende manotear Buenos Aires afectando a todas las provincias. Vidal mostró la hilacha al judicializar el reclamo apostando a su capacidad de lobby y renunciando al diálogo democrático en búsqueda de consensos.

Posadas (jueves, 28 de septiembre) Mañana el Estado misionero hará su presentación ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación en defensa de los recursos de la coparticipación federal de impuestos que pretende manotear el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Es la fecha que estableció el máximo tribunal que fue recibiendo los escritos de todas las provincias que serían afectadas si los supremos dirimen a favor de una presentación que hizo la Provincia de Buenos Aires que reclama la actualización del Fondo del Conurbano. La gobernadora Vidal recurrió a la Justicia para levantar el techo de 650 millones de pesos del Fondo del Conurbano, que rige desde 1996. Una aspiración que de contar con la aprobación, derivaría en unos 53 mil millones anuales adicionales para el distrito, en detrimento del resto de las provincias. El Estado misionero se vería afectado en 3 mil millones según fueron denunciando los diputados Closs y Franco y el ministro Safrán. El gobernador Passalacqua también se vino pronunciando para subrayar que no se opone a los reclamos de Buenos Aires sino a la afectación de los recursos de las otras provincias.
Precisamente, por la obligación y necesidad de defender sus recursos, todos los gobernadores, excluyendo a Vidal y Larreta que vive su mundo propio, se reunieron hace un mes con el propósito de sumar fuerza política en oposición, no al reclamo, sino que la actualización del Fondo del Conurbano bonaerense no afecte las remesas de coparticipación al resto de los distritos. Fue una foto de peso más que refuerza el potencial poder político de las provincias de manifiesto en la composición de las dos cámaras del Congreso, que no se modificarán sustancialmente por las elecciones de octubre.
Como sucede frecuentemente cuando los medios antes de informar, operan, el debate por el restablecimiento del Fondo que reclama Vidal, intentó encerrarse en el falso dilema constitucionalidad – inconstitucionalidad.
Por eso, Passalacqua y los todos los gobernadores, además de los fiscales de Estado de cada provincia que también estuvieron reuniéndose, el conflicto sólo puede tener una solución política. Sin embargo, en la Casa Rosada se hacen los distraídos y llegaron a decir que la Foto de los Gobernadores, entre los que estaban los de Cambiemos, fue un mensaje para la Corte. No es lo que sostienen los gobernadores que reclaman al Presidente que la encrucijada no sea resuelta por la Justicia sino con una salida política, vía una reforma fiscal en el Congreso.
Sin embargo, el escenario muestra que la jugada de la gobernadora Vidal le dio la iniciativa. Logró embarrar la cancha con la judicialización de las diferencias y apuesta a la capacidad de presión que tiene el macrismo sobre los jueces en detrimento del diálogo para la búsqueda de consensos.

Anuncios