Periodistas por el Planeta difundió las expectativas sobre la política ambiental de Joe Biden, el nuevo presidente de los Estados Unidos de Norteamérica.

Lunes 9 de noviembre de 2020 (Periodistas por el Planeta). La victoria de Joe Biden – Kamala Harris señala una nueva era de la política federal sobre el clima en los Estados Unidos, ya que hizo campaña para realizar inversiones de 2 billones de dólares en energía limpia e infraestructura resistente al clima como un pilar fundamental de su programa de recuperación económica y de empleos. Biden ya volvió a reafirmar su promesa de que Estados Unidos regrese al histórico Acuerdo de París, justo el mismo día que la retirada del presidente del pacto climático Trump entró en vigor. Biden también pronunció un discurso diciendo que su victoria le daría “un mandato para la acción sobre COVID, la economía, el cambio climático, el racismo sistémico”.
Una posible mayoría republicana en el Senado, o una cámara alta con un margen mayoritario muy estrecho, significa que es menos probable que se apruebe un paquete de estímulo verde con medidas climáticas sustanciales, como había prometido durante la campaña. Pero, incluso sin el pleno apoyo del Congreso, Biden podría comprometerse de nuevo con el Fondo Verde para el Clima, impulsar la prohibición mundial de los subsidios a los combustibles fósiles y pedir a otros países que fortalezcan la ambición climática, lo que viene unido a su compromiso de volver a París. A nivel nacional, Biden también podría restablecer y fortalecer los reglamentos ambientales que fueron desmantelados bajo la Administración Trump, exigir la adopción de energía limpia y restringir el desarrollo de combustibles fósiles. Se espera que el estímulo y la infraestructura sean las primeras prioridades del nuevo Congreso y la nueva administración, lo que ofrece una oportunidad clave para aprobar políticas favorables para el clima que ayuden simultáneamente a la recuperación económica, para lo que existe un fuerte apoyo popular.
El fracking surgió como un tema importante en los últimos días de la campaña, poniendo en el centro de la atención política la transición energética y el fin de la industria petrolera. La campaña de Trump vio el tema como una debilidad para Biden en los estados en donde la pelea electoral era más aguda, más notablemente en Pennsylvania. Pero ahora está claro que esos ataques no lograron torcer la trayectoria de votos: En muchos condados donde se realiza el fracking, los márgenes de Biden mejoraron contra Trump contra Hillary Clinton en 2016, y Biden fue capaz de ganar. Una encuesta en Pensilvania, antes de las elecciones, mostró un amplio apoyo a la acción climática. La elección del martes también vio a los demócratas mantener su posición en las candidaturas a nivel estatal, preparando el terreno para que los estados y el gobierno federal avancen en el tema del clima de una manera sin precedentes.

Panorama
¿Qué puede hacer Biden si no logra obtener la mayoría en el Senado:
Política por decretos
. Además de volver a adherirse al Acuerdo de París, hay otros enfoques que Biden podría adoptar para acelerar la acción climática utilizando la importante autoridad ejecutiva existente para exigir la adopción de energía limpia y restringir las inversiones en infraestructura para extraer, transportar, procesar y consumir combustibles fósiles. Biden también podría restablecer y fortalecer las salvaguardias de la era de Obama, detener los nuevos contratos de arrendamiento para la extracción de combustibles fósiles en tierras federales y restablecer normas más estrictas de economía de los combustibles, el Plan de Energía Limpia y las reglamentaciones sobre el metano y la hidrofractura.
Política exterior. Una Administración Biden tendría un margen significativo para incorporar las consideraciones climáticas en la política exterior. Biden podría, como se describe en su plataforma climática, liderar un esfuerzo global para poner límites ejecutables a las emisiones del transporte marítimo y aéreo y una moratoria a los subsidios a los combustibles fósiles y a la perforación en alta mar en el Ártico. También podría reincorporarse a la Organización Mundial de la Salud y reorientar sus operaciones hacia el cambio climático. Biden también podría, como se indicó durante uno de los debates, ejercer la diplomacia para persuadir a Brasil de que frene la destrucción del Amazonas, incluso trabajando con la Unión Europea para apoyar financieramente la lucha contra los incendios y limitar la deforestación.
Nombramientos. La comunidad del clima y el medio ambiente se está preparando para presionar a la posible administración entrante de Biden para que nombre a los líderes que empujaron la agenda del clima y evite a personas que tienen vínculos con la industria de los combustibles fósiles. El Tesoro, la Energía, el Interior y la EPA (el organismo que regula el ambiente) serán selecciones críticas, pero la Vivienda y el Desarrollo Urbano, el Estado, la Defensa y el Trabajo tendrán importantes papeles que desempeñar en el gobierno del clima. Las políticas establecidas por la Reserva Federal y en la regulación de la industria financiera pueden influir en gran medida en el sector privado, en particular al exigir a los bancos y a las empresas de combustibles fósiles que se ocupen del riesgo climático. Algunos han sugerido que Biden podría nombrar un “zar del clima” o crear un consejo del clima para supervisar la coordinación de la política climática en todo el poder ejecutivo.
También será más fácil deshacer las políticas que crear otras nuevas, especialmente dada la disminución de la fuerza de trabajo federal, que ha sido objeto de ataques durante la administración Trump y sufre de una moral críticamente baja, falta de personal y fuga de cerebros. El personal de agencias como la EPA y el Departamento de Energía tendrá la tarea de redactar, implementar y hacer cumplir las regulaciones y otras acciones relacionadas con el clima dirigidas por el presidente o el Congreso. Una tarea clave para la nueva administración será reavivar la capacidad de estos organismos para llevar a cabo políticas ambiciosas.
Legislación. Aunque el control republicano del Senado dificultaría una legislación ambiciosa sobre el clima, esperamos ver esfuerzos para incluir políticas favorables al clima en una legislación más amplia con un atractivo más general, como un nuevo estímulo o un paquete de infraestructura. Trabajando con los demócratas en la Cámara de Representantes y los republicanos moderados en el Senado, es probable que la nueva administración trate de ampliar los créditos fiscales para la energía limpia, la generación de energías renovables, el almacenamiento de energía y las tecnologías de captura de carbono. También es probable que se consideren medidas de eficiencia energética en los edificios, el transporte y la industria que reduzcan las emisiones y los costos de la energía.

Citas útiles
Tamara Toles O’Laughlin, Defensora de la Gente y el Planeta, directora de América del Norte 350.org:
“La victoria de Joe Biden es una oportunidad para todos los que estamos luchando. Mientras celebramos el momento arduamente ganado somos cautelosamente optimistas sobre el camino a seguir e impulsaremos la mayor acción posible sobre el clima para nuestras comunidades ahora y en el futuro”.
Adrien Salazar, estratega principal de campaña para la Equidad Climática, Dēmos: “La victoria de Joe Biden y Kamala Harris es el resultado de millones de personas que se movilizan y participan en nuestra democracia para exigir un futuro habitable. Esta victoria supone un rotundo repudio de los intereses corporativos y de la ideología de la supremacía blanca que han impulsado la actual administración durante los últimos cuatro años. El pueblo ha hablado y ha decidido que hemos terminado con el triunfalismo, con la negación del clima y con el dominio de las corporaciones de combustibles fósiles sobre nuestro sistema político. Los compromisos de Joe Biden para enfrentar la crisis climática ayudaron a impulsarlo a la victoria, y ahora su administración debe actuar para realizar el próspero futuro que todos merecemos”.
Laurence Tubiana, directora general de la Fundación Europea del Clima: “Mientras la comunidad climática de todo el mundo celebra los resultados de las elecciones de EE.UU., la balanza se inclina aún más hacia un futuro de cero emisiones netas. Acogemos con beneplácito el regreso de los Estados Unidos a la mesa de los líderes mundiales del clima, que se suman a la Unión Europea, China, el Japón y otros países con una ambición considerable y la promesa de colaborar con otros países en sus transiciones”. La Administración Biden-Harris tiene una oportunidad histórica de promulgar uno de los mayores esfuerzos de estímulo ecológico del mundo, para acelerar la economía de los Estados Unidos hacia una reducción sostenida de las emisiones, al tiempo que reconstruye y crea una sociedad más justa. Reconstruir mejor no es sólo un esfuerzo doméstico: El liderazgo climático de los Estados Unidos puede y debe apoyar una transición verde y justa en los países en desarrollo de todo el mundo”.
Leah Stokes, profesora adjunta, Universidad de California, Santa Bárbara: “Está claro que Biden ganó en parte gracias a los votantes del clima. Obtuvo importantes donaciones de la comunidad climática y los jóvenes acudieron en cantidades sin precedentes a votar por él. Tiene un fuerte mandato para gobernar en este tema, y dado lo mucho que la campaña se centró en el clima, sé que le dará prioridad”.
Sue Reid, asesora principal, finanzas, Misión 2020; Ex vicepresidenta de Clima y Energía de Ceres: “La victoria de Biden posiciona a los Estados Unidos para recuperar su posición competitiva en el mercado mundial mientras las naciones y las empresas corren hacia la transición a economías con cero emisiones netas. A pesar de los esfuerzos de la Administración Trump para apuntalar los combustibles fósiles anticuados y contaminantes en los últimos cuatro años, la energía limpia ha demostrado su resistencia y capacidad para ganar en el mercado. Ahora, a medida que se invierten los vientos en contra de la era Trump, se espera que la energía limpia se amplíe mucho más rápidamente y cumpla su promesa sin parangón de creación de empleo, reducción de la contaminación y oportunidades económicas. Los inversionistas están listos para montar esta ola de marea”.
Saad Amer, cofundador y director de Plus1 Vote: “Los americanos tenían un entendimiento fundamental de lo que estaba en juego en esta elección. Ahora que hemos salvado el alma de esta nación, debemos continuar el impulso y salvar el planeta en el que caminamos. El trabajo no se detuvo el día de las elecciones. Los jóvenes continuarán organizando y asegurándose de que nuestros funcionarios electos representen la necesidad de una política sobre el clima, la justicia social y el derecho al voto”.