El diputado alfonsinista, Hugo Escalada, sugirió hoy al gobernador de Mendoza que no se quede en la pelea chiquita por un impuesto al vino, sino que debata al interior de Cambiemos el rumbo de la política económica de Macri. Observó que las restricciones a las provincias son causa del esquema financiero del gobierno nacional, que toma deuda a intereses exorbitantes para conseguir dólares y a la vez se queda sin dólares porque elimina incoherentemente la obligación a los exportadores de liquidar las divisas que –recordó- fue impuesta por el gobierno de Arturo Illia.

Posadas (Viernes, 3 de noviembre) “El gobierno nacional nos pone a pelear entre hermanos con los anuncios de reforma permanente mientras sigue tomando deuda para conseguir dólares y a la vez en forma incoherente elimina la obligación de liquidar las divisas de exportaciones”, destacó hoy el diputado Hugo Escalada para poner en contexto la polémica que desataron los proyectos de reformas tributaria, laboral y previsional. “Es decir –explicó- que Macri hace el ajuste en el mercado interno mientras genera negocios y ganancias para los  bancos extranjeros”.
Consultado por la forma en que las tres iniciativas afectarán a la provincia, el diputado alfonsinista consideró que exacerban la puja por el ingreso que existe en toda sociedad y en ese sentido afirmó que fiel a su identidad de clase, las reformas apuntan a beneficiar al sector del capital más concentrado y en consecuencia afectará a las economías regionales. Consideró lógico que hasta las provincias gobernadas por aliados a la Casa Rosada, como Mendoza, hayan salido con los tapones de punta a quejarse de los proyectos. “Es cierto que Dujovne, como todos los gerentes del gabinete no entienden nada de economías regionales –agregó- pero quedarse en la pelea por un punto más o menos de la alícuota de un impuesto, es aceptar el ajuste como inevitable. La verdadera discusión debe integrar todas las medidas económicas aplicadas por el gobierno nacional y se verá que el ajuste es consecuencia de una política económica y no la causa de un estado de cosas”.
Para reforzar sus argumentos sugirió vincular tres grandes títulos de estos días:
“La reforma impositiva tensa la negociación con los gobernadores”. Antes de reunirse con Macri, los mandatarios de Mendoza, Salta, Tucumán, San Juan y Tierra del Fuego criticaron los cambios por el fuerte impacto de las medidas sobre sus economías regionales.
Seguro que lo saben, editorial de BAE en la que desnuda el mal negocio que hace el Gobierno al endeudarse en dólares
El Gobierno eliminó la obligación de liquidar las divisas de las exportaciones.

El negocio de la deuda externa en dólares

“Fíjense como la pelea de los gobernadores por defender sus recursos y las economías de sus provincias, es consecuencia de las políticas macro, no meramente de un manotazo de Dujovne. El origen del mal es la fuga de capitales y el ritmo de endeudamiento que está llevando el Gobierno en casi dos años de gestión”.
La reacción virulenta de los mendocinos y de aliados como Urtubey, dan cuenta de la poca viabilidad política y social que tiene el endeudamiento que es insostenible a mediano plazo, estimó para afirmar que “se está financiando a consciencia la fuga de dólares”. Para dar precisiones recomendó leer la editorial de tapa de BAE de hoy, que dice:
“El Gobierno salió a colocar tres bonos en euros por 2.500 millones. Equivale a, número redondo, $50.000.000.000. El BCRA los deberá esterilizar a una tasa promedio de 27% anual; es decir, pagará en intereses $13.500 millones. Por los 2.500 millones de euros pagarán de intereses, en el primer año, u$s157 millones (unos $2.700 millones) el Tesoro más los $13.500 millones el BCRA. En total, $16.200 millones o u$s925 millones. Es decir, por una deuda de 2.500 millones de euros a diez años, sólo por intereses se van a pagar el primer año u$s925 millones. Si en lugar de emitir en euros se toma en pesos en el mercado local, el Tesoro podría colocar un bono a diez años con UVA más 5 puntos, que hoy daría un 27/28%. Pagaría de intereses el primer año si la inflación no afloja $13.500 millones. Pero como el Banco Central no va a estar obligado a esterilizar ni los $50.000 millones de la deuda ni los $50.000 millones que absorbería el Tesoro, se ahorraría en pago de intereses $27.000 millones en un año. Seguro que el ministro Caputo también lo sabe”.

¿De qué vivirá la Argentina?

A esta observación, el diputado alfonsinista agregó más datos: “en 2016 el sector público nacional emitió bonos en moneda extranjera por 34.652 millones de dólares, mientras que en diez meses de este año lo hizo por una cifra superior, 46.500 millones, datos que afirmó están en la página mecon.gov.ar
Reflexionó al respecto que desde la crisis de 1930 se viene diciendo que la economía argentina se enfrenta a periódicos cuellos de botella en el sector externo porque tiene escases de divisas, es decir de dólares. “Es lo que justificaría la toma de deuda”, observó para recordar que el gobierno de CFK no tomaba deuda pero se financiaba con las retenciones a las exportaciones y la obligación de los exportadores de liquidar las divisas en 30 días. “Ahora Macri, que necesita dólares, toma deuda, pero incoherentemente, no sólo bajó las retenciones sino que ayer, con toda liviandad y en forma incoherente con esa necesidad de dólares, a través de un decreto elimina esa obligación de liquidar las divisas de las exportaciones. Y con un tiro por elevación a sus ex correligionarios que avalan las reformas, recordó que la obligación de liquidar divisas fue establecida por el gobierno de Arturo Illia.
Más allá de la ideología del Gobierno, que argumenta que la medida favorecerá la competitividad, Escalada destaca que hasta los economistas de la ortodoxia liberal aseguran que estas medidas aumentan los problemas estructurales del país, al disminuir la capacidad del sector público para incrementar la oferta de divisas y evitar maniobras clásicas de los grupos agroexportadores para provocar una corrida y devaluación de la moneda.
“¿De qué vivirá la Argentina si no ingresan dólares del complejo agroexportador?”, se preguntó Escalada retóricamente para poner en evidencia que “con Macri el único sector que está ganando es el financiero”. Y sugirió que el gobernador de Mendoza en lugar de salir a pelear por el impuesto al vino, que salga a pelear al interior de Cambiemos para que cambie el rumbo de la política económica en favor de la industria nacional y el mercado interno, sino, afirmó “los gobernadores estarán condenados seguir desfilando por Buenos Aires, porque los recursos de las provincias se están yendo por la canaleta de la deuda y la fuga de divisas”, remató con ironía y parafraseando a Ernesto Sanz cuando criticó la Asignación Universal.

Anuncios