“Hay que reforzar el poder de regulación del Inym para romper estas crisis recurrentes”, sostuvo ayer la diputada Gauto, si bien hizo hincapié en que los reclamos de los productores exigen respuestas ya. Pero pensando en el mediano y largo plazo, insistió en otorgarle al Instituto facultades para que fije también el precio de salida de molino y constituya un Fondo Especial Yerbatero. “Hay un proyecto, sancionado por el Parlamento misionero que espera sea debatido en el Congreso de la Nación”, recordó.

Posadas (Sábado, 18 de marzo) Sin negar la legitimidad de las movilizaciones de los productores yerbateros en reclamo del pago al contado y por el precio establecido para la hoja verde, la diputada Claudia Gauto tuvo el coraje ayer de hablar de los problemas estructurales que subyacen en la difícil coyuntura de hoy. Convencida de que las crisis se sale con planificación estratégica, sostuvo que mientras se pone el esfuerzo en dar respuestas inmediatas a los reclamos, no hay que perder de vista la necesidad de promover cambios para el mediano y largo plazo. Recordó, en ese sentido, que el Parlamento misionero, expresando la voluntad mayoritaria del arco de representación, elaboró propuestas concretas para empezar a revertir causas de fondo de la crisis. “Hay un proyecto sustentable, técnica y políticamente que debe ser debatido en el Congreso de la Nación”, enfatizó.
En diálogo con nuestros periodistas, Gauto, que preside la comisión de Legislación General de la Cámara de Representantes de la Provincia, después de hacer hincapié en que la cuestión del precio de esta zafra demandas respuestas ya, insistió en la creación del Fondo Yerbatero y otras reformas a la ley del Inym, para avanzar en soluciones de fondo y salir de las situaciones de crisis como la actual.
Recordó así que, en septiembre del año pasado, se aprobó, con el voto unánime de los cuarenta diputados, una Comunicación enviada a los nueve legisladores nacionales para que promuevan modificaciones en la ley del Inym. Destacó que el proyecto fue el resultado de debates a lo largo del año y consensos después de varias iniciativas que presentaron las diferentes bancadas con el mismo objetivo. Finalmente, el proyecto sancionado se sustentó en una elaboración de Carlos Rovira que, esquemáticamente, tiene tres cuestiones que pueden considerarse centrales:
-la creación del Fondo Especial Yerbatero
-la atribución de fijar también el precio del paquete a salida de molino, y
-devolver atribuciones a los Estados de Misiones y Corrientes.
La diputada enfatizó en la sustentabilidad del proyecto desde un abordaje orgánico ya que las reformas que se proponen introducir en la ley del Inym tienen un ajuste técnico y también sustentable en el respaldo parlamentario que, a su entender, traduce la voluntad política de la mayorìa de los misioneros en fortalecer el Instituto para que cobre mayor gravitación en la toma de decisiones. Entiende Gauto que este fuerte respaldo institucional de Misiones, abre una instancia esperanzadora en el Congreso de la Nación y recordó que el proyecto, como modifica tasas debe ingresar por la Cámara de Diputados

passalacqua junto a legisladores nacionales 6 sept 2016
Passalacqua en reunión con los legisladores nacionales y provinciales, debatiendo el trabajo conjunto en vías de la reforma integral de la Ley del INYM (Foto: 9 de septiembre de 2016)

Defender y reforzar el Inym

La existencia del Inym no está en cuestión. Precisamente, en conversaciones informales con dirigentes asentados en la carpa yerbatera aquí, en Posadas, pudimos comprobar que a pesar de bronca manifiesta que existe en los productores por el incumplimiento de la industria con el precio y las falsas promesas hechas por autoridades nacionales, ninguno reclama la disolución del Inym. Es cierto que le imputan debilidades en la defensa de los más débiles de la cadena, que sienten que está intruido por los grandes molinos, pero así y todo, lo sienten suyo y nacido de las luchas contra la desregulación del neoliberalismo. Gauto coincide en defender el Instituto y recordó argumentos esgrimidos en el debate parlamentario para subrayar que las modificaciones que integran el proyecto de Rovira se nutrieron del espíritu de la ley de creación del Instituto que, doctrinariamente, se propone mayor equidad en la redistribución de la renta sectorial. Eso es indiscutible, subrayó la diputada, para agregar que también la iniciativa se nutrió de la experiencia del funcionamiento del Instituto durante estos años. Nadie puede negar que en la práctica, al enfrentarse con obstáculos y limitaciones –dice Gauto- los objetivos del Inym no pasan de ser un decálogo de buenas intenciones, tal como se hizo notar en los fundamentos de la Comunicación. Es obvio que algo no funciona, de lo contrario la crisis de precios no tendría las urgencias de hoy. La diputada insistió en que las reformas propuestas no entorpecerán el funcionamiento ni alterarán los objetivos del Instituto, sino que por el contrario, al tener más recursos tendrá más fortalezas.

El Fondo Especial Yerbatero

Explicó Gauto que lo más importante de las reformas propuestas es la que establece la creación del Fondo Especial Yerbatero. Recordó en ese sentido que se propone reemplazar la tasa de inspección y fiscalización que rige actualmente, por una tasa compensadora, de fomento y fiscalización. Esta tasa será, como su nombre lo indica compensadora, ya que se podrá destinar parte de la recaudación al pago de un sobreprecio para hoja verde, similar al que funciona para el tabaco. Subrayó que tendrá también la calidad de fomento por cuanto se destinará a mejorar la calidad de vida de los pequeños productores y de los trabajadores rurales de cosecha de yerba mate. Como lo hubo de sostener en el debate en el recinto, esto implica “en una reivindicación histórica ya que la renta de la yerba debe volver a quienes la producen, en un acto de estricta justicia social”.
Cuando le recordamos que en las comisiones, directivos del Inym presentaron dudas por el financiamiento, la diputada renovadora afirmó que las tareas de fiscalización del Instituto se mantendrán y no serán desfinanciadas ya que los destinos de la recaudación por la tasa compensadora continuará siendo para ejecución de las atribuciones de control y fiscalización que tiene el INYM, conforme la legislación vigente. Aseguró que la nueva tasa que se propone es superadora de la actual. La propuesta de reforma es clara dijo para señalar que la tasa, equivalente al 5% del precio de venta al consumidor de la yerba elaborada, por algo se denomina “Tasa compensadora, de fomento y de fiscalización”. Recordó Gauto que con esos ingresos, se crea el Fondo Especial Yerbatero (FEY) que seguirá financiando el funcionamiento del Instituto con el 5% de su recaudación y el 10% para la promoción. Es decir que se mantienen los recursos equivalentes a los actuales. La diferencia es que el FEY, destinará el 35% por ciento para pequeños productores, fundamentalmente para compensar el precio como sucede con el tabaco y el 50% para trabajadores rurales de cosecha de yerba y erradicación del trabajo infantil del sector.

Precio a la salida del molino

La diputada destacó que otra de las reformas centrales que se proponen en el proyecto que tiene el respaldo político de todos los partidos con representación parlamentaria es la que introduce en sus funciones la acordar semestralmente no sólo el pecio de la materia prima y de la yerba canchada sino también de la envasada. Esto, como ya explicara la diputada cuando defendió el proyecto en el recinto en setiembre del año pasado, producirá un efecto “cascada” en la cadena yerbatera. La diputada coincide con los promotores de la reforma en que el fijarse un precio de salida de molino, el secadero recibirá un precio justo y equitativo por su materia prima, como también el productor por la hoja verde y, por ende, los trabajadores rurales percibirán el salario justo. Al fijarse el precio a salida de molino se pretende combatir las especulaciones en la comercialización, fundamentalmente las presiones que ejercen los supermercados que empujan los precios hacia la baja, no para beneficiar a los consumidores sino para ampliar sus márgenes de ganancia.

camara-7diviembre-2017

Recuperar atribuciones del Estado

Explicó Gauto que la Comunicación sancionada por el parlamente misionero tiene también el abierto propósito de recuperar cuotas de poder de control e intervención de los Estados de Misiones y Corrientes, que fueron enajenados en la actual normativa. Por eso, en el proyecto de comunicación se propone una reforma a fin de que sean los gobiernos provinciales, junto con el gobierno nacional, los actores que definan anualmente la ejecución del Fondo, dentro de los límites de su creación. Recordó la diputada que precisamente, en los fundamentos de la Comunicación, se destaca que el federalismo se construye, fundamentalmente, desde la administración de los recursos. Siendo Misiones la mayor productora de yerba mate del país, es natural que sea soberana atribución de la provincia definir las acciones de asistencia a los trabajadores y productores de su territorio.

Anuncios