Adolfo Safrán sostiene que los candidatos a diputados nacionales de la Renovación van en defensa de los intereses provinciales al no responder a ningún espacio político nacional donde, entiende, los legisladores votarán en una suerte de mandato partidario. Y la búsqueda de fondos, como la compensación histórica por la coparticipación desactualizada, es clave para seguir creciendo, dijo a Misiones Plural.

Viernes 19 de julio de 2019. “Es clave para nosotros que Misiones lleve los cuatro candidatos a diputados nacionales de la Renovación al Congreso, porque son los irán a pelear y a defender lo que Misiones necesita, en un Congreso muy polarizado, donde cada voto será muy importante, sobre todo cuando haya que votar cuestiones inherentes a la provincia”, dice Adolfo Safrán, el ministro de Hacienda misionero.
De esta menara, la Renovación busca el ingreso de Diego Sartori, Ivonne Aquino, Néstor Pitana y Graciela Leyes como diputados nacionales junto a los otros dos, Flavia Morales y Ricardo Wellbach, del mismo espacio, que velarán por las necesidades provinciales, indistintamente de quien gobierne el país, dice Safrán en una nota con Misiones Plural cuando habla de las elecciones nacionales “con final abierto”. Buscan, con los seis diputados propios, evitar situaciones como la que se dio cuando el diputado de Cambiemos (ahora Juntos para el Cambio), Luis Pastori, “votó en contra de los intereses misioneros por una suerte de mandato partidario, en el tema yerbatero”.
“Sin importar qué Presidente llegue a la Casa Rosada, Misiones podrá plantarse, pelear y conseguir cosas para la provincia, en un esquema donde el Congreso no tendrá mayoría propia y los votos de los bloques provinciales tendrán mucha importancia y mucho peso”.
Entre las principales peleas por los intereses provinciales, Safrán ubica al Fondo de Compensación Histórico que reclama Misiones por la Coparticipación de los fondos federales que llevan décadas de atraso para la octava economía del país. “Somos una provincia muy perjudicada por la Coparticipación; quedamos con un coeficiente propio de hace más de 30 años que no representa la realidad de Misiones. Esta provincia creció mucho en las dos últimas décadas y no recibimos de manera acorde a lo que crecimos y a lo que aportamos”, explicó.
Misiones reclaman, en este contexto, dos o tres veces el monto de la Coparticipación que recibe como una compensación histórica o una suerte de reparación para la provincia, con la intención de volcar esos fondos –dice el Ministro- para el desarrollo económico y crecimiento de Misiones: “para más crecimiento y para más desarrollo”, reafirma, antes de recordar que la provincia puede hacer frente a la situación económica nacional porque está desendeudada.
-¿Y por qué solo una compensación y no impulsar un nuevo cálculo? Porque es muy difícil -sostiene- que la Argentina logre una nueva Ley de Coparticipación, pese a que se trabaja en ese sentido. “Pero para modificar la ley se requiere de la aprobación de todas las provincias y si una sola provincia no firma, no se puede modificar. Entonces, antes del cambio de la coparticipación buscamos también en el Congreso este fondo que nos compense” por los años de atraso que acarrea la Coparticipación Nacional.

“Defender a Misiones y no la verticalidad partidaria”

La pretensión de sumar los cuatro diputados nacionales a los dos que siguen en funciones se sustenta también en las declaraciones, hace un par de semanas, del presidente de la Renovación, Carlos Rovira, cuando defendió la postulación de sus diputados en una boleta suelta , sin colgarse de fórmulas nacionales aunque ello no implique neutralidad –según enfatizó- en las cuestiones centrales de la sociedad.
Esa boleta corta “es el sagrado respeto al voto del 2 de junio” donde la Renovación recibió los votos mayoritarios de los que en las elecciones presidenciales elegirán a las fórmulas de Alberto Fernández, Mauricio Macri o Roberto Lavagna, de donde salió el 75 por ciento de los sufragios que obtuvo el frente oficialista misionero, en la provincia.
Dijo Rovira en esa oportunidad que los candidatos propios al Congreso no obedecen a un partido o a una candidatura, por arrastre, sino que “obedecen al pueblo” donde, “los misioneros estamos preparados para llevar representantes que van a defender el interés del pueblo de Misiones y no la verticalidad partidaria, no el mandato partidario porque hasta acá ha demostrado, en muchos casos, ser contrario a los intereses y a la voluntad de los misioneros”.