Bayer y Monsanto son denunciadas por tratar de controlar la agricultura mundial a través de las semillas transgénicas y, con ello, la salud y economía de los pueblos. En Misiones se multiplican las organizaciones sociales, ambientales y productivas y comunidades guaraníes que dicen NO a los Transgénicos.

Posadas (Miércoles 30 de enero). Vandana Shiva, Mira Shiva y Charles Patel son parte de las personalidades que adhieren al documento No a los Transgénicos en Misiones que el colectivo de movimientos, redes y organizaciones de agricultores, civiles y ambientales elaboraron y difundieron al trascender el plan del Gobierno nacional de impulsar en esta provincia el cultivo de miles de hectáreas de maíz genéticamente modificado para ser exportado a Brasil.
El documento advierte que si llegara a concretarse el programa de la Secretaria de Agroindustria de la Nación en Misiones, habrá daños irreversibles en la agricultura familiar y el ambiente. Desde su publicación, el 12 de enero pasado, suma día a día más adhesiones, llegando actualmente a casi 5.000 firmas vía Change.org y el correo electrónico noalostransgenicosenmisiones@gmail.com
El apoyo para evitar el desembarco del programa oficial de semillas genéticamente modificadas en la tierra colorada llega desde la lejana India con la adhesión de Vandana Shiva y Mira Shiva (Initiative for Health & Equity in Society, Doctors for Food Safety and Biosafety, y Research Foundation for Science Technology an Ecology), reconocidas internacionalmente por luchar por los derechos de los agricultores y pueblos originarios frente al avance de las corporaciones y del ingreso de semillas transgénicas en aquel país de Asia, enfrentándose a las poderosas Bayer y Monsanto. Ambas han denunciado que las empresas tratan de controlar la agricultura mundial a través de las semillas transgénicas, y que ello se traduce en control sobre la salud y economía de los pueblos. Pregonan la agricultura ecológica, apoyada en la producción a pequeña escala. ”Las semillas son vida y la vida es libertad, y el agropecuario tiene libertad para guardar y producir sus propias semillas”, es una de sus frases más difundidas.
Rajeev Charles Patel, conocido como Raj Patel, economista, académico y periodista inglés, estudioso de la crisis alimentaria mundial y activista, también hizo extensivo su respaldo. Patel es autor de destacados libros, entre ellos “Obesos y famélicos” donde reflexiona sobre ¿por qué, si producimos más alimentos que nunca, hay también más hambre que nunca en el mundo, y cómo es posible que ello coincida con una epidemia de obesidad que afecta en especial a los pobres? , profundizando la cadena desde las semillas hasta el supermercado, desde los oligopolios hasta la Organización Mundial del Comercio y desde el Banco Mundial hasta el empobrecimiento de los agricultores. Otro de sus renombrados trabajos es Rebeliones Alimentarias (junto a Eric Holt Giménez), donde se aborda las causas del hambre y de la crisis de los precios de los alimentos, “ubicándolas en el contexto de una economía política de producción capitalista industrial dominada por las corporaciones e impulsada por la búsqueda de beneficios para unos pocos en lugar del bienestar para la mayoría”.

Referentes nacionales y regionales

El acompañamiento llega además con la firma de la argentina Soledad Barruti, quien escribió los libros Mala Leche y Mal Comidos, cuyos contenidos pueden resumirse en la siguiente oración: “Hay una generación cada vez más enferma por lo que come”, de su autoría, advirtiendo que es preciso preguntarse ¿qué estamos comiendo y quiénes nos dan de comer?, que hay que informarse y actuar colectivamente. Para el caso específico de la Argentina y en relación directa con el impulso al maíz transgénico en Misiones, la investigadora recalca –en distintos trabajos realizados- que nuestro país más que productor de alimentos es exportador. “Los commodities que cotizan en bolsa y se exportan no son productos que benefician a nuestra alimentación sino harinas, soja, maíz, que lo máximo que llega a nuestra comida es en forma de aceite refinado o de azúcar con el jarabe de maíz de alta fructosa”, dice.
En la diversidad de apoyo se destaca la cantautora de folclore Teresa Parodi, una difusora de la cultura popular a través de la música que visibiliza las expresiones del pueblo, como el tema Pedro Canoero, La Abuela Emilia y Apurate José.
En Misiones se multiplican las organizaciones sociales, ambientales y productivas y comunidades guaraníes que dicen NO a los Transgénicos en Misiones, entre ellas la Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones, la Asociación civil casa de la familia yerbatera de San Pedro – Misiones, Comunidad Ysiry, Iglesia Evangélica Luterana Unida de Misiones, Movimiento por las Semillas Campesinas de Misiones, entre otras como los partidos políticos Unidad Ciudadana Misiones, Partido Agrario y Social, Partido Justicialista, Partido del Trabajo y del Pueblo, Partido Comunista, Partido Nacional Instrumento Electoral por la Unidad Popular.
En esa línea, cabe nombrar a las organizaciones nacionales Asamblea Ciudadana Concordia, Asociación Provincial de Ferias Francas de Corrientes, Centro Agroecología Urbana de Rosario, Instituto de Cultura Popular, Red de Agroecología NEA y el Seminario sobre el Derecho a la Alimentación Adecuada – Facultad de Derecho, Asociación para la agricultura Biológica-Dinámica de Argentina Movimiento Nacional de salud, Red Nacional de Municipios y Comunidades que Fomentan la Agroecología, Servicio Paz y Justicia, por nombrar algunos. En el plano internacional, Acción Ecológica – Ecuador, Movimiento Agroecológico de América Latina y El Caribe , Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas de América Latina, Red por una América Latina Libre de Transgénicos, Asociación Tesäi Reka Paraguay, Coordinación Regional de Agricultores de Itapúa, Movimiento de REcuperación Campesina Curuguaty, y siguen las firmas.
El documento de rechazo que circula, remitido por distintos sectores de Misiones, expresa: “Rechazamos enérgicamente este proyecto que pone en riesgo la ya amenazada biodiversidad de las semillas nativas y criollas de la provincia de Misiones y de la región, como así también la soberanía alimentaria, la salud humana, dañando de manera directa a la familia agraria y el ecosistema natural de la Selva Paranaense”.

CB – Misiones.

Epígrafe: imagen temática tomada de Internet.