La imputación a Macri “por los presuntos delitos de abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público al firmar un acuerdo con FMI tras haber pasado por alto al Congreso de la Nación” pone al gobierno en una situación muy delicada si se suma a la crisis generada en la economía sostiene el dirigente alfonsinista Hugo Escalada. La denuncia que originó la imputación fue hecha por Claudio Lozano, presidente de Unidad Popular, junto a Jonatan Baldiviezo, presidente del Observatorio por el Derecho a la Ciudad de Buenos Aires.

Posadas (Miércoles, 5 de septiembre) Hoy toda la argentina está pendiente del FMI. Nuestros ministros viajan sin cesar a Estados Unidos para solicitar instrucciones y calmar a los mercados. Más allá de la opinión que cada uno tenga del Fondo Monetario Internacional, es evidente por lo señalado, que no se trata solamente de un préstamo, se trata de requerir instrucciones para poder actuar porque el acuerdo “ató de manos” a nuestros funcionarios. Se hace necesario volver sobre esta cuestión en momentos de crisis y endeudamiento, que irán más allá de este gobierno y el próximo y cargarán sobre las espaldas de las futuras generaciones.
Importa dejar en claro que no es un crédito en donde el FMI le da al Gobierno un préstamo y lo único que fija son los intereses, el plazo de pago y el monto. Acá hay una cantidad de condicionalidades que están en la carta de intención que son más importantes que el resto de las cosas, entonces no lo hace un crédito normal, es una situación distinta.
El artículo 75 de la Constitución delega en el Congreso la obligación de “contraer empréstitos sobre el crédito de la Nación” y “arreglar el pago de la deuda interior y exterior de la Nación”. Importa y mucho recordar que la Constitución tiene supremacía sobre una ley, ya que el Gobierno se escudó en una ley -y de la absoluta pasividad de nuestros legisladores- para relegar al Congreso.
Este tema tan importante no fue tomado con la seriedad debida y cono todo lo mal hecho vuelve, ha cobrado actualidad nuevamente y justo en un momento donde el gobierno busca señales positivas del FMI.
El antecedente más próximo fue el del anterior gobierno: Néstor Kirchner sometió al Congreso su decisión de cancelar la deuda con el FMI. Si se buscó el aval parlamentario para pagar, para endeudarnos debe ser aún mayor el acuerdo del Congreso Nacional.
Ahora está en manos del juez federal Ercolini frenar el acuerdo y proseguir con la investigación de este endeudamiento unilateral firmado por el Gobierno de Cambiemos sin el acompañamiento de los representantes de la ciudadanía Argentina
Además de Macri, el fiscal imputó al jefe del Gabinete de Ministros, Marcos Peña; al ministro de Economía, Nicolás Dujovne; el presidente del Banco Central, Luis Caputo, y “todo aquel que el devenir de la investigación indique como partícipe o responsable”.
Un fiscal argentino imputó este martes al presidente Mauricio Macri y varios miembros de su Gobierno por “abuso de autoridad y violación del deber de funcionario público”, al no haber sometido a debate en el Congreso el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que por otra parte solicitó sea paralizado.
Los “errores” económicos sumados a los “errores” institucionales ponen al gobierno en una situación muy delicada.
Esta situación se da en los mismos días en que Dujovne se reúne en Washington con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, para renegociar el convenio con el fin de acelerar el cobro de una nueva partida de los 50.000 millones de dólares.

Anuncios