El mensaje del presidente Macri este mediodía en defensa del sinceramiento de las tarifas está contextuado en el dramatismo con que Cambiemos trata el debate en el Senado y la táctica trasladar la responsabilidad al kirchnerismo. Se asume que un veto eventual tiene un “costo político” cuando podría ser a la inversa ya que reafirmaría su fortaleza en la toma de decisiones. El fin de semana se conocieron las posiciones de Closs y Schiavoni

Posadas (Lunes, 28 de mayo) Repasando las declaraciones de referentes de la política en el orden nacional y los temas que acapararon la atención de los analistas el fin de semana, pareciera que el miércoles 30 se jugara en el Senado de la Nación el futuro de la Patria. Se advierte una obsesión en Cambiemos en hacer caer la ley, con tiene media sanción de diputados y dictamen de comisión, que retrotrae el valor de las tarifas de los servicios públicos a noviembre pasado y determina una ecuación ligada a la evolución del salario para futuros incrementos.
Clarín, titula hoy en tapa “Quieren evitar el veto presidencial”. Y en la bajada revela que “el oficialismo ahora juega a que el peronismo no reúna quórum en el Senado” y adelanta que “el PJ pidió una sesión especial para este miércoles a las 14 en la Cámara alta para tratar la ley que limita las subas en los servicios públicos”.
La Nación, más pesimista afirma en la prima plana que “el PJ ya tiene los votos en el Senado para aprobar la ley” y dramatiza que “a contra reloj, el Gobierno apela a los gobernadores para frenar el proyecto”. Al mismo tiempo relata: “mientras corre la cuenta regresiva hacia la sesión de pasado mañana y el Gobierno se apresta a hacer sus últimos movimientos para evitar la derrota legislativa, la oposición ya tendría asegurados los votos para sancionar en el Senado el proyecto de ley que limita a la variación de los salarios y retrotrae a los valores de noviembre las tarifas de los servicios públicos”.

Schiavoni confiado

El misionero Humberto Schiavoni que preside el bloque del PRO en el Senado y es presidente del Consejo Nacional del partido, abundó en ese sentido en declaraciones que la agencia del gobierno, Telam se encargó de difundir. Más optimista y con el pulso que tiene desde adentro del Senado logró que titulen sus opiniones en sentido positivo: “Confiamos en lograr el consenso con el peronismo federal; dijo el senador misionero por Cambiemos Humberto Schiavoni”. Precisa la nota: “el senador nacional misionero por Cambiemos Humberto Schiavoni se mostró confiado en que el miércoles el oficialismo pueda acordar en el Congreso un “proyecto consensuado” de tarifas con el peronismo federal, cuando se tratará el proyecto opositor de emergencia tarifaria que ya cuenta con media sanción del Senado.
“Están dadas las condiciones para que esta semana podamos arribar a un acuerdo consensuado sobre la base del proyecto de Cambiemos. Si hay acuerdo con el peronismo federal, podría prosperar en las dos cámaras”, puntualizó el legislador y presidente del Consejo Nacional del PRO en declaraciones formuladas el sábado en Radio Mitre de Buenos Aires.
En este marco, reafirmó que el oficialismo no apoyará “desde ningún punto de vista” al proyecto opositor de emergencia tarifaria -aprobado por la Cámara de Diputados y con dictamen de mayoría en el Senado-, al que consideró “antifederal”.
“Es antifederal, es lo que literalmente establece ese proyecto que creemos además tiene una visión más política que real, así que esperamos llegar a un proyecto razonable sobre la base del impulsado por Cambiemos”, planteó el senador oficialista.
Schiavoni insistió además en que el Parlamento “no tiene potestad para fijar tarifas” al recordar que “un fallo de la Corte Suprema de Justicia establece que es potestad del Ejecutivo, previo realización de audiencias públicas”.
El martes último, en el marco del plenario de comisiones en la que la oposición logró darle despacho de mayoría al proyecto de ley con media sanción del Senado -que retrotrae las tarifas al valor de noviembre del 2017 y ata su evolución a la variación de los salarios- en tanto el oficialismo -con el respaldo de algunos senadores peronistas- firmó un dictamen de minoría que propone disminuir el IVA en las boletas de usuarios residenciales por el término de un año, aunque con la posibilidad de prórroga”.

Closs alineado con Passalacqua

La agencia Telam, que se ve estuvo operando en la medida de sus posibilidades, difundió también declaraciones del senador Maurice Closs y tituló que “anticipó que el Frente Renovador se abstendrá el miércoles cuando se vote el proyecto de tarifas”
Destaca la nota: “el senador nacional Maurice Closs, que integra el bloque del Frente Renovador misionero adelantó que “lo más probable” es que su bancada, que comparte con la senadora Magdalena Solari Quintana, se abstenga a la hora de votar en el recinto de la Cámara alta, el miércoles próximo, las iniciativas en danza para morigerar los aumentos de tarifas.
“Lo más probable es que mantengamos la misma posición que en Diputados, que es la abstención”, anunció Closs, en declaraciones formuladas a la radio de Capital Federal “Con Vos”, en las que marcó su discrepancia tanto con el proyecto opositor, como con el impulsado ahora por el oficialismo, con el apoyo de algunos senadores justicialistas.
“No me gusta ninguno de los dos proyectos, en especial el del IVA (de Cambiemos, y que propone bajar a la mitad el impacto en las boletas de ese tributo coparticipable). Me parece complicado, porque les quita recaudación a las provincias, vamos a tener ajustes por todos lados en los presupuestos provinciales”, planteó el ex gobernador misionero y actual senador nacional.
En este sentido, consideró que “lo que tiene que ver con tarifas es eminentemente administrativo”, y reclamó no modificar el Presupuesto y que el presidente Mauricio Macri se haga cargo del costo político del incremento en las boletas de energía.
“Hay un Presupuesto aprobado, de manera que tocar ahora la ley de Presupuesto Nacional no nos parece acertado. Los aciertos o errores del gobierno nacional se los tiene que bancar el Presidente”, afirmó el legislador.
Closs apuntó que el Presidente cometió “el error” de “tratar de compartir los costos políticos” con los gobernadores. Y remarcó: “Cuando la sábana es corta, en algún lado se destapa. Por eso digo que el costo político se lo tiene que bancar el Presidente, que fue el que tomó esas decisiones”.
El Senado Nacional tiene previsto debatir este miércoles en el recinto la cuestión tarifas, a partir de un dictamen mayoritario basado en el proyecto opositor con media sanción de Diputados y otro minoritario, sumado por el oficialismo esta semana, que apunta a reducir a la mitad el IVA en las tarifas de servicios públicos para usuarios residenciales.
En tanto, la iniciativa opositora retrotrae el valor de las tarifas a los de noviembre del año pasado y ata su evolución a un techo fijado por la variación de los salarios.
Otros sitios, como La Política Online, que en la burbuja de la política tiene la misma influencia que los medios hegemónicos, trató el tema en varias notas, y arriesga a sostener que las dificultades en las negociaciones de las oposiciones con la Casa Rosada se encuentran contaminadas por “la interna de los gobernadores”. En uno de sus títulos afirma que esa supuesta interna esta “detrás de la pulseada por la ley contra los tarifazos” y desde una óptica porteña asegura que “Schiaretti y Urtubey lideran el polo dialoguista y se enfrentan a Insfrán, Verna y Manzur”.

Lo importante es lo que viene

Operaciones hay de todo tipo. Pero si Mauricio Macri tiene el veto anunciado en el fondo no se está discutiendo de tarifas. Es decir que con ley o sin ley no habrá modificaciones en la política de sincerar la relación de precios con los costos. La cuestión, entonces, tiene un valor simbólico. Evitar que el Presidente tenga que vetar la ley. Y dicen, desde los medios que respaldan a Macri “le quieren hacer pagar un costo político”.
No se entiende bien por qué.
El veto por un lado tiene el respaldo constitucional que devuelve la iniciativa al Congreso que, con dos tercios de los votos lo puede censurarlo. Es el juego de la República que tanto dicen rescatar.
Desde el punto de vista político, el veto incluso puede reforzar la imagen del Presidente que tiene, para hablar en su lenguaje futbolero, la pelota picando, para reafirmar su liderazgo en la defensa del rumbo económico.
Lo que queda entonces es suponer que la estrategia de la Casa Rosada se centra en evitar el título de los diarios y los zócalos de la TV: “Macri vetó la ley contra los tarifazos”.
Aunque parezca secundario, es la disputa que se da en el seno de los estrategas de la Casa Rosada que siguen valorando más la construcción virtual y de metáforas que la realidad. No es casual la embestida de Elisa Carrió contra Durán Barba. Entiende que hay un límite en la seducción publicitaria. Macri, su equipo, el PRO y la UCR, deben asumir para poder defender el sentido de las políticas que son estratégicas para el gobierno nacional.

El mensaje del Presidente

No se entienden las razones por la cual no se dicen las cosas como son. Los problemas de la economía argentina son estructurales y vienen de arrastre desde mucho antes de los K. Si se quiere trazar un hito en el tiempo, habría que remontarse a la herencia que le dejaron a los gobiernos democráticos, no los militares que fueron instrumento, sino los Martínez de Hoz y la destrucción de las bases industriales de la Nación. Aquí también tienen el lenguaje aceitado para eludir las cuestiones de fondo cuando desde el PRO y la UCR bancaron una campaña contra EMSA. La luz sube en las facturas de los hogares misioneros porque hay una política de sinceramiento aplicada por el gobierno nacional.
Macri con el mensaje que difundió este mediodía la Casa Rosada desperdició una gran oportunidad. Salió desmesuradamente a apretar a los senadores e insistió en con frases y consignas de campaña, como decir la verdad, cuando se dicen cosas a medias.
¿Le sirve todavía Cristina Kirchner como factor de división al interior del peronismo? La primera impresión hace suponer que al nombrarla como fantasma no hizo más que generar un efecto inverso. Desde Pichetto para abajo se sintieron “apretados”.
De cara a la gente, no alcanza con insistir que “la luz tiene un costo” y que todo el mal del mundo es el déficit fiscal. Su discurso, leído indisimuladamente en el telepronter, desliza la lógica de la empresa que apela a la comprensión del consumidor a quién además responsabiliza por utilizar la electricidad en sus hogares. Todavía está pendiente la explicación de un programa económico y de una construcción política que identifique a Cambiemos con un proyecto. Ser la contracara de los K, si sigue sirviendo se agota en lo electoral.
El miércoles, desde esta perspectiva, no es ningún punto de inflexión. Lo importante viene después.

 

Anuncios