La industria de la madera apuesta a la construcción para recuperarse de una caída del 7% en el trimestre y  reclama que se dé prioridad a la producción nacional sobre la importación de casas de China que ya desembarca con 15 mil viviendas. El presidente de Faima sostiene que se debe tomar el ejemplo de los países que se desarrollaron protegiendo su mercado interno. Desmintió declaraciones oficiales sobre la existencia de un repunte en el sector. Por Alejandro Fabián Spivak

Eldorado (lunes, 11 de abril). Roberto Martín; presidente de la Federación Argentina de Industria de la Madera Asociada (Faima), sostuvo aquí que “el sector maderero cayó un 7 por ciento; mientras que el forestal un 24 por ciento el último trimestre”. Fue contundente: “el sector maderero la está pasando muy mal; necesitamos que el gobierno nacional aplique políticas que permitan su reactivación”
En una entrevista exclusiva con misionesplural.net el empresario mendocino desmintió a la subsecretaria de Desarrollo Forestal Lucrecia Santinoni quien días pasados en Misiones dijo que había un repunte del sector maderero y que no se había concretado la instalación de empresas chinas para la construcción de viviendas de madera.
Martín dijo que con un dólar a 15,60 pesos es imposible exportar.
A continuación se transcriben los puntos más salientes de la charla mantenida con el presidente de Faima:
¿Cómo se encuentra el sector maderero?
“Justamente acabamos de hacer un análisis en reunión de comisión directiva y observamos una caída fuerte en el nivel de actividad. También estuvimos reunidos con legisladores nacionales por Misiones quienes nos presentaron algunos proyectos que van a ingresar en el Congreso Nacional. Esas ideas concuerdan con las que estamos desarrollando en la Federación porque vemos que el sector maderero necesita un tratamiento urgente, sobre todo con lo que tiene que ver con construcción de madera. Insistimos en la inclusión de la madera en la construcción porque se está produciendo una caída importante en la cadena de valor”.
La semana pasada en Misiones la subsecretaria de Forestaciones de la Nación, Lucrecia Santinoni, afirmó que se está produciendo una pequeña reactivación del sector maderero. ¿Coincide Faima con esta apreciación de la funcionaria nacional?
“Por ahí el sector mueblero puede tener un pequeño repunte estacional; pero la caída que nosotros vemos es muy importante”. Concretamente.
¿En qué porcentaje se ubica la caída en el sector maderero?
“Los últimos indicadores nos muestran que la caída del último trimestre se ubica en torno al 7 por ciento en el sector madereros y en el sector forestal la caía se sitúa en torno del 24 por ciento”
¿El sector del aglomerado, terciado y fenólico es el más afectado?
“Sí. Pero también el sector de madera aserrada está pasando por un mal momento, como  la producción que se dedica a la construcción de viviendas de madera, sobre todo cuando ya tenemos la confirmación de que está arribando al puerto de Buenos Aires las viviendas chinas. Seguramente que 15 mil viviendas ante el déficit habitacional que tiene el país no es una cifra muy grande pero necesitamos el compromiso de los funcionarios del Estado Nacional que garanticen la participación de industrias nacionales en la construcción de viviendas de maderas porque tenemos materia prima y, por sobre todas las cosas mucho mejor calidad”.
De hecho los empresarios misioneros en varias oportunidades dijeron que estaban en condiciones de competir con los chinos en la construcción de viviendas. ¿Usted coincide?
“Es un tema de logística porque las empresas chinas, de acuerdo con las informaciones que tenemos en Faima están dispuestas a montar una planta para lo que es el armado, el kit. El precio de la vivienda sería igual en cualquier punto del país. Sabemos que para cualquier empresa que está radicada en el interior del país una casa fabricada en la provincia de Misiones para colocarla en Neuquén o desde Neuquén a Córdoba, tiene un costo de logística importante y nos descoloca del mercado. Lo que sucede es que cuando hablamos de viviendas chinas nos referimos al gobierno chino que está detrás de este proyecto y no de una empresa específica. Las empresas chinas no existen, son empresas que están vinculadas al gobierno de ese país asiático; con una financiación a 20 años el gobierno nacional debe instrumentar medidas para que podamos ser competitivos en cuanto a la financiación y al tema logístico que es fundamental”.
Y encima con un costo laboral ínfimo porque el costo laboral chino no es el mismo que el argentino…
“Sin dudas. Se está hablando que técnicos chinos vendrían a la Argentina para dirigir los equipos de trabajo. Un sueldo de un ingeniero o técnico chino se ubica en aproximadamente 600 dólares mensuales (unos 9.600 pesos mensuales). Le hemos pedido un audiencia al ministro del interior Rogelio Frigerio quien nos derivó a funcionarios de su cartera para mañana (por este miércoles) y, tenemos previsto acompañar a la senadora misionera Sandra Giménez quien elevará un proyecto para que se implemente la utilización de madera en la obra pública nacional”.
En los créditos que hipotecarios y del Procrear a 30 años que presentó el presidente Mauricio Macri ¿Cree que se debería incluir a las viviendas de madera?
“Sí; porque es una construcción que cumple con todos los requisitos. En el mundo se está volviendo a las construcciones de madera. El ejemplo más conocido es la construcción de edificios en Londres de 30 pisos”.
¿El gobierno nacional debería cerrar la importación de aglomerado, terciado y fenólico?
“Esta firma la Norma técnica para lo que es compensado que va a impedir que ingrese mercadería que no cumpla con esta Norma. Se está trabajando con el Inti; Iram; el ministerio de la Producción; representantes de la fabricación de tableros y compensados y, por tal motivo creemos que toda la mercadería que ingresa al país y no cumple con los requisitos establecidos verá frenada su ingreso. Nosotros desde Faima planteamos que todo lo que la producción nacional no puede satisfacer al mercado interno se importe pero que se le dé prioridad a la industria nacional. Se debe tomar el ejemplo de aquellos países que controlar la importación”.
Con un dólar a 15,60. ¿Se puede exportar?
“Indudablemente que no. A ese valor los números no cierran. El claro ejemplo fue el año pasado donde las exportaciones no superaron los 140 millones de dólares en todo el 2016. Una cifra realmente muy baja”.
¿El sector empresarial tiene previsto reunirse con los gremios?; para analizar la situación ante los despidos, la reducción de la jornada laboral y del pedido de aumento salarial…
“Sí. Debo aclara que el empresario maderero intenta mantener el empleo. Así lo demuestran los números que dan cuenta que el sector maderero no es el sector que mayor cantidad de despidos produjo. Es cierto que se redujeron turnos o se cortaron jornadas laborales. Los despidos en el sector maderero se ubican en torno al 2,4 por ciento a novel promedio nacional”.

Anuncios