La región del Litoral aparece en los últimos lugares de preferencia en las recientes vacaciones de invierno. Para el mundo, la OMT advierte que las llegadas de turistas internacionales entre enero y mayo de este año registran datos con un presente alarmante para la actividad. En la región, la Argentina es la peor posicionada en el rubro reservas hoteleras.

Por Jorge Posdeley (*)

Viernes 20 de agosto de 2021. La mayor retracción y crisis del turismo global producto de la pandemia del Covid19 transita su segundo año consecutivo con más incertidumbre que certezas de una fecha de reapertura definitiva para la refundación del turismo.
Según Datos de la OMT, las llegadas de turistas internacionales entre enero y mayo de este año registran datos con un presente alarmante para la actividad. Primero, los datos registran una caída del 85 por ciento en los arribos al compararlos con los de 2019, y peor aún, estos arribos finalmente representan un 65 por ciento por debajo de los arribos del 2020.
Es el resultado de las imposiciones de nuevas restricciones a los viajes tras las recientes apariciones de nuevas cepas y nuevas variantes de Covid 19. La situación perjudicó al turismo internacional y benefició de nuevo al turismo interno que está en franca recuperación, a un ritmo muy superior al segmento de los viajes internacionales, claro está que es por las restricciones sanitarias.
Según los datos actualizados del Barómetro de la OMT, muestran que durante los cinco primeros meses de este año, los destinos mundiales registraron la caída de 147.000.000 de llegadas internacionales en el mismo periodo del 2020, o 460.000.000 turistas menos que el 2019.
El secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, dice que para restablecer la confianza y reiniciar el turismo “será esencial acelerar el ritmo de vacunación en todo el mundo y trabajar en la coordinación y comunicación efectivas sobre unas restricciones de viaje en constante cambio, impulsando a la vez las herramientas digitales para facilitar la movilidad”.
En este contexto de incertidumbre global, la European Travel Comisión (ETC) viene presagiando para este verano europeo una recuperación en virtud a las mejoras sanitarias que surgen de las tasas de administración de vacunas y la incorporación del certificado digital Covid19, pero al mismo tiempo advierte los posibles riesgos de retrocesos en la reactivación de los viajes que puedan persistir, justamente por las nuevas variantes del virus y el alto y rápido incremento de los nuevos contagios; esto significaría estar siempre frente a la posibilidad latente de la interrumpir las reaperturas, una situación que ya se vio en Alemania y Francia.
La misma fuente dice que los viajes intraeuropeos representan más del 80 por ciento de las salidas de los turistas europeos en 2021 y pronostican que la demanda crecerá de manera paulatina pero que en la segunda mitad de 2021 se mantendrán en un 49 por ciento por debajo de los niveles prepandémicos. El informe, además, destaca que las llegadas de turistas internacionales en el primer trimestre del 2021 cayeron en un 83 por ciento en comparación con el mismo periodo del 2020, datos que demostraban un catastrófico comienzo del presente año.
La esperanza de la recuperación del turismo para los destinos europeos en este presente verano se centra en la vacunación europea ya que la intención de viajar -producto de la fatiga del aislamiento- es latente en la población. Un alto porcentaje de europeos tienen la intención de viajar y hacer sus reservas, una vez vacunados (a principios de julio, el 62 por ciento de la población europea adulta estaba vacunada con, al menos, una dosis).

Argentina, mal
En este esquema de retracción mundial del turismo, Argentina tiene los peores indicadores de la región y los más bajos del mundo en cuanto a la ocupación hotelera. La Asociación de Hoteles de Turismo del país sostiene que “la caída del turismo en Argentina perfora su piso y no se detiene”. Esta lapidaria aseveración la AHT se fundamenta en los datos que surgen de un estudio de la consultora global STR, empresa que se dedicada a analizar los movimientos en el sector hotelero del mundo.
En la Argentina, según AHT, la ocupación hotelera sigue apuntando al 10 por ciento solo en 15 de las 65 semanas analizadas desde el comienzo del confinamiento; los niveles de ocupación solo estuvieron cercanos al 25 por ciento en el 2019, que ubicaron a la Argentina en la última posición de la región. Chile, en cambio, tiene 66 por ciento de ocupación y Brasil ya alcanza un 50 por ciento de ocupación.

Balance de invierno
Con la culminación de la reciente vacaciones y el receso de invierno 2021, surgen los primeros datos de esta etapa de distanciamiento social y progresiva reapertura de actividades domésticas donde, el Litoral argentino, fue la región turística menos visitada del país con solo un 13,5 por ciento de arribos. La más visitada fue el Noroeste del país, con el 17,8 por ciento de los arribos de turistas, seguida por la zona Centro, con 17,4 por ciento; la Provincia de Buenos Aires, con 16,4 por ciento, según CAME.
Ante una situación incierta y llena de incertidumbres para el turismo internacional y su apertura global a los mercados y a las corrientes turísticas, el mercado doméstico sigue siendo una oportunidad paliativa para los viajes internos y de cercanías. Según datos de la CAME, el turismo interno en vacaciones de invierno gastó unos 43,6 millones de pesos. Fueron 4,2 millones de turistas y nueve millones de excursionistas, apenas un 10 por ciento de la población nacional.
Según CAME estas últimas vacaciones de invierno dejaron un balance satisfactorio dadas las restricciones por las condiciones sanitarias. Entre excursionistas y turistas, se movilizaron 13,2 millones de argentinos por el país que gastaron 43,6 millones de pesos en las ciudades que forman parte del circuito turístico nacional. Las vacaciones se compusieron de 4.152.346 turistas (19 por ciento menos que en 2019), que, con una estadía media de 3,8 días y un gasto diario promedio de 2190 pesos, por cada uno, dejaron ingresos directos por 34,5 millones de pesos.
A estos gastos y siguiendo al informe de CAME se deberán sumar 9 millones de excursionistas que, con un gasto promedio de mil pesos cada uno, desembolsaron unos 9 millones, un 70,9 por ciento por encima de las vacaciones 2019. El movimiento de excursionistas fue sólo 6 por ciento menor al de 2019.
Mar del Plata, Bariloche y Córdoba fueron las ciudades más visitadas, seguidas por Salta capital, Carlos Paz, San Martín de los Andes, Mendoza, Merlo, Rosario y Ushuaia. La más visitada, el NOA argentino con el 17,8 por ciento de los arribos de turistas, seguida por la zona Centro con 17,4 por ciento, Provincia de Buenos Aires con 16,4 por ciento, y la zona del Litoral con 13,5 por ciento.
¡¡La región del litoral sigue apareciendo -como ya se hizo costumbre de un tiempo a esta parte en el mercado nacional- en los últimos lugares en relación a las preferencias!!

(*) Magister. Docente universitario.