La posverdad la llama “fake news”. En criollo, los periodistas hablan de “pescado podrido”. Son las noticias falsas. La calle dice que “Clarín –e infobae- mienten”. Ahora la Justicia ordenó que se publique este texto: CONDENAN A INFOBAE Y A TN POR DIFUNDIR UNA NOTICIA FALSA. La Sra. Ivana Yolanda Burgos fue erróneamente implicada por este medio en los hechos de violencia en que resultó agredido el Sr. Presidente de la Nación y la Sra. Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, el 12 de agosto de 2016 en la ciudad de Mar del Plata”. Y se estableció que era falso y fue probado “que la Sra. Burgos no estaba en el lugar cuando ocurrieron esos hechos lamentables”, dice en un texto un fallo judicial.

Posadas (Jueves 22 de noviembre). Los diarios Clarín e Infobae fueron condenados por difundir información falsa. La afirmación de ambos medios en la que acusaron a una mujer de haber agredido, en un acto, al presidente Mauricio Macri, de usar una campera roja y de ser una militante kirchnerista, es, lo que en la jerga de los medios siempre fue “pescado podrido”; es decir, una noticia falsa.
Estos dos medios de prensa, indiscutidamente oficialistas, fueron condenados por la Justicia y sentenciados a resarcir económicamente a la mujer perjudicada en sus noticias falsas.
La información, que no está en ninguno de esos dos medios, da cuenta que el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil Nº 2 falló contra THX MEDIOS SA (Infobae) y ARTE RADIOTELEVISIVO SA (Grupo Clarín/ARTEAR/TN), por difundir información falsa donde se denunciaba a Ivana Yolanda Burgos como responsable de agredir, en un acto, al Presidente Mauricio Macri y, para agravar las implicancias políticas, la señalaron como militante kirchnerista.
En consecuencia de la noticia falsa, el fallo firmado por el juez Juan Martín Alterini condenó a la empresa dueña de Infobae y al diario Clarín, titular de la señal Todo Noticias (TN), a pagarle a Burgos la suma de 150 mil pesos (en un 50 por ciento cada una de esas empresas), más los intereses. Y también estableció que las dos empresas deberán publicar la decisión judicial -y así asumir que difundieron mentiras- como primera noticia de portada durante cuatro días.

tn imagen
La publicación en TN, canal de noticias del grupo al que pertenece el diario Clarín.

La misma sentencia dice que Infobae y Clarín deberán pagar “en el término de 10 (diez) días contados a partir de que la presente se encuentre firme”. La Justicia también estableció el texto que las dos empresas deberán publicar en sus páginas en Internet.
Dice, en ese sentido, el texto, precisado por el Juzgado:
“CONDENAN A INFOBAE Y A TN POR DIFUNDIR UNA NOTICIA FALSA. La Sra. Ivana Yolanda Burgos fue erróneamente implicada por este medio en los hechos de violencia en que resultó agredido el Sr. Presidente de la Nación y la Sra. Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, el 12 de agosto de 2016 en la ciudad de Mar del Plata (…) Se estableció que era falso y que ninguna participación tuvo en el suceso con el Presidente. Quedó también probado que la Sra. Burgos no estaba en el lugar cuando ocurrieron esos hechos lamentables”.

infobae imagen
La publicación en Infobae.

El caso y las defensas

La mujer expuso ante la Justicia que este aluvión de falsa información en diversos medios de comunicación causó un gran alboroto y temor entre familiares, amigos y vecinos que comenzaron a preocuparse por su integridad física y psíquica. Después de varios días de incertidumbre y temor, pensando que en cualquier momento sería detenida o demorada por una falsa imputación, la agencia de fotoperiodismo Foto Sur, publicó fotos de la actora y de la mujer que estaba en Mar del Plata, marcando que no se trataba de la misma persona. Sin embargo, los medios de comunicación que la habían acusado falsamente, no desmintieron la noticia. Consideró que la actitud adoptada por los demandados debe ser severamente sancionada y reclamó la indemnización”.
Los abogados de los dos medios, negaron que la hayan vinculado. Desde Clarín, intentqron defenderse aduciendo que “no adjudicaron a la persona que se encuentra individualizada con un círculo rojo el hecho ilícito” y que aunque fuera ella, “del contenido de la nota no se desprende que la hubieran vinculado con los incidentes”, sino que solo informaron la apertura de dos investigaciones judiciales en la cual se intentaba identificar a quienes participaron en el acto. Aseguran que nunca informaron que “la mujer de rojo” fuera responsable de las agresiones, sino que se limitaron a transmitir lo informado por fuentes judiciales, además de emplear en todo momento –dicen- el modo potencial y terminología que no puede ser catalogada como “aseverativa” o “afirmativa”.
Y entendían, antes de la sentencia, que una eventual condena, sería un supuesto acto de “censura previa” y “supresión de la libertad de expresión”. Mencionaron, además, jurisprudencia norteamericana, que dice que el proceso judicial es un evento público, y que, su “equipo periodístico tiene derecho a buscar información como a procesarlas como a comentarla y difundir presentando lo que consideren conveniente”.
También adujeron que la información que brindaron “respeta los parámetros establecidos por la Corte Suprema de la Nación, en el fallo “Campillay”, puesto que, las notas objetadas “están redactadas en un modo potencial y (…) la información vertida ha sido directamente atribuida a las fuentes”. Y expresó su disconformidad con la eventual publicación de la sentencia.
Desde Infobae también rechazaron porque, dicen, la mujer que realizó la denuncia contra la empresa no acompañó ninguna nota donde aparezca su nombre sino que ella misma se atribuyó ser la persona de campera roja. Y que también omitió acompañar a la demanda la nota del 14 de agosto de 2016, cargada en el portal, donde se informa que la supuesta militante desmintió dichas acusaciones mostrando una fotografía donde se la puede ver, junto a un menor de edad, sujetando un cartel y que manifestó no conocer la ciudad de Mar del Plata y con ellos, rechazaron la demanda.
De todas maneras, la Justicia condenó a ambas empresas al considerar que la información que imputaba a la mujer de rojo, en la que aparecía junto a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner no es la misma que apedreó a Macri, como dejan traslucir en las publicaciones.