Los movimientos sociales reclaman unidad a los partidos de las oposiciones para ganar las elecciones en 2019 y desplazar al neoliberalismo. Dieron el ejemplo en el Encuentro Regional de Economía Popular celebrado en Chaco. El diputado Sereno, que pertenece a los movimientos, considera que constituyen el nuevo sujeto histórico en la fase del capitalismo financiero que excluye a trabajadores del consumo.

Posadas (Jueves, 2 de agosto) “El tema de la economía popular ya está instalada” aseguró el diputado del Pays Martín Sereno quién también representa en Misiones a la Confederación que los nuclea. Considera que los trabajadores informales se constituyen en los nuevos sujetos históricos producto de la etapa de concentración del capitalismo caracterizado por la emancipación de la valorización financiera del circuito productivo. Son entre el 30 y el 40 por ciento de los trabajadores según la región que se asumen como el sector dinámico que en el capitalismo industrial se generaba en la fábrica. Estimó Sereno que llegue quién llegue a la Presidencia en 2019 “el peor como está ahora, o alguien menos malo o mejor, este tema de la economía popular va a ser debatida porque ya está instalada”. En declaraciones formuladas en el programa Plural que se emite por Canal 4 anticipó que esta nueva sociedad obligará a definir políticas de Estado que incluya a los hoy excluidos.

Martin Sereno en Plural

El diputado participó del Encuentro Regional de Economía Popular celebrado en el Chaco la semana pasada, espacio en el que no sólo se abordaron las cuestiones propias del sector que hoy no es tenido en cuenta, sino que además se articula a lo político. La consigna del Chaco fue categórica: unidad para derrotar al neoliberalismo y dieron el ejemplo los Movimientos que dejaron de lado sus diferencias para sentarse a consensuar proyectos. Veamos la entrevista. 

Las encuestas están revelando que todos los dirigentes presidenciables tienen más imagen negativa que positiva. Este fenómeno se vincula a la antipolítica y a la falta de respuestas de los partidos. Entonces este protagonismo que ganan los movimientos sociales ¿tiene que ver con esta crisis dirigencial?

Y tiene mucho que ver. El surgimiento de estos movimientos y organizaciones populares porque la falta de respuesta política a las situaciones sociales nos llevó a tratar de organizar a todo ese sector que está siendo excluido, para conseguir adquirir el derecho y garantizar lo que tendrían que estar asegurados. Nosotros vemos que más allá de que ahora se ve esto en Argentina, esto es parte del sistema global en esta etapa del capitalismo que es financiero. Ya no necesita como el industrial, trabajadores y consumidores, ahora el capital hace la guita con el capital mismo financieramente especulando. Entonces no hace falta tantos trabajadores y no hacen falta tantos consumidores todo ese sector está quedando excluido. Y no es desde ahora. Viene pasando hace años y nosotros ya lo planteamos en el gobierno anterior crear un ministerio de la economía popular. Ese sector es el 30, 35, 40 por ciento según las provincias  y está excluido, no tiene posibilidad de acceder a un trabajo formal, con un patrón, entonces para poder subsistir se generan su propio empleo. Ya sea artesanía, changa, venta ambulante, diferentes oficios de manera independiente. Es  toda la gente que se generó su propio oficio su propio empleo para subsistir. Esto no fue contemplado ni en el gobierno anterior, y en este menos por supuesto, entonces los movimientos sociales asumimos esa responsabilidad que todavía no asumió el Estado pero que tiene que asumir indefectiblemente porque si no tengo una bomba de tiempo. Hay que empezar a generar políticas de estado para todo ese sector. Esta nueva clase trabajadora no existía en el capitalismo industrial porque las condiciones eran otras. Los movimientos sociales levantaron ese guante y hemos logrado además, creo, una muestra de madurez política muy importante, porque hoy vos encontrás en el Encuentro Regional de Economías Regionales celebrada en Chaco, a la CCC, a Barrios de Pie, al Movimiento Evita. Son movimientos sociales que tenían muchísimas diferencias que parecían insalvables hace años, sin embargo ante este ajuste rotundo surgió esta unidad concreta, posible, que ya lleva tres años trabajando en conjunto. Porque así lo requiere la gente, el pueblo. La clase política está así dos pasos atrás. Ni siquiera han logrado la unidad contra este modelo de ajuste fatal del neoliberalismo.

 

Ahora ¿no hay un límite también en esa de marcar diferencias entre la clase política con la acción de los movimientos sociales?

La clase dirigencial, a eso me refiero, yo estoy en los dos lados. Y bueno yo no quiero hablar de mí pero creo que es lo que muchos tendríamos que entender. Que lo social y lo político van juntos, entonces la respuesta político partidaria tendría que acompañar las demandas sociales. Esto de la política y la anti-política yo creo que es porque no están acompañando.

 

No están respondiendo a las crisis de una partidocracia tradicional se puede decir, no de la política exactamente?

Exactamente una partidocracia y quizá también tenga que ver con un recambio generacional también que muchas veces es frenado porque hay algunos que quieren seguir y no abren paso.

 

Puede ser que no estemos realmente  en una crisis. Una crisis implicaría una síntesis de lo nuevo que supera lo viejo. Y yo diría que estamos una desestructuración de algo que había, para algo que no se sabe dónde va. Que no es una tormenta.

No, porque una tormenta es de factores externos y esto fue autogenerado. Así que tormenta no es. Lo de crisis también es un momento que ustedes seguramente vieron y muchos televidentes también. Lo de la doctrina del shock, en un momento de crisis rotundo y desesperación “voy a aceptar cualquier cosa”. Acá se celebró que el dólar se llegó a 28 pesos porque frenamos la hecatombe y te devaluaron un 40 por ciento en un mes. Y se celebró porque claro, te vendieron la hecatombe total, explotan las Lebacs, que explota todo se ha agarrado de la mesa con fuerza. La salvamos dijeron… Salvamos nada, pusieron 10 mil millones de dólares, nos metimos de nuevo en el FMI y devaluamos la moneda un 40 por ciento. Entonces la crisis es lo que te venden, para que asustado se acepte cualquier tipo de medida. En realidad yo creo que hoy el mundo ha cambiado la situación geopolítica. El capitalismo financiero se afirma, aparecen estos nuevos actores, que son todo este sector excluidos de más de un 30% de la población, y no se está definiendo cuál sería la política pero tampoco hay muchos que estén pensando.

 

¿No hay un problema estructural ahí? porque si en el capitalismo industrial el sujeto de cambio y de resistencia era la contradicción en la fábrica, capital-trabajo, acá no se ve claramente cuál es el motor que puede dar fortaleza a estos movimientos.

En realidad yo creo que lo que hay que entender que. como antes el obrero era reconocido como un trabajador, tienen que ser reconocido y es lo que planteamos nosotros, como trabajador el vendedor ambulante, el albañil que hace changas, el que cuida al abuelo a la abuela, el que cuida pibes, son trabajadores. Porque de hecho están trabajando, es un nuevo sujeto que antes era mínimo, existía, pero un porcentaje muy chico que, ahora dada las condiciones, aumentó de manera impresionante su volumen y vuelvo a decir para mí no es coyuntural. Esto ya se estructura así en una nueva sociedad, con un porcentaje alto que no va a tener empleo formal. Por eso exigimos que el Estado empiece a generar políticas para este gran sector. Hay una cosa que vemos en todos los sectores, el productor cobra miseria, el consumidor paga fortuna y los intermediarios en la cadena intermediación a la que se lleva todo. El Estado podría por ejemplo empezar a achicar esa distancia entre el productor y el consumidor. En cualquier ítem el que hace el mueble de madera, el que planta yerba, tabaco, el que hace mandioca, el que produce una sábana o una remera. El productor al cobra miseria y el consumidor paga fortuna.

 

El modelo feria franca el afeitado digamos…

Digamos que sí, yo creo que el modelo feria franca corresponde y fue muy bueno en ese momento. Ahora vos ves y el 50 por ciento de los feriantes son intermediarios, salen a comprar a los colonos y no están produciendo ellos. Nosotros propusimos, tenemos un proyecto de ley en discusión, que es soberanía alimentaria local. Donde el productor sigue en su rol de productor, no de comerciante, vendedor ni feriante. El produce y el Estado interviene en la parte de comercialización. Y fomentando una producción a través de un seguimiento técnico y la cadena de comercialización que es lo que le falla a todos. Porque producir en la chacra todos producen, lo que quieras, ahora estamos podridos de ver los chanchos comiéndose sandías, comiendo los zapallitos porque no tiene donde vender. Entonces lo que está fallando es esa parte en la parte.

 

Aparte que como decimos en esta etapa del capitalismo, que aparentemente las crisis son una manera propia del capital financiero de generar la crisis y lucrar.  Lucrar con la crisis más fortalecida para caer en otra nueva.  Se promueve la incertidumbre.

Esto no es que va para cualquier lado, el gobierno nacional no se equivoca y su plan lo están cumpliendo desde que llegaron. A veces miden cuál va a ser la reacción popular y si ve que es muy contraria retroceden un poquitito, pero no se equivocan. Vos pensá las medidas que han tomado, del plan original que por lo menos los que los conocíamos anunciamos que iban a llevar a cabo.

 

Más allá de los nombres, D’elia y Grabois tuvieron un pequeño debate, en forma indirecta, porque los periodistas aprovechan para generar un alboroto, sobre el riesgo que corren los movimientos con un gobierno que puede tender a ser neoconservador. Es decir tirarle algo a los movimientos sociales para que sobrevivan y evitar la explosión y mientras seguir con este plan que vos decís: de concentración del ingreso

Bueno es lo que está haciendo este gobierno nacional. Nosotros decimos no queremos programas sociales, eso es estirar la agonía. Nosotros queremos trabajo y que sea reconocido el trabajo que hacen los compañeros y compañeras. Por decirlo de alguna manera, nosotros en la marcha federal presentamos cinco proyectos de Ley. Yo tengo uno presentado en la provincia que es el resguardo cooperativo. Qué quiere decir, que el 30 por ciento de las obras públicas ya sea a través del Estado o de empresas contratadas que vaya cooperativas locales. Si tenemos un montón de gente con capacidad de albañilería, plomería, electricidad, entonces dejemos de darle a las grandes empresas ese laburo y un porcentaje que sea para los laburantes locales. Y así creas un circuito que si en Wanda, por nombrar un pueblo, vos tenés que hacer alguna obra, si vos le das en laburo una cooperativa local, primero generas empleo ahí. No hay en casi ningún pueblo de Misiones empleo genuino, porque o sos un comerciante, o trabajas para el Estado, y pará de contar. Entonces vos generar empleo local en Wanda, circulación de guita en Wanda. Y si yo estoy haciendo la casita a la vuelta de la mía la voy a hacer lo mejor posible porque me van a putear todos los días. ¿Qué pasa hoy? viene una empresa no sabe de dónde, ni sabe de quién, desembarca con diez tipos que seguramente encima lo tienen negro. Hace la casita, usa materiales berretas, construcción berreta, no cumple los plazos, termina y se va. Se fue la guita ese fue el laburo y te quede una construcción de mala calidad. Entonces démosle el laburo a las cooperativas locales, si hay que comprar tela para el hospital comprémosle a los pequeños polos textiles que hay acá en la provincia, o démosle el laburo al pequeño.

 

La prioridad ahora es el pequeño para generar…

El derrame, tiene que ser desde abajo para arriba. Empujá la guita abajo y dónde va a quedar. La verdad que los programas sociales no es lo que queremos, pero es cierto que le están haciendo un gran favor a esta provincia porque es un montón de plata que entra y que se gasta en el kiosquito, el almacén de la vuelta, porque ayuda a eso, pero es estirar la agonía de los trabajadores y está en 4800 pesos. La canasta básica está en 21000.

Nosotros lo que hemos generado son  pequeños polos textiles, polos de carpintería, polos de herrería, huertas comunitarias. Entonces además de capacitar, se producen cosas que se venden y se arriman por ahí otro tres o cuatro mil mes y así orillas las diez lucas. Que  es lo mínimo para subsistir. Pero hay que generar ese laburo y el Estado debería comprar eso. ¿A quién le compro los dulces para los comedores estatales? y recompró las cooperativas que producen dulces ¿A quién le compró la ropa blanca para los hospitales? a las cooperativas textiles entonces generas laburo acá, bien local bien de abajo y por lo menos equipara un poco la situación y dignifica. Pretendemos que todo trabajador o trabajadora pueda vivir dignamente de su laburo no importa si es en una empresa, en un comercio de azafata o cosiendo ropa, es trabajo y tiene derecho a vivir con dignidad.

 

¿Cuál es la metodología? porque la metodología digamos del reclamo es la protesta, debería incluir también un proyecto de toma de poder, de empoderamiento. Los movimientos sociales ¿están preparados para eso?

Hablando indudablemente hay muchísimos cuadros en los movimientos sociales con capacidad para administrar gobernar y ejecutar políticas.  Y con un cabal conocimiento de la situación de este sector más excluidos. Yo estaba con la marcha federal y ahí  llevamos cinco proyectos de ley demostrando que no es sólo protestar y movilizarse. Sino también llevamos cinco propuestas concretas de temáticas muy sensibles. Uno referente a la producción rural y agricultura familiar, otro referente a la obra pública otro referente a la emergencia en adicciones, que la verdad que calamitoso ver como gran parte de la juventud está en un consumo problemático que es muy difícil sacarlos.  Porque además si no le das opciones laborales educativas o deportivas, se va  a la esquina y se pone a tomar una birrita y por ahí se concatena con algo más. Pero si vos tenés opciones diversas…

 

Por eso el objetivo que planteaban en el Encuentro del Chaco, dos o tres oradores, es apuntar el modelo de Macri. Ganar las elecciones.

Ahí la unidad que estamos tratando de generar y hacerle entender a todos y a todas, porque realmente creemos que para el año que viene ganar en esas elecciones tiene que haber una unidad total. No alcanza con un sector u otro. Por eso pongo el ejemplo de las organizaciones. Así como nosotros limamos la diferencia para salir a pelear en conjunto, bueno hay que lograr eso en todo el conjunto que se oponga a  este modelo. Esas 5 leyes y un ejemplo de por qué a veces la dirigencia política no está a la misma altura, por lo menos circunstancialmente, es que si vos mirás nominalmente las dos Cámaras nacionales la mayoría es oposición y sin embargo le han avalado un montón de leyes y se han unido para un par nada más, que encima después fueron vetadas, y estos cinco proyectos que llevamos en la marcha federal todavía ninguno recordó de guantes. Entonces ahí vemos como que falta un puntito de nuestras cámaras nacionales

 

El argumento entendible en eso de los diputados y senadores que responden a proyectos provinciales es la responsabilidad de gobernar, es decir hay un límite en el poder de la lapicera

Claro. Pero digamos que por ejemplo logramos la media sanción de la ley del relevamiento nacional de barrios populares, estos proyectos presentados de emergencia en adicciones son irrebatibles.  O sea no tenés argumento lógico para sí no; o el de protección o reglamentación de la agricultura familiar. Una ley sancionada hace más de tres años que todavía no está reglamentada. No tenés argumentos lógicos, que a veces en política no les interesa sino el argumento lógico, pero creo que son proyectos que por lo menos ameritan ser debatidos y ni siquiera ha pasado de eso todavía.  Vamos a insistir con esos tratamientos.

 

¿Cómo redondearías el momento político y el qué hacer?

Bueno para nosotros la política es organizarse, es organización, es trabajar en conjunto y pelear para garantizar derechos que tenemos que nos están sacando y para conseguir nuevos de acuerdo con lo que es, en lo que se está transformando la sociedad. Yo la verdad que apelo a todos ya todas para que traten de generar ese conjunto, que es muy claro que estas políticas van a hambrear cada vez más al pueblo. Nos van a sacar salud, nos va a sacar educación, nos va a sacar laburo, van a hacer vivir indignamente. Entonces no es momento para medias tintas, realmente o apoyas este modelo, que algunos ideológicamente lo apoyan o estás en contra. De las otras discusiones se pueden dar si logramos llegar a ser gobierno y ahí empezar a afinar un poquito las discusiones de acuerdo a las prácticas, ideología y metodología de cada uno. Pero primero hay que llegar al gobierno. Una cosa que tengo claro más allá de las candidaturas del año que viene, de quién llegue a la Presidencia, hay un tema que ninguno va a poder eludir que es esta agenda que impulsemos los movimientos sociales de la economía popular. Porque ya todos saben de qué se trata, ya todos han asumido y todos van a tener que dar respuesta. Entonces eso ya es una gran logro de los movimientos sociales, porque llegue quién llegue, el peor como está ahora, o alguien menos malo o mejor; este tema de la economía popular va a ser debatida porque ya está instalada.

Anuncios