Cortes de rutas, asambleas, pedidos, reuniones a medias, protestas; visitas de funcionarios de la Nación, movilizaciones. La crisis yerbatera volvió a la agenda social y de los medios, sin visos de solución. La diferencia: este año el tema comenzó antes que la cosecha. Los distintos sectores coinciden en el diagnóstico, pero como en los 90 el Estado sigue ausente. Todas las economías regionales del país padecen una situación similar, denuncian.
Por Raúl Puentes.

Posadas (Viernes 17 de febrero). El problema yerbatero se mete nuevamente en la agenda, sin visos de solución. La protesta que llevan adelante los pequeños productores acompañados por tareferos (y algunos tabacaleros), se traduce en los cortes de ruta previstos en inmediaciones de San Vicente, Oberá, Campo grande y Campo Viera, insistentes pedidos de solución ante las autoridades del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym) y el reclamo permanente de legisladores y funcionarios misioneros.
Este viernes, el subsecretario de Agricultura del Ministerio de Agroindustria de la Nación, Luis Urriza, prometió que la próxima semana comenzará a trabajar una comisión integrada por representantes del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) y del Ministerio de Agroindustria de la Nación, con la intención de “analizar y buscar soluciones a dificultades que enfrenta el sector”. Esas fueron las declaraciones de Urriza ni bien terminó su ronda de reuniones primero con el Ministro del Agro y la Producción, José Luis Garay, y posteriormente con el directorio del Inym, donde se interiorizó de los reclamos, no sin antes escuchar una serie de autoelogios presentado como “las acciones que desarrolla” el Inym para “fortalecer” a toda la cadena productiva de yerba mate.
Pero los pequeños productores y los tareferos no están fortalecidos. Están reclamando soluciones tanto a corto plazo como definitivas, que son las que se discuten desde hace tiempo en las Asambleas, reuniones, en la Legislatura y en los medios y que evidencian que las economías regionales están libradas al mercado, con un Estado que solo observa. Esta situación se repite en Misiones con el té y el tabaco, por ejemplo, y tiene su correlato en el resto del país con los productores de frutas, de cebolla y de ajo, por citar un ejemplo.
Para los diputados misioneros Aníbal Vogel (FR) y Martín Sereno (Pays), hace falta una fuerte intervención del Instituto Nacional de la Yerba Mate y que se cumplan los objetivos para los que fue creado.

“Falta una fuerte intervención del Inym”

urrizar-en-el-agro1
Urriza junto al ministro José Luis Garay.

“Aunque esta es una economía regulada, porque al existir el instituto, regula la actividad, falta una fuerte intervención del Inym. Participé de la reunión entre el ministro del Agro y la Producción, José Luis Garay, y el subsecretario Urriza, donde el Ministro planteó que se necesita blanquear la economía, un registro electrónico de todas las operaciones, desde la entrada de la materia prima hasta la salida, al final y con ese blanqueo, intervenir para que se equilibre la oferta y la demanda y mejorar la calidad del producto: sacar la cantidad de palos a través de un cambio de método”, dijo el legislador Aníbal Vogel.
Entiende, además, que hay voluntad política manifiesta pero que debe haber un acuerdo en la mesa de diálogo. “Más allá de esta circunstancia, hay que defender al Inym para que siga vigente, para que no desaparezca”, reseñó.
Garay entregó a Urriza los pedidos de los pequeños productores y de los tareferos, acordados en un acta a principio de semana: solicitan el cumplimiento del precio establecido, la cupificación, el límite para las plantaciones y la transacción bancaria entre otros temas que vienen siendo analizados. Este lunes, tareferos y productores plantearon sus expectativas y elaboraron un acta que refleja las demandas del sector, ante la falta de respuesta a los reclamos que plantean y que presentaron en varias oportunidades ante el Inym.
Vogel, presidente de la comisión de la legislatura misionera donde se discute el tema yerbatero, admitió que estos planteos son recurrentes aunque consideró como positivo que se comience ahora, nuevamente con la discusión, antes que comience la cosecha. Así “nos anticipamos al inicio de cosecha porque siempre discutimos todo esto con el problema encima. Acá hay un problema real de incumplimiento de precios y de una supuesta sobreoferta, como también la necesidad de contar con información correcta sobre la cantidad de hectáreas plantadas, rendimientos y de materia prima procesada, para que se puedan tomar las medidas que correspondan en un mercado que de alguna manera está regulado”.

“Todas las economías regionales están en crisis”

msereno
Diputado Martín Sereno.

El diputado Martín Sereno, del Partido Agrario y Social, la problemática yerbatera sigue sin resolución a causa de un Estado ausente que deja todo librado al mercado y eso se puede ver en todas las economías regionales del país, que están pasando por una situación crítica, aseveró.
Respecto a Misiones, también reclamó mayor presencia y acciones del Gobierno en general y del Ministerio de Trabajo en particular: “si siguen haciendo la vista gorda, no habrá solución para los pequeños productores ni para los tareferos, que viven prácticamente en situación de esclavitud”, dijo.
“¿Para qué está el Inym? Es un Instituto que trabajó a favor de la industria, los molinos, los secaderos y las empresas, cuando su función debe ser la defensa de los pequeños productores y tareferos. No lo hizo nunca, ni con eficacia ni a medias, porque no se ocupó de esos sectores. Cuando se deja librado al mercado, este tiende a concentrar cada vez más y hace años que venimos advirtiendo estas situaciones. No se cupifica, no se delimitan las plantaciones. Se deja que los grandes hagan lo que quieran. Hoy tienen un stock muy grande y producción propia que les asegura la cantidad que necesitan y así pueden ningunear a los productores: pagan menos del precio que se debe pagar por la ley y nadie controla ni nadie exige. Nadie sanciona por no cumplir con la ley. Y encima pagan a largos plazos que la inflación termina comiendo la plata de los productores. Esta es la situación”, define.
En ese disparó contra las políticas neoliberales del Gobierno nacional y lo que define como “la inoperancia del Inym. El Ministerio de Trabajo de Misiones debe tener más participación porque todos sabemos cuál es la situación de los tareferos, uno de los sectores más vulnerables y castigados, con un alto porcentaje de trabajadores en negro, en condiciones esclavas, donde no se cumplen las leyes ni la Ley del Peón Rural que tanto costó sacar”, dijo.
Reclamó, en ese sentido, “que las autoridades inspeccionen y que el Inym cumpla con su función: hace poco difundimos la cuasimoneda con la que pagan a los tareferos, que se convirtió en un escándalo nacional porque es una moneda paralela, ilegal presentada como vales para comprar solo en un supermercado, pero no vimos ninguna sanción. Hace mucho que pasa y nadie hace nada. No se puede seguir naturalizando que el tarefero tiene que seguir siendo pobre, que no tiene que tener educación; que debe seguir trabajando en negro y como esclavo. Si esto no estuviera naturalizado, habría sanciones, multas, rechazo pero nada de eso pasa”, enfatizó el legislador.

-¿Y cómo cree que se soluciona eso, diputado?
-Creo que eso se soluciona con lo que venimos planteando: con la reforma de la ley del Inym, con el fondo especial yerbatero, con el blanqueo de los trabajadores; con la bancarización de sus pagos; con controles más estricto del Inym y del Ministerio de Trabajo; con la cupificación, la limitación de plantaciones. Y como soluciones de fondo, que el Estado empiece a intervenir en las mesas de negociaciones entre productores y las empresas. En los tabacaleros pasa lo mismo: quedan las asociaciones de pequeños productores peleando contra grandes multinacionales. Y el Estado, sin voz ni voto; sin poder de negociación. La solución es una fuerte intervención estatal en defensa de los pequeños productores para que se pueda llegar a negociaciones acordes y se paguen precios justos y equitativos; que reconozcan el esfuerzo, el trabajo y las ganancias de los productores, pero todas esas ideas van a contramano del gobierno neoliberal.

-En ese sentido hubo coincidencias en la Legislatura para reclamar la modificación de la Ley de creación del Inym…
-Hace años que venimos insistiendo con estos temas para proteger a los más débiles, que son los que menos tienen, los productores más chicos. Esa es nuestra pelea y fue entendida porque -con algunas modificaciones- sacamos ese proyecto que fue a la Nación para pedir cambios en la Ley de conformación del Inym, pero quedó en la nada: ni senadores ni diputados nacionales por Misiones se abocaron al tema. No lo pelaron ni lo militaron ni tampoco trataron de imponerlo y así estamos, con todas las economías regionales en crisis porque el Estado no interviene. Siempre será despareja la pelea cuando juntás a productores y pequeños trabajadores contra grandes empresas o grupos económicos muy grandes. Pasa en el té, en la yerba, el tabaco, el ajo, la cebolla: esto se da en todo el país donde las economías regionales necesitan la intervención fuerte del Estado para no desaparecer. El que se ve perjudicado siempre es el pequeño trabajador y el productor, porque los grandes solo piensan en obtener el máximo de ganancia sin pensar en el perjuicio repercute en toda la cadena productiva.

En medio del desconcierto, el Inym promete “resolver las dificultades”

Posadas (Prensa INYM). La próxima semana comienza a trabajar una comisión integrada por representantes del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) y del Ministerio de Agroindustria de la Nación para analizar y buscar soluciones a dificultades que enfrenta el sector, anunció este viernes 17 el Subsecretario de Agricultura nacional, Luis Urriza, tras reunirse con el Directorio de la institución yerbatera en su sede, en Posadas.
“La reunión fue muy buena porque los problemas son muchos… entonces, no es que resolvemos los problemas pero la reunión fue buena. Para el Estado Nacional y para el Estado Provincial es muy importante que el INYM funcione, tome decisiones y sea representativo; hablamos de la coyuntura más difícil y también abordamos problemas estructurales que se vienen repitiendo todos los años y que queremos resolver”, dijo Urriza al término de la reunión de más de dos horas que contó con la presencia del presidente del INYM, Alberto Re; representante de los Gobiernos de las provincias productoras (Misiones y Corrientes) y todos los eslabones de la actividad de la yerba mate (trabajadores rurales, productores, secaderos, cooperativas e industrias).
Sobre el cumplimiento del precio de la materia prima, el funcionario nacional expresó que “el desafío es hacerlos cumplir y en los plazos establecidos”, y señaló en ese sentido que “vamos a seguir reforzando los controles sobre los que pagan esos precios para que el productor no tenga que, forzado por una situación difícil, tener que aceptar esas situaciones que no pueden existir”.
Indicó además que “para el más corto plazo se analizará redireccionar los mecanismos de financiamientos ya existentes, de manera tal que lleguen a los pequeños y medianos productores”.
Urriza enfatizó que “se han resuelto muchas cosas (en los últimos meses); el INYM ha trabajado muy bien el año pasado, (pero) es difícil porque la situación sigue siendo complicada y entendemos la situación de los productores y de los tareferos también”.
“Es una situación complicada (la del sector), pero se están tomando medidas que van mejorando la situación”, destacó, al tiempo que citó como ejemplo que “en el área de Fiscalización venimos trabajando: el INYM ha hecho más de 170 inspecciones el semestre pasado y en la mayoría no han encontrado diferencia de precios, y no porque no existan sino porque la realidad del mercado no se expresa en los papeles, por eso tenemos que seguir trabajando y vamos a trabajar con la AFIP, vamos a seguir haciendo controles y a empezar a trabajar la otra semana, el INYM y Agroindustria, en una comisión con ese objetivo”.

Anuncios