Se trata de una propuesta del diputado Carlos Rovira. Con esta Institución Misiones comienza avanza sobre la medicina moderna para problemas que afectan a gran parte de la población. Con ello, la Salud Pública provincial mantiene su permanente actualización de vanguardia ya que habilitará tratamientos con células madre, para múltiples usos clínicos.

Jueves 29 de agosto de 2019. La cámara de Representantes creó por Ley Instituto de Medicina Regenerativa y Traslacional de Misiones, que funcionará en el ámbito del Parque de la Salud Ramón Madariaga, destacado como una política de Estado que está a disposición del misionero.
Se trata de un hecho histórico que abordará la salud de los misioneros de la mano de los más sólidos avances científicos que se dan en el mundo, indicaron durante su tratamiento. De esta manera, este Instituto que no podrá investigar nada relacionado con la clonación de seres humanos pero permite que el servicio de Salud Pública de Misiones mantenga su permanente actualización de vanguardia y habilitará tratamientos con células madre, que se saben pueden tener multitud de usos clínicos.
El diputado Carlos Rovira presentó la propuesta para crear este Instituto que se abre a los avances de la medicina moderna.
Busca realizar “operaciones, investigación médica y científica, incluyendo el desarrollo de la terapia a través ensayos clínicos con células madre adultas, sangre del cordón umbilical, células madre pluripotentes, o células progenitoras madre pluripotentes y proceder a la recolección, preservación, control de calidad, almacenamiento, conservación, trasplante o implantología de las mismas”.
La creación el Instituto responde a la necesidad de dar respuestas al “avance de las enfermedades como el cáncer, la diabetes, deficiencias coronarias, Alzheimer, Parkinson, lesiones de la médula espinal, ceguera, Enfermedad de Gehrig, VIH/Sida, trastornos de salud mental, escleroterapia múltiple, enfermedad de Huntington, y otros más de cien enfermedades y lesiones que conllevan un alto costo operacional en terapias, no siempre eficaces y con alto impacto a nivel de costos”.
En los fundamentos de la propuesta ya convertida en Ley, sostienen que la ciencia médica descubrió una nueva manera de atacar esas enfermedades y lesiones y se considera que “la búsqueda de tratamientos más eficaces de estas enfermedades se puede potencialmente lograr a través del uso de la nueva medicina regenerativa, terapias que incluyen un tipo especial de células humanas, llamadas células madre y la combinación de terapias celulares con Ingeniería de Tejidos o Ingeniería Genética. Estos avances médicos biotecnológicos que pueden salvar vidas, y sólo pueden suceder con una adecuada investigación de células madre, Ingeniería de tejidos e Ingeniería Genética aplicando Estándares de Medicina Traslacional en el Marco de la Investigación Científica Clínica y a través de ensayos clínicos de alta calidad científica”.
La decisión política de crear un instituto de esta naturaleza forzosamente cobra una profunda significación en el contexto de crisis de financiamiento por el que atraviesa el país. A pesar del recorte de recursos anunciados por el gobierno nacional, en Misiones el servicio de Salud Pública se abre al campo de las terapias reparadoras de tejidos que, como sostiene Rovira “es uno de los más prometedores en la medicina de este siglo, pues tiene por finalidad la revitalización de tejidos que, por enfermedad o por desgaste, ya no cumplen adecuadamente su función”.
Como toda Ley que genera gastos, en el articulado se determina la fuente de ingresos, que además de disponer de los recursos del Parque de la Salud al que se destina el 25 por ciento de los ingresos de rentas generales que recauda la Provincia, podrá recibir subsidios y donaciones y disponer de la renta de los bienes de capital que el Instituto de Medicina Regenerativa y Traslacional de Misiones pudiere poseer.