La conducción de la central obrera se sumó esta mañana a la reunión de gobernadores peronistas. Hizo saber su preocupación por la paralización de las obras a partir de la eliminación del Fondo Federal Solidario, que afecta a las provincias y municipios.

Preocupada por el freno de la obra pública y el peligro a la pérdida de puestos de trabajo, la CGT se sumó a la cumbre de los gobernadores peronistas que se realiza en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) para unificar posturas contra la eliminación del Fondo Federal Solidario (FFS) de la soja que estableció el Gobierno.

Del encuentro participan los gobernadores Juan Manzur (Tucumán), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Gildo Insfrán (Formosa) y el pampeano Carlos Verna. Además, están presentes los vicegobernadores José Neder (Santiago del Estero), Marcelo Lima (San Juan), Daniel Capitanich (Chaco) y Jorge Solá Jais (Catamarca).

Para Tucumán, no disponer del Fondo Federal Solidario significa que no contaremos con 1.800 millones de pesos que se destinaban a obras en los municipios y comunas de toda nuestra provincia.

Quienes también se acercaron hasta el edificio, situado en San Martín 871, fueron los triunviros de la CGT Héctor Daer, Juan Carlos Schmidt y Carlos Acuña. Junto a ellos, fueron los sindicalistas Andrés Rodríguez (UPCN), Gerardo Martínez (UOCRA) y José Luis Linghieri (OSN).

En un breve contacto con la prensa, Acuña explicó que la eliminación del fondo sojero “generará pérdidas de puestos de trabajo” porque ese dinero que dejará de llegar a las provincias implica el “parálisis de obras”.

“La estrategia está ahora en manos de los gobernadores. Podría tratar de frenarse el decreto a través de una ley en la Cámara de Diputados”, explicó.

El fondo sojero se conformaba con el 30% de las retenciones a las exportaciones de soja, por lo que provincias y municipios dejarán de recibir $35.000 millones entre este mes y diciembre de 2019. Fue creado mediante Decreto Nº 206/2009 con la finalidad de transferir recursos a las provincias, a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y a los municipios para financiar obras. Su objetivo era acrecentar la infraestructura sanitaria, educativa, hospitalaria, de vivienda y vial. Ahora, en medio del ajuste fiscal puesto en marcha para cumplir con las exigencias del FMI, el Gobierno decidió eliminarlo a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia del presidente Mauricio Macri

Anuncios