El DNU con el que Macri eliminó el Fondo Federal manotea recursos a las provincias que en Misiones se estimaban en 800 millones el año que viene. Pero también tiene afectos en las relaciones institucionales que fueron construyendo los gobernadores que desde 2015 asumieron una actitud de respeto a su representación. Por un lado un bloque de provincias buscan derogarlo, pero la decisión que del Presidente de volver a defender la medida en Jujuy deslizando cuestiones de corrupción, termina minando la solidez política del marco dialoguista establecido por los gobernadores.

Posadas (Viernes, 17 de agosto) La eliminación del Fondo Federal Solidario creado para distribuir recursos para pequeñas obras de infraestructura en los municipios, más allá de los recortes que de por sí son contundentes, tiene un desplazamiento a lo político. El “mazazo” –para utilizar la metáfora del siempre moderado Passalacqua- a las arcas municipales, por inesperado, injusto y arbitrario, debilita riesgosamente la relación institucional que construyeron varios gobernadores con la Presidencia. Al mismo tiempo abona los argumentos de los sectores intransigentes que siempre criticaron la actitud colaborativa asumida por los gobernadores, como el de nuestra provincia, que desde diciembre de 2015 asumieron la necesidad de fortalecer el diálogo nación – provincia.
La gestión de Macri, con minoría en las dos Cámaras en el Congreso, tuvo un marco de gobernabilidad en esa firme defensa de la legitimidad ganada por su Gobierno en el ballotage de 2015. En los gobernadores tuvo un sustento. Es el mismo, aunque no de naturaleza política, que le dieron sus aliados del sector económico. Pues, así como el Presidente salió al cruce de su ministro de Hacienda cuando anunció la interrupción en la rebaja de las retenciones a la soja, se espera que tenga el suficiente poder en la toma de decisiones para desandar el camino elegido por Dujovne, que sentado ante los auditores del FMI confunde las planillas de gastos y recursos con la realidad de la economía argentina.
En este contexto, nuevamente la voz de Passalacqua se hace escuchar en el orden nacional. Si bien fue duro al calificar la medida de un “mazazo” y admitió que se viven momentos de “muchísima preocupación”, subrayó que “no de desánimo”. Deja así abierta las posibilidades del diálogo. “Desde el Gobierno provincial se realizan todas las gestiones para que la Nación repiense, que reflexione y vea cómo compensa, que considere las formas de renegociar ciertas situaciones”, sostuvo.
Pero no todos los gobernadores son tan medidos al punto de que hay media que hablan de “furia de gobernadores”, que observan abrió una nueva pelea ya “que el Presidente incumplió el pacto fiscal que firmó con las provincias”. Afirman, como lo subrayó aquí el diputado Marcelo Rodríguez, que “el inciso H de los compromisos asumidos por el Estado Nacional establece claramente que la continuidad del reparto de esos fondos entre los distritos que adhieran al consenso. Fue una de las condiciones de la Rosada para sumar a más provincias”.
“Nosotros venimos de firmar el pacto fiscal, y esto no se preveía, a mí me gusta respetar los acuerdos y la institucionalidad. Esto nos cae de sorpresa”, lamentó la fueguina Rosana Bertone, una de las gobernadoras peronistas más cercanas a la Rosada. El chubutense Mariano Arcioni, por su parte, recordó que el Fondo Sojero es un “derecho que quedó ratificado en la firma del Pacto Fiscal”. “El gobierno debe cumplir con lo que firma y acuerda con todas las provincias que adherimos”, agregó.
De esta manera, Macri no hizo otra cosa que darle una excusa a los frentes internos que tienen varios gobernadores a los que les cuesta sostener una actitud de diálogo. En varias provincias, se hizo notar que el pacto sólo generaba pérdidas de recaudación. Ahora, tienen la excusa de que Nación violó primero el pacto.
Mientras tanto, en el Congreso nacional ya hay varios proyectos para derogar el DNU y restablecer el fondo sojero. El senador Guillermo Pereyra, del MPN, acaba de ingresar uno en la Cámara Alta. En Diputados, el Bloque Argentina Federal -que responde a los gobernadores- y la kirchnerista María Emilia Soria presentaron diferentes textos. Todo indica que el decreto de Macri va camino a ser volteado.
Por otro lado, la decisión de eliminar el fondo pone en riesgo la aprobación del Presupuesto 2019, que la Rosada negocia con los gobernadores y estará marcado por un feroz ajuste para llegar a la meta del déficit fiscal primario del 1,3% del PBI acordada con el FMI. Ese proyecto tiene que ser enviado antes del 15 de septiembre. Más allá de la tensión que genera esa negociación por sí sola, la decisión del eliminar el fondo la complica más porque implica que el Presidente de manera unilateral desconoció el presupuesto votado por el Congreso el año pasado. Lo que hizo Macri fue interrumpir la ejecución presupuestaria, al eliminar esas partidas. En resumen lo que dicen los gobernadores es para qué apoyar un presupuesto que después se modifica por DNU.
Sin embargo, esta mañana el ministerio de hacienda ratificó el recorte del Fondo con el argumento falaz de que las provincias están recibiendo más recursos. Es el relato que repitieron anoche en la Cámara de Representantes de la Provincia y el libreto que trajo de Buenos Aires, el diputado Luis Pastori. “Las provincias reciben más coparticipación”, argumentan mencionando un dato cierto pero que encierra otras verdades. El Ministerio del Interior, en un comunicado explicó que “las medidas impulsadas por el Ejecutivo tienen un impacto casi nulo, ya que el efecto en las arcas provinciales de estas medidas no llegan a los 5.700 millones de pesos en 2018. Esto representa menos del 4% de los recursos por sobre el presupuesto que están recibiendo las provincias”. Al mismo tiempo aseguran que todas las provincias llevan recibidos en el lapso enero-julio más fondos que los presupuestados. El diputado de la UCR, Luis Pastori, un experto en manipulación de datos, como contador que es, indica que “durante 16 meses la coparticipación real ha aumentado en todas las provincias y en entre enero a julio de 2018, la provincia de Misiones recibió más de 3 mil millones de pesos por encima de lo presupuestado, hablando de coparticipación”. Pero el diputado de Cambiemos sabe también que el incremento del índice de la coparticipación no fue una concesión de Macri sino la consecuencia de un fallo de la Corte Suprema que entendió que el descuento del 15% de la masa de la copa secundaria que se venía aplicando desde 1992 era inconstitucional y ordenó su restitución. Sabe y no lo dice que la decisión de dejar de descontar se hizo en cuotas y que obligó a resignar las acreencias con la nación por los años en que el descuento se hizo irregularmente.
La posición asumida por la UCR local quedó al desnudo como un acto propio de la fe de los conversos cuando desde varios distritos, incluso gobernados por la Alianza Cambiemos se levantan voces radicales en contra de la eliminación del Fondo.

El Presupuesto en tensión

En el Cronista, que no es un diario de la oposición y más bien defensor de la ortodoxia económica se advierte hoy que “la negociación con las provincias por el Presupuesto 2019 entró en un nuevo pico de tensión. Inmediatamente después de la reunión de once provincias opositoras en la casa de Salta, el bloque Justicialista envió un proyecto al Congreso para derogar el decreto de Mauricio Macri que eliminó el Fondo Federal Solidario.
Ayer la oposición mostró su estrategia para hacer frente al avance unilateral de la Casa Rosada con el decreto del “Fondo Sojero”. Los ministros de Hacienda y Economía de las provincias gobernadas por el peronismo Salta, San Juan, Chaco, La Pampa, Formosa, Tucumán, Córdoba, Catamarca, Entre Ríos, Tierra del Fuego y la socialista Santa Fe; se reunieron para plantear una posición común. Y lo lograron. El Bloque Justicialista que lidera el salteño Pablo Kosiner (y que envió asesores a la Casa de Salta) ingresó un proyecto de ley que reclama:
“Resulta jurídicamente indisponible para el Poder Ejecutivo Nacional alterar en forma unilateral, normas que integran ese bloque de juridicidad intrafederal, que tiene la misma naturaleza que el régimen de coparticipación federal de impuestos”. Con este argumento, buscan derogar el DNU de Macri.

Anuncios